UNA MU­JER EX­TRA­OR­DI­NA­RIA QUE ES­CU­CHÓ EL LLA­MA­DO DEL SE­ÑOR A SUS COR­TOS 9 AÑOS

El Deber - - Tema Del Día -

Na­za­ria Ig­na­cia na­ció en Ma­drid el 10 de enero de 1889. Era la cuar­ta de un to­tal de 11 hi­jos de Jo­sé, em­pre­sa­rio mer­can­te, y de Na­za­ria. A los nue­ve años re­ci­bió la pri­me­ra co­mu­nión. En la vís­pe­ra del ac­to qui­so pa­sar la no­che oran­do, pe­ro se dur­mió y en sue­ños vio a Jesús car­gan­do la cruz y la lla­ma­ba a ca­mi­nar con él. Allí pro­nun­ció una de sus fra­ses fa­mo­sas: “Te se­gui­ré Se­ñor lo más cer­ca que pue­da una hu­ma­na cria­tu­ra”, mar­can­do así la tra­yec­to­ria de su vi­da.

La ma­dre Na­za­ria lle­gó a Bo­li­via a sus 23 años, fue des­ti­na­da a Oru­ro, adon­de lle­gó en 1912 con las Her­ma­ni­tas de los An­cia­nos De­sam­pa­ra­dos. Tra­ba­jó con ellas has­ta 1925. El 16 de ju­nio de ese año fun­dó la con­gre­ga­ción Mi­sio­ne­ras Cru­za­das de la Igle­sia, por­que sin­tió que el Se­ñor le pi­dió que el tra­ba­jo que de­bía ha­cer era dis­tin­to al que ella es­ta­ba rea­li­zan­do. Con la con­gre­ga­ción mi­sio­ne­ra ex­ten­dió el reino de Dios fun­dan­do co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas en Oru­ro, Co­cha­bam­ba, La Paz, Po­to­sí, San­ta Cruz, Bue­nos Ai­res, Uru­guay y Es­pa­ña. Su­fría de una en­fer­me­dad cró­ni­ca del co­ra­zón, ade­más de pul­mo­nía. La muer­te la aga­rró en Bue­nos Ai­res a sus 54 años. Sus res­tos des­pués de 40 años re­tor­na­ron a Bo­li­via en 1972, don­de ella di­jo que que­ría ser en­te­rra­da, sien­do la Ca­sa de Oru­ro un lu­gar de in­ce­san­te ve­ne­ra­ción por mu­chos fie­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.