Un pa­pa y un már­tir la­tino, en­tre los sie­te a ser ca­no­ni­za­dos

Se tra­ta del pa­pa Pa­blo VI y del ar­zo­bis­po sal­va­do­re­ño Ós­car Romero, ase­si­na­do en 1980.Tam­bién lle­ga­rá a ser san­to Nun­zio Sul­pri­zio, fa­lle­ci­do a los 19 años

El Deber - - Tema Del Día - Beatriz Áva­los y agen­cias www.el­de­ber.com.bo

En­tre los sie­te bea­tos que el pa­pa Fran­cis­co ca­no­ni­za­rá es­te do­min­go se en­cuen­tran el ar­zo­bis­po sal­va­do­re­ño Ós­car Romero y al pa­pa Pa­blo VI, que con­de­nó la píl­do­ra an­ti­con­cep­ti­va.

La ceremonia se­rá ce­le­bra­da es­te do­min­go, a las 4:00 (ho­ra bo­li­via­na), en la pla­za de San Pe­dro, an­te mi­les de per­so­nas y re­li­gio­sos, en­tre ellos 7.000 sal­va­do­re­ños que via­ja­ron pa­ra la ca­no­ni­za­ción de Romero (19171980), ase­si­na­do en 1980 mien­tras ofi­cia­ba una mi­sa.

Por dé­ca­das acu­sa­do de ser mar­xis­ta, el nue­vo san­to latinoamericano se­rá ve­ne­ra­do en los al­ta­res co­mo un ejem­plo pa­ra los ca­tó­li­cos por su de­nun­cia de las in­jus­ti­cias so­cia­les y la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos.

La ca­no­ni­za­ción de Romero en el Va­ti­cano, don­de con­tó con nu­me­ro­sos enemi­gos, reivin­di­ca tam­bién la fi­gu­ra de un obis­po que fue per­se­gui­do, hu­mi­lla­do y ame­na­za­do in­clu­si­ve por la pro­pia cu­ria ro­ma­na y que el mis­mo Juan Pa­blo II po­co es­cu­cha­ba.

“El ca­mino pa­ra lle­gar a ser san­to es­tu­vo lleno de di­fi­cul­ta­des. No era un re­vo­lu­cio­na­rio, pe­ro va­rios car­de­na­les la­ti­noa­me­ri­ca­nos hi­cie­ron de to­do pa­ra blo­quear el pro­ce­so por­que lo iden­ti­fi­ca­ban con la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción”, di­jo Ro­ber­to Mo­roz­zo De­lla Roc­ca, au­tor de una bio­gra­fía so­bre Mons. Romero. Es­te do­min­go, el pa­pa usa­rá el cín­gu­lo con san­gre, que per­te­ne­cía al re­li­gio­so sal­va­do­re­ño y el cual usa­ba el día de su muer­te, así co­mo la casulla que per­te­ne­ció al pa­pa Pa­blo VI.

La ca­no­ni­za­ción de Pa­blo VI, pon­tí­fi­ce de 1963 a 1978, fi­gu­ra his­tó­ri­ca del Con­ci­lio Va­ti­cano II, que mo­der­ni­zó la igle­sia y me­jo­ró la ma­la re­la­ción con el ju­daís­mo, pre­mia a un pon­tí­fi­ce que pa­só a la his­to­ria por irri­tar a con­ser­va­do­res y li­be­ra­les.

Se­rá el ter­cer pa­pa que Fran­cis­co con­vier­te en san­to des­pués de Juan XXIII (1958-1963) y Juan Pa­blo II (1978-2005). Uno de los mi­la­gros atri­bui­dos a él es la sal­va­ción de una ni­ña na­ci­da pre­ma­tu­ra en 2014, a pe­sar de que los mé­di­cos acon­se­ja­ron un abor­to.

Jun­to a ellos, se­rán ele­va­dos a los al­ta­res los cu­ras ita­lia­nos Fran­ces­co Spi­ne­lli y Vin­cen­zo Ro­mano, las re­li­gio­sas Ma­ría Caterina Kas­per, ale­ma­na, y Na­za­ria Ig­na­cia March, es­pa­ño­la, ade­más del lai­co Nun­zio Sul­pri­zio. Pa­ra lle­gar a ser san­to hay que ha­ber rea­li­za­do dos mi­la­gros, uno pa­ra la bea­ti­fi­ca­ción (sal­vo que sea már­tir) y otro pa­ra la ca­no­ni­za­ción.

Fran­cis­co ha ca­no­ni­za­do has­ta aho­ra 892 per­so­nas, in­clu­yen­do los sie­te del do­min­go, mar­can­do un ré­cord al ser el pa­pa que más ha pro­cla­ma­do san­tos en to­da la his­to­ria.

IGLE­SIA CA­TÓ­LI­CA

Re­li­gio­sos y lai­cos, con la ban­de­ra bo­li­via­na, a la es­pe­ra del ac­to en Ro­ma. Se es­pe­ra que la ceremonia em­pie­ce a las 4:00 (ho­ra bo­li­via­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.