La eco­no­mía glo­bal se ra­len­ti­za

El Deber - - Opinión - Al­ber­to Ze­la­da Cas­te­do EX VI­CE­MI­NIS­TRO DE RE­LA­CIO­NES EX­TE­RIO­RES

El rit­mo de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía glo­bal, en 2018 y 2019, no se­rá del 3,9% co­mo el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) su­pu­so en abril de es­te año, sino del 3,7%. “El mes de abril – di­ce Mau­ri­ce Obs­tel­fed eco­no­mis­ta je­fe de la or­ga­ni­za­ción – el ím­pe­tu ge­ne­ra­li­za­do de la eco­no­mía mun­dial nos lle­vó a pro­yec­tar una ta­sa de cre­ci­mien­to del 3,9%”. Sin em­bar­go, a la luz de lo ocu­rri­do des­de en­ton­ces, “esa ci­fra pa­re­ce ex­ce­si­va­men­te op­ti­mis­ta”. La caí­da del rit­mo de cre­ci­mien­to se da­rá en las eco­no­mías más avan­za­das co­mo en las de paí­ses emer­gen­tes y en desa­rro­llo. Con to­do, en las úl­ti­mas pue­de ser me­nor.

En eco­no­mías, co­mo las de EEUU y Chi­na, el me­nor cre­ci­mien­to se­rá la con­se­cuen­cia de la “gue­rra co­mer­cial” ini­cia­da por el pri­me­ro y por la in­cer­ti­dum­bre de­ri­va­da de las di­fí­ci­les ne­go­cia­cio­nes pa­ra adap­tar el Acuer­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (Naf­ta). En Gran Bre­ta­ña y la Unión Eu­ro­pea, un efec­to pa­re­ci­do ten­drá la pe­cu­liar si­tua­ción crea­da por las igual­men­te di­fí­ci­les ne­go­cia­cio­nes pa­ra con­cluir el pro­ce­so del Bre­xit.

Las eco­no­mías emer­gen­tes en­fren­tan, en­tre otros, el desafío de adap­tar­se a las “con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras dis­ten­di­das” ope­ra­das en los paí­ses más desa­rro­lla­dos - en es­pe­cial EEUU y los de la Unión Eu­ro­pea – que pro­vo­can el en­ca­re­ci­mien­to del fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal. Fren­te a es­ta si­tua­ción, paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Tur­quía y Bra­sil, se ven for­za­dos a “en­du­re­cer” sus po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias con el ries­go de caer en la re­ce­sión. Las ta­sas de in­te­rés más al­tas en los paí­ses más desa­rro­lla­dos, des­alien­tan la afluen­cia de ca­pi­tal ha­cia paí­ses emer­gen­tes y de­bi­li­tan sus mo­ne­das. El FMI pre­su­me que, a pe­sar de es­to, las “eco­no­mías emer­gen­tes y en desa­rro­llo” cre­ce­rán a un rit­mo del 4,7%.

Pa­ra va­rios paí­ses en desa­rro­llo, los pro­nós­ti­cos son más alen­ta­do­res. Los pro­duc­to­res de pe­tró­leo y de otras ma­te­rias pri­mas go­zan de me­jo­res pre­cios. Si es­tos ma­yo­res in­gre­sos sir­ven pa­ra ha­cer fren­te al fi­nan­cia­mien­to más ca­ro y a la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca, su fu­tu­ro in­me­dia­to se­rá me­jor. En abril el FMI es­ti­mó en 1,2% la ta­sa de cre­ci­mien­to de las eco­no­mías de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. En cam­bio, en oc­tu­bre la si­tuó, pa­ra 2018 y 2019, en 2,2%. Es­ta vi­sión de cor­to pla­zo no de­be os­cu­re­cer los fac­to­res y las fuer­zas que mo­de­la­rán las eco­no­mías en el me­diano pla­zo. En­tre ellos fi­gu­ran las “nue­vas tec­no­lo­gías” ca­pa­ces de pro­vo­car cam­bios se­ve­ros en la “na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo”. La prin­ci­pal res­pues­ta a es­te desafío es, pa­ra el FMI, un “cre­ci­mien­to más in­clu­si­vo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.