“Bol­so­na­ro es el le­ga­do de Lu­la”

El Deber - - Opinión - Man­fre­do Kempff Suá­rez ES­CRI­TOR

Me pres­to es­te ti­tu­lar de “Amé­ri­ca Eco­no­mía”, no pa­ra ha­blar de Jair Bol­so­na­ro de quien sé muy po­co, sino pa­ra ha­cer no­tar a los lec­to­res que el le­ga­do de S.E. pu­do ser un hom­bre con las ca­rac­te­rís­ti­cas de du­re­za y des­con­fian­za por la de­mo­cra­cia co­mo Bol­so­na­ro, pe­ro que nin­guno de quie­nes se per­fi­lan co­mo can­di­da­tos a su­ce­der­le tie­ne esas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Bol­so­na­ro ha arra­sa­do en las elec­cio­nes bra­si­le­ñas del úl­ti­mo do­min­go, con­tra to­do pro­nós­ti­co, sim­ple­men­te por­que los ciu­da­da­nos de­tes­tan to­do lo que hue­la a po­pu­lis­mo, a co­rrup­ción, re­ce­sión, in­se­gu­ri­dad, y so­cia­lis­mo tras­no­cha­do e in­efi­cien­te. Se pen­sa­ba que el ex­ca­pi­tán iba a ga­nar en las ur­nas, pe­ro no que se lle­va­ría por de­lan­te a Had­dad y to­da la he­ren­cia “lu­lis­ta”, al ex­tre­mo que ca­si 50 mi­llo­nes de bra­si­le­ños vo­ta­ron por él y le fal­tó tan so­lo un 4% pa­ra im­po­ner­se en la pri­me­ra vuel­ta.

No va­mos a te­ner un Bol­so­na­ro en la pre­si­den­cia cuan­do el candidato del MAS, que no sa­be­mos quién se­rá, sea de­rro­ta­do en oc­tu­bre del pró­xi­mo año. Eso sí, oja­lá que quien ven­ga a ha­cer­se car­go del man­do lle­gue con la fuer­za po­lí­ti­ca de Bol­so­na­ro, una vez que el MAS, sin la can­di­da­tu­ra de S.E., pue­de muy bien ter­mi­nar co­mo ha que­da­do Had­dad, con me­nos del 30%.

El he­cho es que el su­ce­sor de S.E. se­rá una per­so­na de bien, no por­que S.E. se ha­ya es­for­za­do en que así sea, sino por­que en Bo­li­via la opo­si­ción ha si­do ma­du­ra y de­mo­crá­ti­ca. Has­ta to­le­ran­te con los in­nu­me­ra­bles desa­cier­tos del Go­bierno del MAS. Tal vez de­ma­sia­do to­le­ran­te o qui­zá in­ca­paz de ma­yor fis­ca­li­za­ción, por la aplas­tan­te ma­yo­ría par­la­men­ta­ria del ofi­cia­lis­mo y so­bre to­do por su atra­bi­lia­rio abu­so en el ma­ne­jo de la jus­ti­cia, su ar­ma más po­de­ro­sa.

S.E. se tie­ne que ir en enero del 2020, por­que no pue­de ser candidato. Y si quie­re ser postulante con­tra vien­to y ma­rea va a crear un caos to­tal en un país que no es­tá dis­pues­to a acep­tar­le una pi­rue­ta más. A tal ex­tre­mo de que has­ta los pro­pios co­mi­cios po­drían ir­se al bom­bo si S.E. no re­fle­xio­na y mi­de los ries­gos.

En­ton­ces sí que el le­ga­do de S.E., a cor­to pla­zo, tendría que ser un man­da­ta­rio con las ca­rac­te­rís­ti­cas de Bol­so­na­ro, que pon­ga en cin­tu­ra a la abo­mi­na­ble jus­ti­cia exis­ten­te, a los pí­ca­ros (la­va ja­to na­ti­vo), a los in­ca­pa­ces, a los que me­dran de un ra­cis­mo no­ci­vo y que aca­be de un tajo con el nar­co­trá­fi­co que se ge­ne­ra li­bre­men­te en el Cha­pa­re, que se dis­tri­bu­ye por to­do el país, y atra­vie­sa fron­te­ras y océa­nos.

Es me­jor que S.E. va­ya por el ca­mino que le dic­ta la Cons­ti­tu­ción y el vo­to del re­fe­rén­dum del 21-F, y que no ande con más vuel­tas bus­can­do su prórroga a tra­vés de re­cla­mar por su in­ca­li­fi­ca­ble y ri­dícu­lo “de­re­cho hu­mano” a ser candidato por cuar­ta vez, por­que eso sor­pren­de pri­me­ro pe­ro ter­mi­na in­dig­nan­do a la gen­te. S.E. de­be­ría es­tar preo­cu­pa­do por cuál se­rá el bi­no­mio ma­sis­ta que se va a pro­cla­mar lue­go de sus elec­cio­nes pri­ma­rias, y no se­guir gas­tan­do lo que que­da de di­ne­ro en su cam­pa­ña elec­to­ral com­ple­ta­men­te inú­til.

La sin­ce­ri­dad es al­go que tie­ne que adop­tar co­mo nor­ma el pró­xi­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Ya no po­de­mos más con la far­sa que nos han im­pues­to. Hay que re­cu­pe­rar la dig­ni­dad de al­gún mo­do. No es po­si­ble que to­do lo que se em­pren­da o se di­ga ten­ga un do­ble sen­ti­do o es­té pla­ga­do de so­fis­mas co­mo su­ce­de con es­te ré­gi­men. La men­ti­ra se im­po­ne por­que S.E. no de­ja de men­tir to­dos los días. Y por tan­to mien­te con des­ca­ro el tea­tral vi­ce­pre­si­den­te y mien­ten dia­ria­men­te los se­gun­do­nes. Bo­li­via apa­re­ce co­mo po­co con­fia­ble, na­da creí­ble, tan­to in­ter­na co­mo in­ter­na­cio­nal­men­te y eso nos es­tá ha­cien­do un da­ño irre­pa­ra­ble. El pró­xi­mo man­da­ta­rio no de­be te­ner los vi­cios de quien se mar­cha­rá pa­ra siem­pre el año que vie­ne y de­be re­po­ner la se­rie­dad en la na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.