De­mo­cra­cia y re­pre­sen­ta­ti­vi­dad

El Deber - - Opinión - Gui­ller­mo Dá­va­los SO­CIÓ­LO­GO

La de­mo­cra­cia pa­ra ser tal de­be­ría so­me­ter­se de ma­ne­ra con­ti­nua al jui­cio pú­bli­co. Es más, es en el jui­cio pú­bli­co en lo que jus­ta­men­te con­sis­te la de­mo­cra­cia o más pro­pia­men­te el ejer­ci­cio de una de­mo­cra­cia crí­ti­ca fun­da­da en la ca­pa­ci­dad co­lec­ti­va de juz­gar y en la ca­pa­ci­dad del po­lí­ti­co – es­ta­dis­ta de ha­cer un buen go­bierno.

De es­te mo­do, la po­lí­ti­ca no de­be en­ten­der­se co­mo el mo­no­po­lio de es­pe­cia­lis­tas, co­mo el ofi­cio pri­va­ti­vo de una cla­se es­pe­cial, ni tra­ta­dos los pue­blos con la so­la su­pers­ti­ción abs­trac­ta del “vox po­pu­li, vox dei”, ma­ne­ra le­gen­da­ria y cí­ni­ca de in­ter­pre­tar a los in­ter­pre­ta­dos, man­te­nién­do­los a dis­tan­cia, en be­ne­fi­cio de los opor­tu­nis­tas fol­cló­ri­cos y pa­ra de­lei­te de de­ma­go­gos que siem­pre ha­blan a nom­bre del pue­blo.

En reali­dad, los pue­blos tie­nen que juz­gar, no tie­nen que ser leí­dos ni des­ci­fra­dos: en es­to con­sis­te el ver­da­de­ro des­plie­gue crí­ti­co de una de­mo­cra­cia.

A la luz del de­re­cho a la in­ter­pe­la­ción y lue­go de más de sie­te lus­tros de vi­gen­cia con­ti­nua del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co en Bo­li­via, es sa­lu­da­ble mi­rar­se en el es­pe­jo de la opi­nión pú­bli­ca co­mo una ac­ti­tud de­mo­crá­ti­ca de la de­mo­cra­cia. Al res­pec­to la en­cues­ta pe­rió­di­ca del la­ti­no­ba­ró­me­tro de 2017 nos di­ce que en Bo­li­via el apo­yo a la de­mo­cra­cia ha su­fri­do una in­fle­xión de 12% en los úl­ti­mos ocho años con me­nos de seis de ca­da diez ciu­da­da­nos que ex­pre­san su pre­fe­ren­cia por go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos, mien­tras que a los res­tan­tes cua­tro de ca­da diez les es in­di­fe­ren­te el ti­po de go­bierno u op­tan por un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio.

Se eva­lúa la de­mo­cra­cia con dos in­di­ca­do­res. El gra­do per­ci­bi­do de de­mo­cra­cia don­de so­lo un 5% de los ciu­da­da­nos bo­li­via­nos di­ce que hay ple­na de­mo­cra­cia y dos de ca­da diez di­cen que no exis­te de­mo­cra­cia. Un se­gun­do in­di­ca­dor de eva­lua­ción es la es­ca­la de desa­rro­llo de­mo­crá­ti­co, don­de 1 es no de­mo­crá­ti­co y 10 es to­tal­men­te de­mo­crá­ti­co, Bo­li­via ha­bría al­can­za­do un mo­des­to 5.8 en el 2017.

So­lo el 35% de la ciu­da­da­nía ex­pre­sa sa­tis­fac­ción so­bre a la de­mo­cra­cia y cer­ca de seis de ca­da diez ciu­da­da­nos con­si­de­ran que en Bo­li­via se go­bier­na so­lo pa­ra los in­tere­ses de los alle­ga­dos a los go­bier­nos, su­ma­do a la iden­ti­fi­ca­ción de la co­rrup­ción co­mo el pri­mer pro­ble­ma del país.

La sa­tis­fac­ción con la de­mo­cra­cia es­tá al­ta­men­te co­rre­la­cio­na­da con la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes, don­de la Igle­sia (no so­lo la ca­tó­li­ca, sino la Igle­sia de ca­da cual) reúne el ma­yor gra­do de con­fian­za con un 73%, le si­guen las Fuer­zas Ar­ma­das con 40%, el Go­bierno con un 38%, el Con­gre­so 32%, la ins­ti­tu­ción elec­to­ral con 30%, el po­der ju­di­cial y la po­li­cía con un 23% y fi­nal­men­te los par­ti­dos po­lí­ti­cos con tan so­lo un 15%, sien­do la co­rrup­ción

La res­pues­ta del es­cru­ti­nio ex­pre­sa­da en los da­tos an­te­rio­res es dig­na de preo­cu­pa­ción, te­mo­res y mie­dos. Se per­ci­be una caí­da es­pan­to­sa de los jui­cios de va­lor que lue­go de la re­con­quis­ta de­mo­crá­ti­ca mar­ca­ban la im­pron­ta po­lí­ti­ca, de­li­nea­ban es­tra­te­gias y pro­yec­tos y de­po­si­ta­ban es­pe­ran­zas en ho­ri­zon­tes re­no­va­dos, pe­lea­ban por ellos, iza­ban idea­les.

So­lo el 35% de la ciu­da­da­nía ex­pre­sa sa­tis­fac­ción res­pec­to de la de­mo­cra­cia, se­gún el La­ti­no­ba­ró­me­tro

En cam­bio hoy hay un re­cha­zo a la po­lí­ti­ca en cuan­to ac­ti­vi­dad hu­ma­na, des­con­fian­za de la po­lí­ti­ca en cuan­to ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca, re­pug­nan­cia de la po­lí­ti­ca en cuan­to ex­pe­rien­cia prác­ti­ca: go­bier­nos, par­la­men­to, jus­ti­cia y par­ti­dos. Es­to sig­ni­fi­ca que nues­tra cul­tu­ra po­lí­ti­ca es­tá em­bo­ta­da y gas­ta­da; los po­lí­ti­cos en­fren­ta­dos por el des­pre­cio pú­bli­co y la ciu­da­da­nía, en la cié­na­ga de la des­orien­ta­ción his­tó­ri­ca, per­di­dos los ho­ri­zon­tes y las es­pe­ran­zas par­ti­cu­lar­men­te de las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes.

El desafío es­tá en re­cu­pe­rar la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, des­ple­gan­do la úni­ca ban­de­ra que une a to­dos y que a to­dos com­pro­me­te: la mo­ral pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.