Con­de­nan a 4 y a 3 años a tra­fi­can­tes de col­mi­llos

El va­rón re­ci­bió una pe­na de cua­tro años y su pa­re­ja, tres. La pe­na má­xi­ma pa­ra es­te de­li­to son seis años

El Deber - - Seguridad -

El juez Juan Co­ro­na­do sen­ten­ció ano­che al ciu­da­dano de ori­gen chino, con re­si­den­cia bo­li­via­na, Li Ming, a cua­tro años de pri­sión, y a su pa­re­ja Yin Lan, a tres. Am­bos fue­ron de­te­ni­dos en fe­bre­ro en po­der de 185 col­mi­llos de ja­guar, ade­más de otras pie­zas de ani­ma­les sil­ves­tres.

El de­li­to por el que se los acu­só fue des­truc­ción o de­te­rio­ro de los bie­nes del Es­ta­do y la ri­que­za na­cio­nal. Te­re­sa Pérez, del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te, di­jo es­tar con­for­me con que la jus­ti­cia ha­ya re­co­no­ci­do que hu­bo un de­li­to am­bien­tal, aun­que es­pe­ra­ba que se dic­te la pe­na má­xi­ma pa­ra es­te de­li­to: seis años.

A la au­dien­cia, que se sus­pen­dió 13 ve­ces a lo lar­go del pro­ce­so, asis­tie­ron ac­ti­vis­tas y au­to­ri­da­des de­par­ta­men­ta­les de me­dioam­bien­te.

El se­na­dor de Uni­dad De­mó­cra­ta, Yer­ko Nú­ñez, que es­tu­vo en la au­dien­cia, di­jo que la san­ción sir­ve pa­ra sen­tar un pre­ce­den­te pa­ra que es­tos de­li­tos no se vuel­van a re­pe­tir, pe­se a que la san­ción fue la mí­ni­ma. “Cree­mos que se hi­zo jus­ti­cia y, más allá de que no hu­bo una san­ción má­xi­ma, creo que sir­ve co­mo an­te­ce­den­te pa­ra que no vuel­va a ocu­rrir es­to. Se vie­ne rea­li­zan­do un da­ño al me­dioam­bien­te de ma­ne­ra in­jus­ta, so­ca­pan­do de par­te de la jus­ti­cia, son 13 audiencias que se rea­li­za­ron, re­cién en la au­dien­cia 14 se dic­tó sen­ten­cia”, di­jo a EL DE­BER Di­gi­tal.

Con­sul­ta­do so­bre por qué se dio la pe­na mí­ni­ma a los tra­fi­can­tes, res­pon­dió: “Las­ti­mo­sa­men­te te­ne­mos una jus­ti­cia que es­tá so­me­ti­da al in­te­rés po­lí­ti­co y sa­be­mos que exis­te afi­ni­dad en­tre el Go­bierno na­cio­nal y los chi­nos. Pa­re­ce que hay pro­tec­ción, por­que hay trá­fi­co de ani­ma­les, mal­tra­to a tra­ba­ja­do­res, y el Go­bierno no di­ce na­da”.

La pa­re­ja fue arres­ta­da en su res­tau­ran­te de po­llos de la ave­ni­da Gri­go­tá, lue­go de una de­nun­cia he­cha por un ciu­da­dano que ob­ser­vó que en el lo­cal ha­bía un le­tre­ro que de­cía: “Se com­pran col­mi­llos de ja­guar”. EL DE­BER de­nun­ció el trá­fi­co de col­mi­llos en el país en un re­por­ta­je.

JORGE UECHI

Los tra­fi­can­tes re­ci­bie­ron la mi­tad de la pe­na má­xi­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.