Impu­tan al al­ba­ñil que le gri­tó a Evo Bo­li­via di­jo No; hay in­dig­na­ción en Po­to­sí

Moi­sés Mon­te­ro Cham­bi es acu­sa­do de aten­tar con­tra la in­te­gri­dad del pre­si­den­te y de otras au­to­ri­da­des de Es­ta­do. Ese de­li­to se pa­ga con en­tre cin­co y 10 años de cár­cel. En la opo­si­ción ca­li­fi­can el he­cho co­mo un abu­so de po­der

El Deber - - Política - Leo­pol­do Ve­gas leo­pol­do.ve­gas@el­de­ber.com.bo

Moi­sés Mon­te­ro Cham­bi, el al­ba­ñil de 30 años que gri­tó Bo­li­via di­jo No cuan­do el pre­si­den­te Evo Morales sa­lía ayer de un ac­to pú­bli­co en la ciu­dad de Po­to­sí, fue impu­tado por los pre­sun­tos de­li­tos de aten­ta­do con­tra la in­te­gri­dad del man­da­ta­rio y de otras au­to­ri­da­des de Es­ta­do. El Có­di­go Pe­nal con­tem­pla una pe­na de en­tre 5 y 10 años de re­clu­sión.

La de­ci­sión sor­pren­dió a los po­bla­do­res de la Villa Im­pe­rial que es­pe­ra­ban, a las 18:00, la li­be­ra­ción del jo­ven tra­ba­ja­dor, que fue de­te­ni­do por la Po­li­cía en ho­ras de la ma­ña­na y que fue acu­sa­do por au­to­ri­da­des del ofi­cia­lis­mo de agre­dir al pri­mer man­da­ta­rio na­cio­nal.

Ini­cial­men­te, el dipu­tado Da­vid Ra­mos, je­fe de ban­ca­da del MAS en la Cá­ma­ra Ba­ja, ase­gu­ró que Mon­te­ro arro­jó un va­so con agua en con­tra del je­fe de Es­ta­do al mo­men­to de sa­lir de una reunión con au­to­ri­da­des de 40 mu­ni­ci­pios po­to­si­nos, pe­ro des­pués el le­gis­la­dor ma­sis­ta Víc­tor Bor­da de­nun­ció que el hom­bre lan­zó co­ca mas­ti­ca­da con­tra la hu­ma­ni­dad del man­da­ta­rio.

“In­de­pen­dien­te­men­te si fue lan­za­do un va­so de agua o co­ca mas­ti­ca­da, lo cier­to es que cen­su­ra­mos es­ta cla­se de ac­cio­nes por­que fue obra de de­lin­cuen­tes pa­ga­dos por la de­re­cha. Cual­quie­ra que fue­ra el ob­je­to, lo que se cues­tio­na es la au­sen­cia de ga­ran­tías y la fal­ta de res­pe­to ha­cia la pri­me­ra au­to­ri­dad del Es­ta­do”, afir­mó Ra­mos.

La otra ca­ra de la mo­ne­da pre­sen­ta la opo­si­ción. El dipu­tado Gonzalo Barrientos, de Uni­dad De­mó­cra­ta, ca­li­fi­có la de­ten­ción y pos­te­rior impu­tación del al­ba­ñil co­mo un abu­so de po­der. “Lo aprehen­die­ron so­lo por gri­tar Bo­li­via di­jo No”, in­sis­tió el par­la­men­ta­rio, que es­tu­vo en la se­de de la Felcc abo­gan­do por la li­be­ra­ción de Mon­te­ro.

Por su la­do, el re­pre­sen­tan­te le­gal del Co­mi­té Cí­vi­co Po­to­si­nis­ta (Com­ci­po), Ger­mán Jorge, ase­gu­ró que el jo­ven tra­ba­ja­dor in­sis­te en que fue con­du­ci­do a las cel­das de la Fuer­za Especial de Lu­cha Con­tra el Cri­men (Felcc) sim­ple­men­te por gri­tar Bo­li­via di­jo No, en alu­sión al re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum del 21 de fe­bre­ro de 2016, cuan­do la ma­yo­ría de los bo­li­via­nos vo­tó en con­tra de la mo­di­fi­ca­ción del ar­tícu­lo 168 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do, que im­po­si­bi­li­ta la can­di­da­tu­ra a la re­elec­ción del pre­si­den­te Evo Morales y del vi­ce­pre­si­den­te Álvaro García Li­ne­ra pa­ra los co­mi­cios ge­ne­ra­les del pró­xi­mo año.

Jus­ta­men­te, el día an­te­rior el pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Bo­li­via, mon­se­ñor Ri­car­do Cen­te­llas, di­jo que en el país na­die pue­de con­for­mar­se con so­lo ob­ser­var el cons­tan­te de­bi­li­ta­mien­to de la de­mo­cra- cia an­te la exis­ten­cia de mu­chos sig­nos de “ar­bi­tra­rie­dad y abu­so de po­der”.

Es­ta mis­ma se­ma­na, el co­man­dan­te na­cio­nal de la Po­li­cía, Faus­tino Men­do­za, agra­de­ció en un ac­to pú­bli­co al pre­si­den­te Evo Morales y afir­mó que más de 37.000 po­li­cías res­pal­dan el pro­ce­so de cam­bio im­pul­sa­do por el MAS. La po­si­ción del je­fe po­li­cial fue bien vis­ta por el mi­nis­tro de Go­bierno, Carlos Romero.

Reac­cio­nes

En cri­te­rio del rec­tor de la Uni­ver­si­dad Ma­yor de San Andrés (UMSA) y ex­de­fen­sor del pue­blo, Waldo Al­ba­rra­cín, la de­ten­ción y pos­te­rior impu­tación de Mon­te­ro Cham­bi se cons­ti­tu­ye en un ac­to de re­pre­sión po­lí­ti­ca, de vio­la­ción del de­re­cho a la li­ber­tad de las per­so­nas, así co­mo un aten­ta­do a la li­ber­tad de ex­pre­sión y de pen­sa­mien­to que es­tán ga­ran­ti­za­das por la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do. Ade­más, se­gún Al­ba­rra­cín, es­te he­cho de­ja en evi­den­cia que en Bo­li­via no es­ta­mos vi­vien­do en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Con­sul­ta­do, el pre­si­den­te del Co­mi­té Cí­vi­co Po­to­si­nis­ta (Com­ci­po), Mar­co Pu­ma­ri, afir­mó que la de­ten­ción e impu­tación de un ciu­da­dano de Po­to­sí por gri­tar Bo­li­via di­jo No re­pre­sen­ta un an­te­ce­den­te fu­nes­to pa­ra la de­mo­cra­cia del país por­que, a su jui­cio, el men­sa­je es­tá di­ri­gi­do a ate­mo­ri­zar a los ciu­da­da­nos pa­ra que se abs­ten­gan de de­fen­der el re­sul­ta­do del 21-F.

As­pec­to le­gal

El ex­fis­cal del dis­tri­to de San­ta Cruz y abo­ga­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta Wi­lliam He­rre­ra ex­pli­có que no exis­te nin­gu­na fi­gu­ra le­gal en la que se pue­da en­cua­drar un gri­to Bo­li­via di­jo No. “Esa es una le­gí­ti­ma pro­tes­ta de la ciu­da­da­nía fren­te a un abu­so del Go­bierno. Qué es más gra­ve, pro­tes­tar o ge­ne­rar la pro­tes­ta, en es­te ca­so el que ge­ne­ra la pro­tes­ta es el Go­bierno con sus ac­tos tor­pes que es­tán in­ten­tan­do bur­lar la vo­lun­tad po­pu­lar, la so­be­ra­nía po­pu­lar que es­tá por en­ci­ma de to­do”, cues­tio­nó el ju­ris­ta.

Por su la­do, el abo­ga­do y ex­fis­cal Joa­del Bra­vo afir­mó que la fi­gu­ra de aten­ta­do con­tra la in­te­gri­dad del man­da­ta­rio, por la cual fue impu­tado Mon­te­ro Cham­bi, exi­ge que ha­ya una ver­da­de­ra

Acu­sa­ción

Pa­ra los dipu­tados del MAS, es­te ac­to fue obra de la de­re­cha

Ré­gi­men

Se­gún Waldo Al­ba­rra­cín, en Bo­li­via no se vi­ve en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co

ac­ción en con­tra de la vi­da o se­gu­ri­dad del pre­si­den­te. “La ta­rea del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y de la Po­li­cía con­sis­te en de­mos­trar al juez y a la po­bla­ción que el acu­sa­do, al echar­le agua al je­fe de Es­ta­do, lo pu­so en un la­ten­te ries­go de muer­te. En es­te ca­so, la vi­da del se­ñor pre­si­den­te no es­tu­vo en pe­li­gro”.

Evo no irá al ac­to ofi­cial

Pocas ho­ras des­pués del in­ci­den­te, el vi­ce­pre­si­den­te Álvaro García Li­ne­ra in­for­mó de que en la cú­pu­la del Go­bierno se de­ci­dió que ni el pre­si­den­te Morales ni él asis­ti­rán hoy a la se­sión de ho­nor de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va De­par­ta­men­tal por oca­sión de los 208 años de la efemérides de Po­to­sí, por­que sec­to­res de opo­si­ción pre­pa­ra­ron ac­tos de hos­ti­ga­mien­tos.

El dipu­tado ofi­cia­lis­ta Da­vid Ra­mos jus­ti­fi­có la de­ci­sión al afir­mar que “no exis­ten las ga­ran­tías pa­ra que el pre­si­den­te es­té en los ac­tos ofi­cia­les”

Sin em­bar­go, el ex­pre­si­den­te del Co­mi­té Cí­vi­co Po­to­si­nis­ta Johnny Llally afir­mó que la au­sen­cia de las dos prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des del país pa­sa­rán des­aper­ci­bi­das por­que en los úl­ti­mos años no han asis­ti­do a los ac­tos de la efemérides de­par­ta­men­tal.

En julio de 2015, el Com­ci­po li­de­ró una pro­tes­ta que se ex­ten­dió por más de 20 días pa­ra exi­gir al Go­bierno que cum­plie­ra con las obras que se ha­bían com­pro­me­ti­do a eje­cu­tar en 2009. En­tre las de­man­das exis­tía la re­so­lu­ción del con­flic­to en­tre Qui­lla­cas (Oru­ro) y Co­ro­ma (Po­to­sí), la ins­ta­la­ción de una fá­bri­ca de ce­men­to, la pre­ser­va­ción del Ce­rro Rico de Po­to­sí, la cons­truc­ción de un ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal.

APG NO­TI­CIAS

ES­PE­RA­BAN SU LI­BE­RA­CIÓN EL AL­BA­ÑIL FUE DE­TE­NI­DO POR LA MA­ÑA­NA Y A LAS 18:00 RE­CI­BIÓ LA IMPU­TACIÓN Moi­sés Mon­te­ro in­sis­te en que no arro­jó agua ni co­ca al pre­si­den­te; gri­tó Bo­li­via di­jo No

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.