La glo­ba­li­za­ción arra­sa con la de­mo­cra­cia

El Deber - - Mundo - He­le­na Ar­gi­ra­kis ANA­LIS­TA PO­LÍ­TI­CA

No so­lo preo­cu­pa el de­te­rio­ro de la de­mo­cra­cia sino, ade­más, la ins­ta­la­ción de un mo­de­lo de so­cie­dad au­to­ri­ta­ria que afec­ta­rá di­rec­ta­men­te los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la po­bla­ción. Es el ca­so de Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil. No so­lo es­tá en re­tro­ce­so la de­mo­cra­cia, tam­bién se es­tá im­po­nien­do un mo­de­lo dis­ci­pli­na­rio con ses­gos fas­cis­tas tre­men­da­men­te pe­li­gro­sos.

Creo que es im­por­tan­te ver los da­tos del La­ti­no­ba­ró­me­tro en un mar­co mu­cho más am­plio, es de­cir, el con­tex­to glo­bal y ver có­mo se en­cuen­tra ac­tual­men­te el or­den in­ter­na­cio­nal.

Hay un des­bor­de de la glo­ba­li­za­ción. La eco­no­mía se ha vuel­to tan agre­si­va en tér­mi­nos de acu­mu­la­ción del ex­ce­den­te que es­tá arra­san­do con to­do, in­clu­so con la de­mo­cra­cia. Re­cien­te­men­te lo ha di­cho con mu­cha cla­ri­dad, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Fran­cis Fu­ku­ya­ma (el mis­mo que pre­di­jo la caí­da del cam­po so­cia­lis­ta y el fin de la his­to­ria), que hoy plan­tea que hay que vol­ver a la re­gu­la­ción de los mer­ca­dos y vol­ver a un sis­te­ma de lí­mi­tes pa­ra fre­nar es­te des­bor­de.

Creo que el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je se ha en­quis­ta­do no so­la­men­te en el ám­bi­to pri­va­do sino tam­bién en el ám­bi­to pú­bli­co. No es que la co­rrup­ción sea so­la­men­te de los fun­cio­na­rios, sino tam­bién de los em­pre­sa­rios. Es­ta­mos en la eta­pa de la apro­pia­ción de lo pú­bli­co a ma­nos de los pri­va­dos en bus­ca de be­ne­fi­cios pri­va­dos. Eso ha ge­ne­ra­do el de­rrum­be de las ins­ti­tu­cio­nes que ad­mi­nis­tran los Es­ta­dos. Co­mo con­se­cuen­cia, se ve en co­rre­la­ción di­rec­ta­men­te afec­ta­da la de­mo­cra­cia.

Los pro­pios li­be­ra­les es­tán ava­lan­do es­ta ob­ser­va­ción que ya es­ta­ba pre­sen­te en el mar­xis­mo ha­ce más de 200 años. El mer­ca­do se lle­va to­do. Se lle­va es­ta­dos, ins­ti­tu­cio­nes y, por su­pues­to, la de­mo­cra­cia que tan­to va­lo­ra­mos co­mo me­dio de par­ti­ci­pa­ción de la gen­te.

Los paí­ses so­cia­lis­tas, co­mo Chi­na y otros, no pu­die­ron abs­traer­se de es­te fe­nó­meno per­ver­so a es­ca­la glo­bal”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.