Abrir mer­ca­dos pa­ra el gas

El Deber - - Opinión -

Lo que pa­se con el gas tie­ne una enor­me in­ci­den­cia en la eco­no­mía bo­li­via­na, por el pe­so que tie­ne en los in­gre­sos por ex­por­ta­cio­nes. Ha que­da­do de­mos­tra­da la re­per­cu­sión de un ba­jón del pre­cio in­ter­na­cio­nal del pe­tró­leo en las fi­nan­zas del Es­ta­do, que tie­ne co­mo pro­ble­ma es­truc­tu­ral una ex­tre­ma de­pen­den­cia de los sec­to­res ex­trac­ti­vos y de las ma­te­rias pri­mas. No hay aún en Bo­li­via una eco­no­mía só­li­da, so­bre to­do por la fal­ta de di­ver­si­fi­ca­ción de la pro­duc­ción. El ries­go de que el cre­ci­mien­to de­cai­ga es­tá siem­pre la­ten­te, más allá de la re­duc­ción de la po­bre­za y la es­ta­bi­li­dad de los úl­ti­mos años.

Al ser la eco­no­mía ex­tre­ma­da­men­te de­pen­dien­te del gas, el Go­bierno se ha pro­pues­to con­so­li­dar un ni­vel de re­ser­vas que per­mi­tan ase­gu­rar al me­nos has­ta 2030 los dos úni­cos mer­ca­dos con los que se tie­nen con­tra­tos. Cier­ta­men­te, la úl­ti­ma cer­ti­fi­ca­ción de re­ser­vas per­mi­te res­pi­rar aho­ra con al­go de tran­qui­li­dad, pe­ro se de­be in­sis­tir en ace­le­rar la in­ver­sión pú­bli­ca y pri­va­da en la ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción de cam­pos. Con la pro­duc­ción ase­gu­ra­da al me­nos has­ta 2030, co­rres­pon­de que el Go­bierno tam­bién ace­le­re las ne­go­cia­cio­nes pa­ra la re­no­va­ción de con­tra­tos fa­vo­ra­bles a Bo­li­via con Ar­gen­ti­na y con Bra­sil. Aun­que par­te de la pro­duc­ción es­tá des­ti­na­da a la cre­cien­te de­man­da na­cio­nal, no al­can­za pa­ra ob­te­ner ni­ve­les de in­gre­sos cla­ve pa­ra el Es­ta­do. La­men­ta­ble­men­te, no exis­te cer­ti­dum­bre a es­tas al­tu­ras res­pec­to a las con­di­cio­nes de los nue­vos con­tra­tos con Ar­gen­ti­na y con Bra­sil.

En el ca­so de los ar­gen­ti­nos, es cla­ra la ines­ta­bi­li­dad de los úl­ti­mos me­ses, en los que se ha re­gis­tra­do un re­cor­te de los vo­lú­me­nes re­que­ri­dos, lo que re­per­cu­te en los in­gre­sos de Bo­li­via. La cri­sis en el ve­cino país tam­bién ha au­men­ta­do una deu­da que tie­ne con el Go­bierno bo­li­viano. Pa­ra con­se­guir es­ta­bi­li­dad, el Mi­nis­te­rio de Hi­dro­car­bu­ros pro­pu­so en el ini­cio de una nue­va ne­go­cia­ción es­ta­ble­cer vo­lú­me­nes fi­jos de com­pra­ven­ta y am­pliar el con­tra­to de 2026 a 2030. Lo desea­ble tam­bién es al me­nos man­te­ner o me­jo­rar el pre­cio. No es­tá cla­ro aún si Ar­gen­ti­na lo acep­ta­rá, con­si­de­ran­do que di­ce que ten­drá fuentes pro­pias de abas­te­ci­mien­to des­de 2022.

Con Bra­sil, la ne­go­cia­ción de un nue­vo con­tra­to tam­bién se tor­na com­ple­ja, ya que no se ha­rá ne­ce­sa­ria­men­te aho­ra con Pe­tro­bras. El com­po­nen­te de un cam­bio de go­bierno ra­di­cal­men­te opues­to al de Evo Morales pue­de ser otro fac­tor de di­fi­cul­tad.

En es­te con­tex­to de dos mer­ca­dos di­fí­ci­les y has­ta ines­ta­bles, co­rres­pon­de ace­le­rar las ne­go­cia­cio­nes con am­bos y, so­bre to­do, abrir nue­vos des­ti­nos pa­ra el gas. Se ha­bla de Pa­ra­guay, que tie­ne una de­man­da aún pe­que­ña, pe­ro pue­de ser un au­xi­lio, aun­que se ne­ce­si­ta­rán in­ver­sio­nes en un duc­to. Chi­le siem­pre fue un mer­ca­do atrac­ti­vo, pe­ro exis­te una con­di­ción histórica por re­sol­ver. De to­dos mo­dos, se re­quie­re de una vi­sión es­tra­té­gi­ca re­no­va­da del ne­go­cio pa­ra no per­der la fuen­te prin­ci­pal de los in­gre­sos de la eco­no­mía bo­li­via­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.