Otro fac­tor pa­ra tu zo­na azul

El Deber - - Opinión - Is­mael Ca­la TWIT­TER: @CA­LA

Ten­go que ad­mi­tir que los es­tu­dios so­bre la lon­ge­vi­dad for­man par­te de mis in­quie­tu­des. ¿Co­no­ces las lla­ma­das ‘zo­nas azu­les’? Son los lu­ga­res del mun­do don­de se con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas con más de 100 años de edad: la is­la de Cer­de­ña (Ita­lia), el ar­chi­pié­la­go de Oki­na­wa (Ja­pón), una co­mu­ni­dad ad­ven­tis­ta de Lo­ma Lin­da (EEUU), Ni­co­ya (Cos­ta Ri­ca) e Ika­ria (Gre­cia).

Ade­más de eva­luar las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ali­men­tos y asu­mir una die­ta ba­sa­da en plan­tas y ve­ge­ta­les con mu­cho co­lor y pocas car­nes blan­cas o ro­jas, los ex­per­tos han en­con­tra­do en co­mún el gran va­lor que allí se da a las per­so­nas ma­yo­res. Mien­tras más años tienes, más te con­si­de­ran en esas cul­tu­ras.

Otro ele­men­to co­mún es el va­lor del tra­ba­jo co­mo ac­ti­vi­dad que dig­ni­fi­ca al ser hu­mano. De he­cho, en ja­po­nés no exis­te una pa­la­bra equi­va­len­te a ‘re­ti­rar­se’. En su lu­gar, ido­la­tran el tér­mino ‘iki­gai’, que po­dría tra­du­cir­se co­mo “la ra­zón por la cual te des­pier­tas ca­da ma­ña­na” o co­mo pro­pó­si­to.

Fi­nal­men­te, el he­cho de man­te­ner re­la­cio­nes es­tre­chas y cer­ca­nas con nues­tros se­res que­ri­dos, sean fa­mi­lia­res o ami­gos, ha­ce la di­fe­ren­cia en cuan­to a lon­ge­vi­dad se re­fie­re.

So­mos se­res gre­ga­rios y, co­mo ta­les, pre­fe­ri­mos pa­sar tiem­po en gru­po. Po­de­mos me­jo­rar nues­tra ali­men­ta­ción y tra­ba­jar mu­cho, pe­ro el én­fa­sis de hoy lo co­lo­co en la vi­da so­cial en equi­po. Es­te mis­mo año qui­se cam­biar por com­ple­to el con­cep­to va­ca­cio­nal de di­ciem­bre: en vez de via­jar en un gru­po pe­que­ño, he con­si­de­ra­do am­pliar la aven­tu­ra a otras per­so­nas, in­clu­so des­co­no­ci­das, pe­ro con si­mi­li­tud de in­tere­ses y sed de co­no­ci­mien­to.

Siem­pre in­ten­to crear via­je­ros de con­cien­cia, que quie­ran co­no­cer nue­vos des­ti­nos y, a la vez, com­par­tir im­pre­sio­nes y vi­ven­cias con otros. Así he con­ver­ti­do el des­can­so per­so­nal de fin de año en un en­vi­te co­ral pa­ra des­cu­brir el an­ti­guo Egip­to a tra­vés del río Ni­lo. Via­jar acom­pa­ña­do es vi­vir más, es crear un nue­vo uni­ver­so de in­ten­ción y co­crea­ción. Sea en Egip­to, Bu­tán o en cual­quier otro lu­gar, po­de­mos po­ner en mar­cha el cuar­to fac­tor de la lon­ge­vi­dad. Dis­fru­tar en equi­po lo des­co­no­ci­do, a tra­vés de re­la­cio­nes de hoy que per­du­ra­rán ma­ña­na, es una com­bi­na­ción ideal pa­ra abrir la men­te y ex­pan­dir el es­pí­ri­tu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.