Los fan­tas­mas de la noche

El Deber - - Opinión - Man­fre­do Kempff Suárez ES­CRI­TOR

Cuan­do en cual­quier ciu­dad del mun­do uno ve a po­li­cías pa­tru­llan­do se sien­te con­fia­do, me­nos en Bo­li­via, don­de hay que tem­blar por­que es se­gu­ro que si se en­cuen­tra con ellos va a ser re­vi­sa­do y des­plu­ma­do aun­que sea de ma­dru­ga­da. ¿Por qué? Sim­ple­men­te por­que son pa­tru­llas que con el pre­tex­to de ve­lar por la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y atra­par ebrios, sa­len a la ca­za y exac­ción de los ciu­da­da­nos que con­du­cen de noche.

Nun­ca se me ocu­rri­ría ha­cer una no­ta de­fen­dien­do a tan­to irres­pon­sa­ble que co­me­te ave­rías y has­ta ho­mi­ci­dios en ca­lles y ca­rre­te­ras. Ve­mos có­mo su­ce­den ac­ci­den­tes que di­rec­ta­men­te tie­nen que ver con el con­su­mo ex­ce­si­vo de al­cohol. Pe­ro la Po­li­cía de trán­si­to es­tá pa­ra ve­lar por­que los bo­rra­chos no con­duz­can, no pa­ra atra­car­los.

La di­fe­ren­cia es­tá en que en el res­to del pla­ne­ta los po­li­cías son res­pe­tuo­sos, cum­plen con su de­ber, y si es ne­ce­sa­rio mul­tar lo ha­cen ex­ten­dien­do un re­ci­bo al in­frac­tor, o pa­sán­do­le una no­ti­fi­ca­ción pa­ra que com­pa­rez­ca an­te la au­to­ri­dad, o qui­tán­do­le pun­tos a su per­mi­so de con­du­cir. Si el pro­ble­ma es muy gra­ve, pue­den de­te­ner a la per­so­na y anu­lar su per­mi­so por un tiem­po o de­fi­ni­ti­va­men­te.

A no­so­tros nos cons­ta lo que ve­mos dia­ria­men­te en San­ta Cruz, que es un atra­co in­to­le­ra­ble, que no res­pe­ta ni se­xo ni edad. Lo cen­su­ra­ble es que los mo­to­ci­clis­tas se ubi­can en lu­ga­res que co­no­cen per­fec­ta­men­te, que son es­tra­té­gi­cos pa­ra sus fi­nes, co­mo ser las fra­ter­ni­da­des, res­tau­ran­tes, ba­res, le­no­ci­nios, lo­ca­les pa­ra ma­tri­mo­nios o lu­ga­res don­de se rea­li­zan fes­te­jos. Y ahí co­mien­za la cap­tu­ra de con­duc­to­res sin con­tem­pla­cio­nes de nin­gu­na ín­do­le, lo que es cen­su­ra­ble, por­que en el afán des­me­di­do de des­po­jo no exis­te dis­cul­pa ni jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na si no se arre­gla con di­ne­ro. Tan­to peor si los atra­ca­do­res cap­tu­ran un Mer­ce­des, Au­di o BMW, cu­yo pre­cio de res­ca­te sube a las nu­bes.

“Só­pla­me el ojo” o “só­pla­me la ore­ja”, le di­cen al con­duc­tor del vehícu­lo y me­dian­te el olor de­du­cen si la per­so­na ha be­bi­do mu­cho o po­co. ¿No es una bar­ba­ri­dad? El con­duc­tor no sa­be qué ha­cer, por­que des­de lue­go que eso de echar­le el alien­to en la ca­ra a una per­so­na es an­ti­hi­gié­ni­co, pe­ro lo obli­gan. Lo ló­gi­co es que a uno le ha­gan so­plar un al­coho­lí­me­tro que mi­da el gra­do al­cohó­li­co, pe­ro no un so­plo que que­da a la in­ter­pre­ta­ción de quien lo re­ci­be.

An­tes los po­li­cías de trán­si­to co­bra­ban una ta­ri­fa que iba de Bs 100 a 300, de­pen­dien­do del tu­fo. Aho­ra no se con­for­man ni con 1.000 y el sá­ba­do pa­sa­do de­tu­vie­ron a dos pa­re­jas que es­ta­ban en un vehícu­lo a quie­nes les exi­gie­ron 2.500. Pe­ro, ade­más, uno de los po­li­cías, lue­go de las su­cias so­pla­das, le exi­gió al con­duc­tor que le die­ra lu­gar y se sen­tó al vo­lan­te, in­ti­mi­dán­do­lo con re­te­ner su vehícu­lo en Trán­si­to has­ta el día lu­nes. Pa­ra col­mo, sien­do un pa­tru­lle­ro, el su­je­to ma­ne­ja­ba tor­pe­men­te. To­do se so­lu­cio­nó a me­dias con el pa­go de Bs 1.300, que­dan­do una deu­da de 1.200, pa­ra lo que el po­li­cía re­qui­rió el nú­me­ro de ce­lu­lar de dos de los ocu­pan­tes.

To­da exa­ge­ra­ción es ma­la y no es po­si­ble que no se pue­da ni ha­cer el brin­dis en un ma­tri­mo­nio por­que ya es­tán los ace­cha­do­res a la es­pe­ra de em­bol­si­llar­se los bi­lle­tes. Así el agua mi­ne­ral de­be­rá sus­ti­tuir al cham­pán en las bo­das o to­dos los asis­ten­tes de­be­rán uti­li­zar ta­xis. Es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio de­te­ner a los ebrios pa­ra evi­tar muer­tes, pe­ro es la­men­ta­ble que al­gu­nos po­li­cías se de­di­quen a la ca­za de pa­vos pa­ra au­men­tar sus in­gre­sos.

Es­to di­ce muy mal de la Po­li­cía, ca­si tan mal co­mo el ver­gon­zo­so ofre­ci­mien­to que ha he­cho su co­man­dan­te a S.E., brin­dán­do­le, co­mo si fue­ran pro­pios, los 37.000 hom­bres ba­jo su man­do, en apo­yo al “his­tó­ri­co” pro­ce­so de cam­bio, he­cho in­só­li­to que atro­pe­lla a la Cons­ti­tu­ción y que pro­vo­ca un mar de du­das res­pec­to a quie­nes de­ben res­guar­dar el or­den y no so­lo a un Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.