El le­van­ta­mien­to de Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba

El Deber - - Opinión - Da­niel Bo­ga­do Égüez CIEN­TIS­TA SO­CIAL

En los al­bo­res de la Re­pú­bli­ca, los in­dí­ge­nas de Mo­jos vi­vían en con­di­cio­nes de es­cla­vi­tud, eran uti­li­za­dos pa­ra rea­li­zar tra­ba­jos du­ros e in­hu­ma­nos, ma­yor­men­te los hom­bres eran “con­tra­ta­dos” co­mo re­ma­do­res, pe­ro el pa­go lo re­ci­bían los cu­ras. Al res­pec­to, Ga­briel Re­né Mo­reno (1973) des­cri­be:

“…se exi­mían de so­co­rrer a los tri­pu­lan­tes ni con es­pe­cies pa­ra su ma­nu­ten­ción. De vuelta a cua­ren­ta pe­sos la ca­noa car­gue­ra con diez y seis re­me­ros. ¡Se­ten­ta días de re­mar ida y vuelta por cua­ren­ta pe­sos! Pe­ro en­tién­da­se que son 40 pe­sos pa­ga­dos a… el cu­ra. El in­dio te­nía que lle­var su ta­pe­que o co­mi­da; de­ja­ba sus cha­cri­tas y a su mu­jer, y a sus hi­jos, etc.”

El 10 de no­viem­bre de 1810 Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba pro­ta­go­ni­za un le­van­ta­mien­to ma­si­vo con el apo­yo de las po­bla­cio­nes de Lo­re­to y Tri­ni­dad, su tie­rra:

“...el 28 de oc­tu­bre de 1810 los lo­re­ta­nos se ne­ga­ron a tri­pu­lar unas ca­noas que par­tían con­du­cien­do la fa­mi­lia y equi­pa­je del go­ber­na­dor... sin em­bar­go el go­ber­na­dor y los cu­ras se en­car­gan de cas­ti­gar a los desobe­dien­tes” (Mo­reno, 1973). La ges­ta re­vo­lu­cio­na­ria de Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba es­ta­ba sus­ten­ta­da en la pro­cla­ma: “¡El rey ha muer­to, no­so­tros se­re­mos li­bres por nues­tro pro­pio man­da­to. Las tie­rras son nues­tras por man­da­to de nues­tros an­te­pa­sa­dos a quie­nes los es­pa­ño­les les qui­ta­ron!” (Na­tusch, 1982).

Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba lo­gró la go­ber­na­ción au­tó­no­ma de Tri­ni­dad y Lo­re­to, pe­ro es­to no du­ró más de dos me­ses, pues el go­ber­na­dor Ur­qui­jo con­ven­ció a los ca­ni­cha­nas a la ca­be­za del ca­ci­que Juan Ma­ra­za y fue a so­fo­car a los pue­blos “sa­crí­le­gos”. El cau­di­llo mo­je­ño Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba fue ase­si­na­do en las cer­ca­nías del río Ma­mo­ré y su ca­be­za ex­pues­ta en la pla­za de San Pe­dro pa­ra que sir­vie­ra de es­car­mien­to (Li­je­rón, 1998:66).

La his­to­ria de Bo­li­via por mu­cho tiem­po ocul­tó el epi­so­dio en que par­ti­ci­pa­ron los in­dí­ge­nas mo­je­ños en las ges­tas li­ber­ta­rias. El es­cri­tor cru­ce­ño Ga­briel Re­né Mo­reno es­cri­be par­te de es­tos le­van­ta­mien­tos en Mo­jos, pe­ro no re­co­no­ce el pro­ta­go­nis­mo de Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba co­mo pró­cer li­ber­ta­rio.

El es­cri­tor be­niano Antonio Car­val­ho Urey real­za la per­so­na­li­dad de Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba, es­cri­be su li­bro Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba: El hé­roe y per­so­nal­men­te rea­li­za ges­tio­nes pa­ra su re­co­no­ci­mien­to an­te la H. Cá­ma­ra de Dipu­tados y Se­na­do­res. Des­pués de mu­chos trá­mi­tes, el año 2000 el Go­bierno Na­cio­nal re­co­no­ce ofi­cial­men­te a Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba co­mo Hé­roe Na­cio­nal.

La his­to­ria de Bo­li­via por mu­cho tiem­po ocul­tó el epi­so­dio en el que par­ti­ci­pa­ron los in­dí­ge­nas mo­je­ños en las ges­tas li­ber­ta­rias”

Pe­dro Ig­na­cio Mui­ba es el re­fe­ren­te y guía de los pue­blos in­dí­ge­nas del Be­ni en sus lu­chas y reivin­di­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les. Aún si­gue la­ten­te la pro­cla­ma que emi­tie­ra el 10 de no­viem­bre de 1810: “…no­so­tros se­re­mos li­bres por nues­tro pro­pio man­da­to. Las tie­rras son nues­tras por man­da­to de nues­tros an­te­pa­sa­dos…”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.