An­drés Op­pen­hei­mer

El Deber - Cuerpo B - - Mundo -

ANA­LIS­TA PO­LÍ­TI­CO

l nú­me­ro de muer­tos y he­ri­dos en Ve­ne­zue­la pue­de au­men­tar si Ni­co­lás Ma­du­ro si­gue ade­lan­te con su plan de con­vo­car una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te con de­le­ga­dos ele­gi­dos a de­do el 30 de ju­lio. Si Ma­du­ro lle­va a ca­bo su plan, la nue­va Cons­ti­tu­ción de­cla­ra­ría clau­su­ra­da la Asam­blea Na­cio­nal, de ma­yo­ría opo­si­to­ra, que fue de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­ta en 2015. ¿ Qué pa­sa­rá aho­ra? Hay va­rios es­ce­na­rios:

- El es­ce­na­rio egip­cio:

un gol­pe mi­li­tar. Ma­du­ro con­vo­ca su Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y cie­rra la Asam­blea Na­cio­nal de ma­yo­ría opo­si­to­ra. Es­ta úl­ti­ma nom­bra un go­bierno “le­gí­ti­mo” pa­ra­le­lo al de Ma­du­ro, y pa­sa a la clan­des­ti­ni­dad.

Hay una es­ca­la­da de vio­len­cia. El Ejér­ci­to se nie­ga a dis­pa­rar con­tra los ma­ni­fes­tan­tes opo­si­to­res. Un co­man­dan­te mi­li­tar arres­ta a Ma­du­ro por vio­lar la Cons­ti­tu­ción, anun­cia la crea­ción de un “go­bierno pro­vi­sio­nal” y pro­me­te ce­le­brar elec­cio­nes li­bres en seis me­ses. Eso es lo que hi­zo el ge­ne­ral Ab­del Fat­tah el-Si­si en Egip­to en 2013. Más tar­de con­so­li­dó su po­der mi­li­tar, fue elec­to pre­si­den­te en unas elec­cio­nes muy cues­tio­na­das.

- El es­ce­na­rio cu­bano:

la consolidación de una dic­ta­du­ra de Ma­du­ro. El man­da­ta­rio im­po­ne su Cons­ti­tu­ción al es­ti­lo cu­bano, el go­bierno de Do­nald Trump anun­cia un em­bar­go pe­tro­le­ro a Ve­ne­zue­la, el país desem­bo­ca en una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria y cen­te­na­res de mi­les de re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos se es­ca­pan a Co­lom­bia, Bra­sil, Pa­na­má y otros paí­ses. Ve­ne­zue­la se con­vier­te en una nue­va Cu­ba, con una po­bla­ción ca­da vez más em­po­bre­ci­da y una éli­te go­ber­nan­te apo­ya­da por Ru­sia y Chi­na.

- Es­ce­na­rios de Li­bia o Si­ria:

Ma­du­ro im­po­ne su Cons­ti­tu­ción to­ta­li­ta­ria, y al­gu­nos co­man­dan­tes mi­li­ta­res re­gio­na­les se le­van­tan con­tra el go­bierno cen­tral. Hay una frag­men­ta­ción del país, y Ve­ne­zue­la se des­li­za ha­cia una gue­rra ci­vil.

Mark Sch­nei­der, ana­lis­ta del Cen­tro de Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos e In­ter­na­cio­na­les de Was­hing­ton DC, ase­gu­ró que el fu­tu­ro de Ve­ne­zue­la de­pen­de­rá mu­cho de si Ma­du­ro lo­gra ce­le­brar su far­sa cons­ti­tu­yen­te del 30 de ju­lio, y cam­bia la Cons­ti­tu­ción.

Pa­ra evi­tar los peo­res es­ce­na­rios, “es esen­cial que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal mon­te una cam­pa­ña uni­fi­ca­da, acla­rán­do­le a Ma­du­ro de que no re­co­no­ce­rán a nin­gún go­bierno que sal­ga de su Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te ile­gí­ti­ma”, me di­jo Sch­nei­der.

To­dos los es­ce­na­rios ve­ne­zo­la­nos son ma­los, pe­ro el me­nos ca­tas­tró­fi­co se­ría uno que se ase­me­je a las elec­cio­nes de Ni­ca­ra­gua de 1990, en que Ma­du­ro se vea pre­sio­na­do pa­ra ce­le­brar elec­cio­nes li­bres con au­to­ri­da­des elec­to­ra­les im­par­cia­les tras una ne­go­cia­ción con la opo­si­ción. Si la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal le per­mi­te a Ma­du­ro se­guir ade­lan­te con su plan e im­po­ner una Cons­ti­tu­ción al es­ti­lo cu­bano, es pro­ba­ble que vea­mos un ma­yor de­te­rio­ro, y mu­chos más muer­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.