Unos 500.000 gri­ta­ron “no tinc por”, pe­ro sí hay mie­do al fa­na­tis­mo

Mar­cha­ron los del cuer­po de se­gu­ri­dad y emer­gen­cia, lue­go au­to­ri­da­des, fa­mi­lia­res y so­cie­dad ci­vil. Se au­to­pro­cla­ma­ron una ciu­dad abier­ta al mun­do

El Deber2 - - Mundo - JAU­ME RISQUETE SÁNCHEZ Es­pe­cial pa­ra EL DE­BER

Fal­ta­ba una ho­ra, ayer sá­ba­do en el cen­tro de Bar­ce­lo­na, pa­ra que em­pe­za­ra la mar­cha ba­jo el le­ma No tinc por ( No ten­go mie­do) en re­cha­zo al do­ble aten­ta­do de una cé­lu­la yihadista, que cau­só 15 muer­tos, y me en­con­tra­ba su­bien­do por La Ram­bla de Bar­ce­lo­na -el pa­seo cen­tral que Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca di­je­ra en di­ciem­bre de 1935 que era “la ca­lle más alegre del mun­do, la úni­ca ca­lle de la tie­rra que yo desea­ría que no se aca­ba­ra nun­ca”- pa­ra lle­gar a la ca­be­ce­ra de la mar­cha que sa­lía a las seis de la tar­de del pa­seo de Gra­cia, gran ave­ni­da de co­mer­cios de lu­jo de 1,3 ki­ló­me- tros que une la Bar­ce­lo­na de mon­ta­ña con la Pla­za Ca­ta­lu­ña.

Des­de es­ta pla­za fue don­de, alen­ta­do por el imán Ab­del­ba­ki es Satty, el ce­re­bro de los aten­ta­dos, el ma­rro­quí de 22 años You­nes Abou­yaa­qoub, co­men­zó a ba­jar 600 me­tros La Ram­bla con una fur­go­ne­ta a 100km/h ha­cien­do zig­zag.

Me pa­ro en el lu­gar don­de aca­bó la fur­go­ne­ta su ma­ca­bro re­co­rri­do, so­bre el mo­sai­co rea­li­za­do en 1976 por el pin­tor ca­ta­lán, el uni­ver­sal Joan Mi­ró, es­con­di­do aho­ra por mi­les de ve­las a mo­do de al­tar. Así, su­bien­do des­de aquí 600 me­tros, en los di­fe­ren­tes si­tios don­de mu­rie­ron atro­pe­lla­dos los inocen­tes pea­to­nes que tu­vie­ron la ma­la suer­te de coin­ci­dir con el ka­mi­ka­ze yihadista, se van su­ce­dien­do al­ta­res. En una de las fuen­tes tí­pi­cas de La Ram­bla se acu­mu­lan ve­las, osos de pe­lu­che y se pue­de leer es­te men­sa­je: "Te­ne­mos mie­do del fa­na­tis­mo".

Po­co an­tes de co­men­zar la mar­cha de ayer, en­ca­be­za­da por re­pre­sen­tan­tes de to­dos los cuer­pos de se­gu­ri­dad y emer­gen­cias que par­ti­ci­pa­ron en los tra­ba­jos tras el aten­ta­do, lle­ga­ron la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau; el pre­si­den­te del go­bierno au­to­nó­mi­co de Ca­ta­lu­ña, Car­les Puig­de­mont ; el pre­si­den­te de Es­pa­ña, Ma­riano Ra­joy, y el rey Fe­li­pe VI. Es­tos dos úl­ti­mos fue­ron pi­ta­dos por par­te del pú­bli­co, que lle­va­ba pan­car­tas co­mo “Ma­riano Ra­joy, que­re­mos paz, no ven­der ar­mas” o “Fe­li­pe, quien quie­re la paz no tra­fi­ca con ar­mas”.

Tras esa pan­car­ta, 500.000 bar­ce­lo­ne­ses, mu­chos ca­ta­la­nes pro­ce­den­tes del res­to de Ca­ta­lu­ña, es­pa­ño­les de tu­ris­mo por la ciu­dad y tam­bién extranjeros, mar­cha­ron pro­cla­man­do el le­ma No tinc por. Mu­chas otras pan­car­tas, en las que se po­dían leer: “Ni yihad ni cru­za­dos”, “Sus gue­rras, nues­tros muer­tos”, “No a la is­la­mo­fo­bia”... nin­guno re­fe­ren­te ni a los te­rro­ris­tas ni a la or­ga­ni­za­ción que los ha­bría pa­tro­ci­na­do, Dash o Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Mu­chas ban­de­ras in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nas y tam­bién es­pa­ño­las, aplau­sos pa­ra los Mos­sos d'Es­qua­dra (po­li­cía ca­ta­la­na, que des­ar­ti­cu­ló la cé­lu­la), gran can­ti­dad de flo­res re­par­ti­das a los ma­ni­fes­tan­tes. Y nin­gu­na re­fe­ren­cia al te­rro­ris­mo ni a los te­rro­ris­tas. Es lo que qui­sie­ron evi­tar las au­to­ri­da­des: no ha­cer pro­ta­go­nis­ta a los 12 de­men­tes que, por cier­to, lle­va­ban en su ma­yo­ría una vi­da nor­mal en Ri­poll.

Se sa­be que el plan ini­cial no era aten­tar con una fur­go­ne­ta, sino que pre­ten­dían pro­vo­car una ma­tan­za con dos de las fur­go­ne­tas re­ple­tas de bom­bo­nas de bu­tano y con otra de­rrum­bar la ba­sí­li­ca de la Sa­gra­da Fa­mi­lia. Ayer mis­mo, Daesh alen­ta­ba a aten­tar en el me­tro de Bar­ce­lo­na, en sus pla­yas y en el es­ta­dio del F.C. Bar­ce­lo­na.

“El te­rror - co­mo de­cla­ró la al­cal­de­sa Co­lau- no lo­gra­rá que de­je­mos de ser co­mo so­mos: una ciu­dad abier­ta al mun­do, va­lien­te y so­li­da­ria”. Sin em­bar­go, co­mo ilus­tra­ba el men­sa­je de­ja­do por un anó­ni­mo en La Ram­bla, si bien no te­ne­mos mie­do a plan­tar ca­ra a los que odian nues­tros va­lo­res y for­ma de vi­da, lo que sí ya se va no­tan­do es que te­ne­mos pá­ni­co a la de­men­cia ar­bi­tra­ria, su­rrea­lis­ta, enaje­na­da y si­có­pa­ta de es­tos fa­ná­ti­cos que creen vi­vir en el siglo VIII.

REUTERS

En otras pan­car­tas se po­día leer “Ni yihad ni cru­za­dos”, o tam­bién: “Sus gue­rras nues­tros muer­tos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.