Lady Di, la ‘rei­na de co­ra­zo­nes’ que hi­zo tam­ba­lear a la mo­nar­quía

El Deber2 - - Mundo -

LON­DRES (REINO UNI­DO)

El 31 de agos­to de 1997, la prin­ce­sa Dia­na mu­rió en un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil en Pa­rís. Du­ran­te una se­ma­na, has­ta su mul­ti­tu­di­na­rio fu­ne­ral, el Reino Uni­do se su­mió en un due­lo sin pre­ce­den­tes que hi­zo tam­ba­lear la mo­nar­quía.

Di­vor­cia­da des­de ha­cía un año del prín­ci­pe Carlos, la mu­jer de 36 años y su nue­vo amor, el pro­duc­tor de ci­ne egip­cio Do­di Al Fa­yed, fue­ron per­se­gui­dos du­ran­te to­do el ve­rano en el Me­di­te­rrá­neo por los pa­pa­raz­zi. El 30 de agos­to la pa­re­ja lle­gó por la tar­de a Pa­rís y fue­ron a ce­nar al Ritz, un ho­tel de lu­jo de la pla­za Ven­do­me, an­tes de in­ten­tar sa­lir dis­cre­ta­men­te po­co des­pués de la me­dia­no­che en un Mer­ce­des.

Per­se­gui­do por fo­tó­gra­fos que se des­pla­za­ban en mo­to­ci­cle­ta, el po­ten­te au­to­mó­vil en­tró a to­da ve­lo­ci­dad en un tú­nel y se es­tre­lló con­tra un pi­lar de ce­men­to.

Dia­na fue ex­traí­da por los so­co­rris­tas del Mer­ce­des des­tro­za­do. Do­di Al Fa­yed y el cho­fer, que se­gún la in­ves­ti­ga­ción te­nía un ni­vel ele­va­do de al­cohol en la san­gre, mu­rie­ron en el ac­to. El guar­daes­pal­das que­dó gra­ve­men­te he­ri­do.

Sie­te fo­tó­gra­fos fue­ron de­te­ni­dos por el gra­ve he­cho. Al día si­guien­te, las fotos del ac­ci­den­te se ven­die­ron a las re­vis­tas por un mi­llón de dó­la­res, lo que desató un ver­da­de­ro es­cán­da­lo me­diá­ti­co.

La prin­ce­sa, que su­fría una gra­ve he­mo­rra­gia in­ter­na, fue trans­por­ta­da al hos­pi­tal Pi­tiéSal­pê­triè­re. A las 04: 00 ( 02: 00 GMT) fue de­cla­ra­da muer­ta.

El em­ba­ja­dor de Fran­cia lla­mó por te­lé­fono a los asis­ten­tes de la rei­na en Bal­mo­ral, en Es­co­cia, don­de el du­que de Edim­bur­go, el prín­ci­pe Carlos y sus hi­jos los prín­ci­pes Guillermo, de 15 años y Enrique, de 12, pa­sa­ban el ve­rano.

'Prin­ce­sa del pue­blo'

El Reino Uni­do se des­per­tó de due­lo. Ba­jo un cie­lo gris, cien­tos de lon­di­nen­ses, en llan­to, co­men­za­ron a de­po­si­tar flo­res fren­te a los pa­la­cios de Buc­king­ham y Ken­sing­ton, la re­si­den­cia de la prin­ce­sa.

Con la voz em­bar­ga­da por la emo­ción, el jo­ven pri­mer mi­nis­tro la­bo­ris­ta Tony Blair rin­dió ho­me­na­je a la "prin­ce­sa del pue­blo".

El mun­do en­te­ro mos­tró su cons­ter­na­ción por la pér­di­da. El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Bill Clin­ton di­jo es­tar "pro­fun­da­men­te en­tris­te­ci­do".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.