Ca­so Mal­do­na­do po­ne a Ma­cri con­tra las cuer­das por los DDHH

El Deber2 - - Mundo -

La suer­te del ac­ti­vis­ta San­tia­go Mal­do­na­do es un mis­te­rio des­de que des­apa­re­ció tras una ac­ción po­li­cial el 1 de agos­to en una co­mu­ni­dad ma­pu­che de la Pa­ta­go­nia. Cre­ce co­mo es­cán­da­lo po­lí­ti­co y mo­vi­li­za a Ar­gen­ti­na, don­de el te­ma de los des­apa­re­ci­dos es una he­ri­da abier­ta.

"¿Dón­de es­tá San­tia­go Mal­do­na­do? el Es­ta­do es res­pon­sa­ble", es el le­ma en afi­ches que cuel­gan en hos­pi­ta­les, es­cue­las, es­ta­cio­nes de trans­por­te, equi­pos de fút­bol, y un re­fle­jo del im­pac­to ne­ga­ti­vo de es­ta des­apa­ri­ción para el go­bierno de Mauricio Ma­cri, ba­jo sos­pe­chas de bue­na par­te de la ciu­da­da­nía.

En los 34 años de de­mo­cra­cia tras la dic­ta­du­ra que vi­vió Ar­gen­ti­na en­tre 1976-83, la ONG Coor­di­na­do­ra con­tra la Re­pre­sión Po­li­cial e Ins­ti­tu­cio­nal (Correpi) cuen­ta más de 210 des­apa­ri­cio­nes a ma­nos policiales.

Pero es la pri­me­ra vez que se ins­ta­la la du­da so­bre si el Es­ta­do o el go­bierno tu­vie­ron ar­te y par­te en la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do, ar­te­sano de 28 años, 'mochilero' y que "no es ma­pu­che, sim­ple­men­te es de­fen­sor de to­do ti­po de cau­sas", se­gún su ami­go Mar­cos Ampuero.

El chi­co blan­co, ojos cla­ros, delgado, de bar­ba y ca­be­lle­ra ras­ta, fue vis­to por úl­ti­ma vez el 1 de agos­to en un ope­ra­ti­vo de la gen­dar­me­ría (policía mi­li­ta­ri­za­da) en la co­mu­ni­dad ma­pu­che Pu Lof de Chu­but (sur), en tie­rras com­pra­das por el mag­na­te ita­liano Lu­ciano Be­net­ton.

Una multisectorial hu­ma­ni­ta­ria lle­vó a ca­bo el vier­nes la se­gun­da mar­cha en la Pla­za de Ma­yo de Bue­nos Ai­res para re­cla­mar que Mal­do­na­do apa­rez­ca con vi­da.

Ca­bos suel­tos

No hay pis­tas de su pa­ra­de­ro. Tes­ti­mo­nios de in­dí­ge­nas ma­pu­ches y de la fa­mi­lia ha­blan de una "des­apa­ri­ción for­za­da" a ma­nos de gen­dar­me­ría, te­sis que el go­bierno re­cha­za de plano.

"En nom­bre del Pre­si­den­te, di­go que so­mos los pri­me­ros in­tere­sa­dos en que apa­rez­ca", lan­zó el je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña, an­te el Con­gre­so, al in­sis­tir en que tra­ba­ja "con to­das las he­rra­mien­tas del Es­ta­do para lle­gar a una res­pues­ta".

La mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, des­de el pri­mer mo­men­to se apre­su­ró en ne­gar la im­pli­ca­ción de gen­dar­me­ría y lan­zó la hi­pó­te­sis de que se per­dió el ras­tro de Mal­do­na­do an­tes del 21 de ju­lio, ne­ga­da por la fa­mi­lia.

"El he­cho de que la mi­nis­tra se ha­ya pro­nun­cia­do an­tes de ha­cer la in­ves­ti­ga­ción in­cre­men­tó mu­chí­si­mo la sos­pe­cha de la sociedad en con­tra de la fuer­za y en con­tra del ac­cio­nar que hu­bo des­de ese mo­men­to", di­jo a la AFP Ale­jan­dro Grim­son, do­cen­te en el Ins­ti­tu­to de Al­tos Es­tu­dios So­cia­les (Idaes).

Des­apa­re­ci­dos = es­ca­lo­frío

Ar­gen­ti­na su­frió una de las dic­ta­du­ras más vio­len­tas en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de apli­có un plan sis­te­má­ti­co de des­apa­ri­cio­nes.

El ca­so Mal­do­na­do se po­li­ti­zó en un país po­la­ri­za­do y en tiem­pos elec­to­ra­les, don­de los se­gui­do­res de Ma­cri acu­san al kirch­ne­ris­mo de im­pul­sar una su­pues­ta cam­pa­ña para man­char la repu­tación del go­bierno. De­trac­to­res del pre­si­den­te com­pa­ran su ac­cio­nar en de­re­chos hu­ma­nos con la dic­ta­du­ra.

Es­te­la de Car­lot­to, presidenta de Abue­las de Pla­za de Ma­yo, y el pre­mio no­bel de la paz Adolfo Pérez Es­qui­vel, res­pon­sa­bi­li­za­ron a la gen­dar­me­ría y al Es­ta­do.

La fis­ca­lía tam­bién ca­li­fi­có la cau­sa co­mo "des­apa­ri­ción for­za­da", mien­tras la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) pi­dió al Es­ta­do es­cla­re­cer el ca­so.

Gra­cie­la Fernández Mei­ji­de, ma­dre de un jo­ven des­apa­re­ci­do a los 17 años por la dic­ta­du­ra y ex­miem­bro de la Co­mi­sión por la Des­apa­ri­ción de Per­so­nas, cues­tio­nó la uti­li­za­ción po­lí­ti­ca del ca­so Mal­do­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.