Ro­ber­to An­sel­mino

El Deber2 - - Mundo - ANA­LIS­TA PO­LÍ­TI­CO

La des­apa­ri­ción del jo­ven San­tia­go Mal­do­na­do el pa­sa­do 1º de agos­to en la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de Chu­but, de­nun­cia­da tras la re­pre­sión rea­li­za­da por la fuer­za fe­de­ral Gen­dar­me­ría, lue­go de un cor­te de ru­ta en re­cla­mo de tie­rras Ma­pu­ches, es hoy día la ma­yor preo­cu­pa­ción del go­bierno na­cio­nal y un fuer­te pro­ble­ma po­lí­ti­co para el pre­si­den­te Mauricio Ma­cri.

En me­dio del ya in­fer­nal cli­ma elec­to­ral, el gra­ve ca­so fue po­li­ti­za­do por el kirch­ne­ris­mo y los sin­di­ca­tos opo­si­to­res y re­ca­lien­ta los en­fren­ta­mien­tos en la di­vi­di­da sociedad ar­gen­ti­na.

La his­tó­ri­ca Pla­za de Ma­yo, al igual que otras en el país, se lle­na­ron de ma­ni­fes­tan­tes que re­cla­man la apa­ri­ción con vi­da de Mal­do­na­do, y apun­tan con­tra Ma­cri y con­tra la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, a quie­nes acu­san de ser los res­pon­sa­bles ideo­ló­gi­cos del he­cho.

Una mues­tra de es­ta irra­cio­na­li­dad se des­pren­de de que la opo­si­ción K y la presidenta de Ma­dres de Pla­za de Ma­yo, He­be de Bo­na­fi­ni, han mi­ni­mi­za­do la des­apa­ri­ción de Ju­lio Ló­pez, un tes­ti­go cla­ve con­tra el re­pre­sor de la dic­ta­du­ra Mi­guel Et­che­co­latz, que fue se­cues­tra­do el 18 de sep­tiem­bre de 2006 para nun­ca vol­ver a sa­ber­se de él. Y maes­tros afi­nes a los sin­di­ca­tos que res­pon­den a Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner han da­do “cla­ses es­pe­cia­les” a sus alumnos me­no­res de 12 años en un in­ten­to de adoc­tri­na­mien­to po­lí­ti­co.

El ca­so aho­ra se ha in­ter­na­cio­na­li­za­do: la CIDH em­pie­za a co­la­bo­rar con la in­ves­ti­ga­ción y Am­nis­tía Internacional re­cla­mó una reunión "ur­gen­te" con au­to­ri­da­des ar­gen­ti­nas.

Es­ta pe­sa­di­lla que vi­ve el Go­bierno fue po­si­ble por­que tar­dó en reac­cio­nar ni bien se de­nun­ció la des­apa­ri­ción. Tam­po­co le exi­gió a la Jus­ti­cia que ac­tua­ra con ce­le­ri­dad para to­mar de­cla­ra­ción a los gen­dar­mes (al­go que aún no se hi­zo), y Bull­rich no dis­pu­so la se­pa­ra­ción pre­ven­ti­va de los ofi­cia­les y efec­ti­vos in­vo­lu­cra­dos en el ca­so.

En con­clu­sión, la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do, un he­cho de por sí muy gra­ve, el kirch­ne­ris­mo la ha con­ver­ti­do en un ar­ma po­lí­ti­ca car­ga­das con ba­las ideo­ló­gi­cas que so­lo com­pli­ca el prin­ci­pal ob­je­ti­vo que to­da la cla­se po­lí­ti­ca debe im­po­ner­se: en­con­trar al jo­ven e iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles de su des­apa­ri­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.