El fu­tu­ro del tra­ba­jo en la in­te­gra­ción 4.0 de la región

El Deber2 - - Economía - Gus­ta­vo Vé­liz DIV. DE COM­PE­TI­TI­VI­DAD E IN­NO­VA­CIÓN DEL BID

No es ciencia fic­ción. En las úl­ti­mas se­ma­nas, el gi­gan­te Em­braer de Bra­sil fir­mó un con­ve­nio con Uber pa­ra ex­plo­rar la fa­bri­ca­ción de ta­xis vo­la­do­res de aquí a 2020. Y uno de los más gran­des ex­per­tos mun­dia­les en in­te­li­gen­cia, Ho­ward Gard­ner, sos­tu­vo: “Una vez que ce­dan las de­ci­sio­nes de al­to ni­vel a las cria­tu­ras di­gi­ta­les, o esas en­ti­da­des de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ce­sen de se­guir las ins­truc­cio­nes pro­gra­ma­das, nues­tra es­pe­cie ya no se­rá do­mi­nan­te en el pla­ne­ta”.

En es­te con­tex­to ver­ti­gi­no­so, Amé­ri­ca La­ti­na no pue­de es­ca­par­le a la pre­gun­ta cla­ve: ¿Po­drá un ro­bot ha­cer nues­tro tra­ba­jo de for­ma más efi­cien­te? El pro­nós­ti­co más som­brío, a par­tir de un es­tu­dio es­pe­cial­men­te pre­pa­ra­do pa­ra el BID, in­di­ca que en Ar­gen­ti­na y Uru­guay el 64,1% y el 66,4%, res­pec­ti­va­men­te, de las ac­tua­les ocu­pa­cio­nes co­rren el ries­go de ser au­to­ma­ti­za­das.

Otras es­ti­ma­cio­nes in­di­can que al me­nos un 30% de las ta­reas par­cia­les del 60% de los tra­ba­jos del mun­do, co­rre el ries­go de ser re­em­pla­za­dos por ro­bots. ¿Có­mo en­fren­tar el desafío de má­qui­nas in­te­li­gen­tes ca­da vez más ba­ra­tas y ver­sá­ti­les?

El Ins­ti­tu­to pa­ra la In­te­gra­ción de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be - (In­tal) del sec­tor de In­te­gra­ción y Co­mer­cio del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo -BID, reunió a más de 40 ex­per­tos mun­dia­les en ‘Ro­botlu­ción, el fu­tu­ro del tra­ba­jo en la in­te­gra­ción 4.0’, pa­ra ana­li­zar las opor­tu­ni­da­des y desafíos que ofre­cen las nue­vas tec­no­lo­gías y cons­truir así una agen­da que per­mi­ta atra­ve­sar con éxi­to la tran­si­ción ha­cia una eco­no­mía di­gi­tal. Un con­tra­to so­cial tec­no­ló­gi­co Los cam­bios se pro­du­cen a la ve­lo­ci­dad de la luz. Las dis­rup­cio­nes per­mi­ten crear nue­vos mer­ca­dos don­de an­tes no ha­bía na­da y vuel­ven ob­so­le­tos bie­nes y pro­fe­sio­nes que son re­em­pla­za­dos por una nue­va van­guar­dia de ins­tru­men­tos, don­de la ofer­ta de ser­vi­cios se mul­ti­pli­ca con un cos­to mar­gi­nal cer­cano a ce­ro.

En 2017 fun­cio­nan más de 1,3 mi­llo­nes de ro­bots in­dus­tria­les ins­ta­la­dos en fá­bri­cas de to­do el mun­do, li­de­ra­dos por los sec­to­res au­to­mo­triz, elec­tró­ni­co y me­ta­lúr­gi­co. El 75% se con­cen­tra en ape­nas cin­co paí­ses desa­rro­lla­dos. Co­rea, Ale­ma­nia, Sue­cia, Sin­ga­pur y Ja­pón son los que pre­sen­tan ma­yor den­si­dad de ro­bot por obre­ro in­dus­tria (más de 2 por ca­da 100 obre­ros). Del to­tal, so­lo 27.700 se en­cuen­tran en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, li­de­ran­do Mé­xi­co y Bra­sil la ro­bo­ti­za­ción.

¿Qué ha­cer pa­ra mi­ti­gar los efec­tos ne­ga­ti­vos y po­ten­ciar las opor­tu­ni­da­des que se abren? Amé­ri­ca La­ti­na re­quie­re cons­truir un Con­tra­to So­cial Tec­no­ló­gi­co, que ofrez­ca res­pues­tas in­te­li­gen­tes a es­te fe­nó­meno.

Al­gu­nos de los as­pec­tos ana­li­za­dos por los ex­per­tos con­vo­ca­dos por el BID-In­tal son los si­guien­tes: Co-bo­ti­za­ción. In­gre­sa­mos a una era don­de la op­ción no se­rá en­tre tra­ba­ja­do­res de cue­llo azul (in­dus­tria­les) o de cue­llo (blan­co), sino que asis­ti­rá a la irrup­ción de tra­ba­ja­do­res de cue­llo gris. Es de­cir, un hí­bri­do de com­pe­ten­cias pro­fe­sio­na­les du­ras y blan­das, pa­ra com­pe­tir en una eco­no­mía tam­bién hí­bri­da (di­gi­tal y fí­si­ca) con empatía, in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y no­cio­nes de pro­gra­ma­ción fren­te a los ro­bots.

La con­vi­ven­cia de ro­bots y tra­ba­ja­do­res en los es­pa­cios fí­si­cos o vir­tua­les del fu­tu­ro -no su­je­tos ne­ce­sa­ria­men­te a ac­ti­vi­da­des ru­ti­na­rias co­mo en la clá­si­ca re­vo­lu­ción in­dus­trial-, se­rá cla­ve pa­ra los in­cre­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad. Lo pri­me­ro y más im­por­tan­te pa­ra ha­cer una di­fe­ren­cia que ten­ga sen­ti­do so­cial­men­te, no son las má­qui­nas sino los se­res hu­ma­nos.

Re-lo­ca­li­za­ción. Los sa­la­rios ba­jos ya no se­rán ele­men­tos ex­clu­yen­tes pa­ra com­pe­tir . La desin­dus­tria­li­za­ción pre­ma­tu­ra sig­ni­fi­ca que la au­to­ma­ti­za­ción pro­por­cio­na un sus­ti­tu­to más ba­ra­to de los tra­ba­ja­do­res. Por ejem­plo, un 72% de los em­pre­sa­rios con­si­de­ra que la im­pre­sión 3D sig­ni­fi­ca­rá re­lo­ca­li­zar la mano de obra.

En 2017 fun­cio­nan más de 1,3 mi­llo­nes de ro­bots in­dus­tria­les ins­ta­la­dos en fá­bri­cas de to­do el mun­do, li­de­ra­dos por au­to­mo­tri­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.