De mer­ca­dos y opor­tu­ni­da­des

Exis­te coin­ci­den­cia en cuan­to a que se ave­ci­na una épo­ca im­por­tan­te pa­ra el gas na­tu­ral a es­ca­la glo­bal. Los mer­ca­dos y la com­pe­ten­cia mar­ca­rán es­te nue­vo pe­rio­do pa­ra el ener­gé­ti­co.

Energy Press - - EDITORIAL -

Una de las preo­cu­pa­cio­nes la­ten­tes en la in­dus­tria hi­dro­car­bu­rí­fe­ra con­ti­nen­tal, so­bre to­do pa­ra los paí­ses pro­duc­to­res de gas na­tu­ral, pa­sa por las pro­yec­cio­nes que ha­blan del Gas Na­tu­ral Li­cua­do (GNL) co­mo un fuer­te com­pe­ti­dor. En po­cas pa­la­bras, una com­pe­ten­cia gas a gas. En tal sen­ti­do, Bo­li­via, que tie­ne dos mer­ca­dos sien­do abas­te­ci­dos con su gas a tra­vés de duc­tos, Bra­sil y Ar­gen­ti­na, re­sul­ta­ría ser uno de los más afec­ta­dos por­que ten­dría a más de un com­pe­ti­dor “ace­chan­do” sus clien­tes. Du­ran­te el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal YPFB Gas & Pe­tró­leo, el GNL fue, de he­cho, ele­men­to re­cu­rren­te de aná­li­sis. En ese sen­ti­do, exis­te una coin­ci­den­cia ca­si uná­ni­me so­bre las enor­mes ven­ta­jas que plan­tea pa­ra el trans­por­te del ener­gé­ti­co, con lo cual se acor­tan las dis­tan­cias y se abren las opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les pa­ra sus pro­duc­to­res.

Por otra par­te, con el pa­sar del tiem­po, ade­más del des­cen­so de pre­cios aso­cia­dos a la co­ti­za­ción del pe­tró­leo, el GNL ha ga­na­do com­pe­ti­ti­vi­dad mun­dial. Ha ce­rra­do la bre­cha con el gas con­ven­cio­nal y pue­de des­pla­zar­se por los ma­res ya sea a tra­vés de con­tra­tos de lar­go pla­zo o con­tra­tos spot. To­dos es­tos fac­to­res ha­cen que el GNL sea, en de­fi­ni­ti­va, un fac­tor a to­mar en cuen­ta.

En ese mar­co, el mer­ca­do del gas na­tu­ral ex­pe­ri­men­ta un mo­men­to de mu­cha ex­pec­ta­ti­va en cuan­to a sus po­ten­cia­li­da­des fu­tu­ras. Al mis­mo tiem­po, vi­ve un pe­rio­do de reaco­mo­do en fun­ción a los pre­cios, la fle­xi­bi­li­dad de los con­tra­tos y el uso de nue­vas tec­no­lo­gías.

En su­ma, se vi­ven tiem­pos de adap­ta­ción en los que exis­ten nue­vos ac­to­res en el es­ce­na­rio y que apun­tan a te­ner una ma­yor cuo­ta de mer­ca­do. Por ello, Bo­li­via, co­mo un país que lle­va cer­ca de dos dé­ca­das de­pen­dien­do del gas na­tu­ral, pre­ci­sa ads­cri­bir­se a es­ta eta­pa de tran­si­ción de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble.

Con­ven­ga­mos que el país tie­ne una po­si­ción es­tra­té­gi­ca im­por­tan­te y que cuen­ta con los duc­tos pa­ra abas­te­cer a dos mer­ca­dos im­por­tan­tes co­mo Bra­sil y Ar­gen­ti­na. Pe­ro al mis­mo tiem­po, con­ven­ga­mos que Bo­li­via ya no es el úni­co po­si­ble pro­vee­dor de gas na­tu­ral y que la bre­cha con el GNL ca­da vez es más cor­ta.

¿Qué de­be ha­cer el país en es­te es­ce­na­rio? La re­ce­ta es sim­ple y ur­gen­te a la vez. Ga­ran­ti­zar más re­ser­vas de gas, apro­ve­char su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca y no que­dar­se fue­ra de la pro­nos­ti­ca­da “era del gas” co­mo el ener­gé­ti­co del fu­tu­ro a es­ca­la glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.