De­so­la­dor pa­no­ra­ma del sec­tor hi­dro­car­bu­ros en Pe­rú

Energy Press - - ANÁLISIS - Ál­va­ro Ríos Ro­ca So­cio Di­rec­tor de Gas Energy LA y Dri­llin­gin­fo

Co­mo ya es co­no­ci­do por to­dos, la dé­ca­da de bo­nan­za en Amé­ri­ca La­ti­na (2004–2014), im­pul­sa­da pri­mor­dial­men­te por ele­va­dos pre­cios de ma­te­rias pri­mas, ha traí­do in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y so­cia­les a la re­gión. Con­tra­rio a los mo­vi­mien­tos más na­cio­na­lis­tas, Pe­rú ha man­te­ni­do una eco­no­mía abier­ta a las in­ver­sio­nes, ha for­ti­fi­ca­do su se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, ha res­pe­ta­do contratos y se han fir­ma­do ca­si una vein­te­na de tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio, fo­men­tan­do una di­ná­mi­ca ex­por­ta­do­ra vi­go­ro­sa y di­ver­si­fi­ca­da.

Pe­rú es el país que más ha cre­ci­do eco­nó­mi­ca­men­te en la dé­ca­da de bo­nan­za en to­da la re­gión, lle­gan­do al­gu­nos años muy cer­ca a dos dí­gi­tos (9,14% el 2008). En lo so­cial tam­bién se ha lo­gra­do sus­tan­cia­les avan­ces en ma­te­ria de re­duc­ción de po­bre­za. La de­mo­cra­cia fun­cio­na con al­ter­nan­cia de po­der, libertad de ex­pre­sión e ins­ti­tu­cio­nes ca­da vez más ro­bus­tas e in­de­pen­dien­tes. To­do in­di­ca que Pe­rú con­ti­nua­rá li­de­ran­do es­ta di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca, so­cial e ins­ti­tu­cio­nal en la re­gión en los pró­xi­mos años.

Ca­be re­cor­dar que la eco­no­mía pe­rua­na si­gue de­pen­dien­do bas­tan­te del sec­tor mi­ne­ro e hi­dro­car­bu­ros, pe­ro es­tá mu­cho más di­ver­si­fi­ca­da que ha­ce una dé­ca­da atrás, con pro­duc­ción y ex­por­ta­cio­nes cre­cien­tes de pro­duc­tos y ser­vi­cios con más va­lor agre­ga­do co­mo: tex­til, pes­que­ro, me­tal­me­cá­ni­co, desa­rro­llo de soft­wa­re, agro­pe­cua­rio, tu­ris­mo, cu­li­na­rio, etc.

Em­pe­ro, el sec­tor hi­dro­car­bu­ros en Pe­rú pa­sa por una co­yun­tu­ra bas­tan­te crí­ti­ca y que no ha cor­te­ja­do lo acae­ci­do en otros sec­to­res de la eco­no­mía, co­mo he­mos ano­ta­do an­te­rior­men­te. La ac­ti­vi­dad de ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción en Pe­rú se ha es­tan­ca­do no­ta­ble­men­te. Las re­ser­vas de gas na­tu­ral y de pe­tró­leo es­tán de­cli­nan­do. Si bien la pro­duc­ción de gas na­tu­ral si­gue en au­men­to (de­bi­do al desa­rro­llo del pro­yec­to Ca­mi­sea), la pro­duc­ción de pe­tró­leo se ha des­plo­ma­do de 80,000 Bbl/día el 2004 a 46,000 Bbl/día es­te 2016.

En el ca­so del pe­tro­le­ro, ade­más de no ha­ber te­ni­do des­cu­bri­mien­tos im­por­tan­tes, con el es­ce­na­rio de ba­jos pre­cios, se han pa­ra­li­za­do va­rios pro­yec­tos de cru­do pe­sa­do en la sel­va pe­rua­na. La fu­tu­ra ex­plo­ra­ción no tie­ne vi­sos de re­cu­pe­ra­se y ca­da vez hay me­nos contratos de ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción vi­gen­tes. El 2009 se te­nían 67 contratos y es­te 2016 dis­mi­nu­ye­ron a 37. Ca­si la mi­tad de es­tos es­tán en fuer­za ma­yor por pro­ble­mas am­bien­ta­les, so­cia­les y de otra ín­do­le. De­so­la­dor pa­no­ra­ma.

Pe­rú, a pe­sar de te­ner su eco­no­mía abier­ta al mer­ca­do y ser pro­cli­ve a las in­ver­sio­nes, no ha lo­gra­do cap­tar la aten­ción de las de­no­mi­na­das “ma­jors” que si es­tán en paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Co­lom­bia, Venezuela, Bolivia y que en bre­ve las ten­drá Mé­xi­co. Las em­pre­sas que lle­ga­ron al Pe­rú han si­do muy pe­que­ñas y mu­chas de ellas bas­tan­te es­pe­cu­la­ti­vas.

Es­te es­ce­na­rio de es­ca­sa ex­plo­ra­ción y de­cli­nan­te pro­duc­ción res­pon­de a una pro­ble­má­ti­ca par­ti­cu­lar que exis­te en Pe­rú y que analizamos a con­ti­nua­ción. En pri­mer lu­gar es­tá la de­no­mi­na­da “tra­mi­to­lo­gía”. Ela­bo­rar un es­tu­dio de impacto am­bien­tal y lo­grar su apro­ba­ción pue­de to­mar en­tre dos a tres años, lo que ahu­yen­ta in­ver­sio­nes.

Otro as­pec­to es la con­flic­ti­vi­dad so­cial. Va­rios pro­yec­tos no han po­di­do lle­var des­cu­bri­mien­tos rea­li­za­dos al mer­ca­do, ni tam­po­co lo­gar nue­va ex­plo­ra­ción por con­flic­tos so­cia­les aso­cia­dos. En la ma­yo­ría de los ca­sos la in­ter­ven­ción del Es­ta­do ha si­do reac­ti­va y no pre­ven­ti­va. Va­rias ONGS es­ta­ble­ci­das en Pe­rú han lo­gra­do fre­nar la ac­ti­vi­dad, no en un afán de con­tri­buir o pro­te­ger a las co­mu­ni­da­des o me­dio am­bien­te, sino en un áni­mo de opo­si­ción por ob­te­ner lu­cro o be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos.

La in­de­fi­ni­ción so­bre el rol de Pe­tro­pe­rú, su em­pre­sa es­ta­tal, es otro fac­tor. Es­ta em­pre­sa ha si­do blan­co de un con­flic­to ideo­ló­gi­co en­tre quie­nes de­fien­den al Es­ta­do co­mo em­pre­sa­rio y los que creen que Pe­tro­pe­rú de­be des­apa­re­cer. La ex­pe­rien­cia en la re­gión mues­tra que ca­si to­dos los paí­ses cuen­tan con una em­pre­sa es­ta­tal en hi­dro­car­bu­ros. Lo im­por­tan­te pa­ra es­tas em­pre­sas es tra­tar de blin­dar­las al má­xi­mo del po­der po­lí­ti­co de turno.

El nuevo go­bierno del pre­si­den­te ppk ten­drá que ana­li­zar es­ta pro­ble­má­ti­ca y dar un se­rio gol­pe de ti­món si quie­re di­na­mi­zar in­ver­sio­nes y ac­ti­vi­dad en el sec­tor hi­dro­car­bu­ros.

El sec­tor hi­dro­car­bu­ros en Pe­rú pa­sa por una co­yun­tu­ra bas­tan­te crí­ti­ca y que no ha cor­te­ja­do lo acae­ci­do en otros sec­to­res.

La geo­lo­gía en Pe­rú tam­po­co es fa­vo­ra­ble, es­pe­cial­men­te pa­ra pe­tró­leo y pa­ra blo­ques cos­ta afue­ra. La me­to­do­lo­gía de li­ci­ta­cio­nes en fun­ción de por­cen­ta­jes más ele­va­dos en las re­ga­lías no es el ade­cua­do y se de­be op­tar por se­rios com­pro­mi­sos de in­ver­sión. Las re­ga­lías e im­pues­tos es­tán ele­va­dos pa­ra el po­ten­cial geo­ló­gi­co que se tie­ne. El Ga­so­duc­to Sur pe­ruano en cons­truc­ción ne­ce­si­ta an­clar mer­ca­dos con ex­por­ta­cio­nes de gas, ener­gía eléc­tri­ca y pe­tro­quí­mi­ca fue­ra de fo­men­tar de­man­da in­ter­na.

El nuevo go­bierno del pre­si­den­te PPK ten­drá que ana­li­zar es­ta pro­ble­má­ti­ca y dar un se­rio gol­pe de ti­món si quie­re di­na­mi­zar in­ver­sio­nes y ac­ti­vi­dad en el sec­tor hi­dro­car­bu­ros. Ca­so con­tra­rio, Pe­rú ter­mi­na­rá im­por­tan­do pe­tró­leo pa­ra sus mo­der­ni­za­das re­fi­ne­rías, con un ga­so­duc­to se­mi­va­cío por va­rios años, sin pe­tro­quí­mi­ca y me­nos con­tri­bu­cio­nes de im­pues­tos y re­ga­lías de es­te im­por­tan­te sec­tor de la eco­no­mía, que de­be su­mar a los otros sec­to­res eco­nó­mi­cos que ya tie­nen una ma­yor di­ná­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.