Es­can­da­lo­so gas­to glo­bal en sub­si­dios

La sub­ven­ción tan­to a la pro­duc­ción co­mo al con­su­mo de com­bus­ti­bles fó­si­les ge­ne­ra una es­pi­ral no­ci­va en las eco­no­mías del pla­ne­ta. Ade­más, no con­tri­bu­ye a la lu­cha con­tra el Cam­bio Cli­má­ti­co.

Energy Press - - EDITORIAL -

Las ci­fras co­rres­pon­den a la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía (AEI) y al Ins­ti­tu­to de De­sa­rro­llo Ex­tran­je­ro del Reino Uni­do res­pec­ti­va­men­te. En 2014 el pla­ne­ta gas­tó $us 493.000 mi­llo­nes en sub­si­dios al con­su­mo de com­bus­ti­bles fó­si­les. En 2015, los paí­ses del G-20 abo­na­ron $us 450.000 mi­llo­nes adi­cio­na­les pa­ra apo­yar a los pro­duc­to­res de hi­dro­car­bu­ros. En resumen, la ca­de­na hi­dro­car­bu­rí­fe­ra se en­cuen­tra sub­ven­cio­na­da des­de su ori­gen has­ta su des­ti­na­ta­rio fi­nal, lo que sig­ni­fi­ca que el mun­do des­ti­na mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra sa­ciar su vo­raz ape­ti­to ener­gé­ti­co con la más con­ta­mi­nan­te y me­nos re­no­va­ble de las ener­gías. Ex­tra­po­lan­do el ejem­plo, es co­mo tra­tar de man­te­ner una die­ta ali­men­ti­cia sa­lu­da­ble en ba­se a co­mi­da cha­ta­rra.

Los sub­si­dios son per­ver­sos per se. Aun­que sue­len ba­sar­se en me­di­das de ali­vio que per­mi­tan a los más po­bres ac­ce­der a un re­cur­so que les ga­ran­ti­ce, al me­nos, no de­te­rio­rar sus ya pre­ca­rias con­di­cio­nes de vi­da, fi­nal­men­te ter­mi­nan be­ne­fi­cian­do a los más ri­cos.

De he­cho, en el ca­so con­cre­to de los sub­si­dios a los com­bus­ti­bles fó­si­les, las es­ta­dís­ti­cas glo­ba­les con­fir­man que los más pri­vi­le­gia­dos son los que se fa­vo­re­cen de ener­gía más ba­ra­ta, por­que son los que más la uti­li­zan.

Por otra par­te, al des­ti­nar in­gen­tes can­ti­da­des de dó­la­res a las sub­ven­cio­nes, se pri­va de esos re­cur­sos a áreas tam­bién es­tra­té­gi­cas pa­ra el de­sa­rro­llo de los pue­blos co­mo sa­lud, edu­ca­ción o in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Los Es­ta­dos que es­ta­ble­cen los sub­si­dios ter­mi­nan a la lar­ga ge­ne­ran­do una ma­yor y es­cla­vi­zan­te de­pen­den­cia.

Cor­tar el “cor­dón um­bi­li­cal”, por tan­to, pue­de ser do­lo­ro­so, pe­ro cuan­to más ne­ce­sa­rio. En ese mar­co, el pe­rio­do de pre­cios ba­jos re­sul­ta ser una in­va­lua­ble opor­tu­ni­dad pa­ra tal efec­to.

Con el cru­do y sus de­ri­va­dos en fa­se “de­pre­si­va”, es más fá­cil aho­ra que an­tes po­der re­du­cir de ma­ne­ra más drás­ti­ca el cos­to que las sub­ven­cio­nes de­man­dan. De es­ta ma­ne­ra los paí­ses pue­den li­be­rar re­cur­sos que in­clu­so per­mi­tan ex­plo­rar otras ener­gías me­nos con­ta­mi­nan­tes y de ma­yor sos­te­ni­bi­li­dad.

Con­ven­ga­mos en al­go, no se tra­ta de ir en con­tra de la in­dus­tria hi­dro­car­bu­rí­fe­ra, pe­ro si se tra­ta de apun­ta­lar el pro­pó­si­to mun­dial por avan­zar ha­cia un es­ce­na­rio más equi­li­bra­do y en el que se ase­gu­re un uso óp­ti­mo del mix ener­gé­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.