Ar­gen­ti­na y los per­ver­sos sub­si­dios a la ener­gía

Energy Press - - ANÁLISIS - Ál­va­ro Ríos Ro­ca So­cio Di­rec­tor de Gas Energy LA y Dri­llin­gin­fo

Los sub­si­dios pro­lon­ga­dos ter­mi­nan sien­do per­ver­sos pa­ra las so­cie­da­des. Los su­ce­si­vos go­bier­nos de nues­tra re­gión han ins­tau­ra­do o con­ser­va­do sub­si­dios, al­gu­nas ve­ces con muy sen­si­bles in­ten­cio­nes, pe­ro las más de las ve­ces en afán de vo­tos y man­te­ner­se en el po­der.

Em­pe­ro, los sub­si­dios pa­san fac­tu­ra tar­de o tem­prano. A con­ti­nua­ción un aná­li­sis de qué es­ti­mu­lan los sub­si­dios en ener­gía, los re­sul­ta­dos de apli­car­los en al­gu­nos paí­ses de nues­tra re­gión y, fi­nal­men­te, lo que acon­te­ce ac­tual­men­te en Ar­gen­ti­na por man­te­ner­los por dé­ca­da y me­dia.

CÓ­MO IM­PAC­TAN LOS SUB­SI­DIOS

Los sub­si­dios a los ener­gé­ti­cos la­men­ta­ble­men­te van con­tra to­da ten­den­cia a con­se­guir efi­cien­cia y com­pe­ti­ti­vi­dad. Cuan­do los ener­gé­ti­cos tie­nen ba­jos pre­cios, na­die los pre­ser­va y el con­su­mo es ge­ne­ral­men­te des­me­su­ra­do. No hay se­ñal pa­ra to­mar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca con se­rie­dad y el de­rro­che es el de­rro­te­ro.

Los que más se be­ne­fi­cian de los sub­si­dios son aque­llos que cuen­tan con acre­cen­ta­dos re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Las fa­mi­lias con dos o tres vehícu­los, los que via­jan cons­tan­te­men­te, los que tie­nen pis­ci­nas ca­le­fac­cio­na­das y mu­chos otros pla­ce­res de al­to con­su­mo ener­gé­ti­co. Por lo tan­to, el que me­nos tie­ne, el que an­da a pie, en bus, en me­tro, que mo­ra en una ha­bi­ta­ción, ter­mi­na sub­si­dian­do al que más re­cur­sos eco­nó­mi­cos po­see.

Su­fren las eco­no­mías de los paí­ses por­que ven de­san­grar sus ar­cas. Cuan­do to­ca rea­li­zar ajus­tes y le­van­tar sub­si­dios, las so­cie­da­des no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra re­ci­bir­los y se pro­du­cen cri­sis po­lí­ti­cas, ins­ti­tu­cio­na­les y so­cia­les muy fuer­tes, co­mo en el ca­so de Ar­gen­ti­na, que ana­li­za­re­mos más ade­lan­te.

Fuer­tes sub­si­dios a la ener­gía por pro­lon­ga­dos pe­rio­dos tam­bién lle­van a des­abas­te­ci­mien­tos, co­mo es el ca­so de Ve­ne­zue­la y Ar­gen­ti­na. Se ahu­yen­tan in­ver­sio­nes en ge­ne­ra­ción de ener­gía eléc­tri­ca y ex­plo­ra­ción de hi­dro­car­bu­ros y se ter­mi­na im­por­tan­do es­tos pro­duc­tos. Los ser­vi­cios pú­bli­cos de trans­por­te y dis­tri­bu­ción se de­te­rio­ran y no se ex­pan­den en de­tri­men­to de sus ciu­da­da­nos.

Al­gu­nos es­tu­dio­sos adu­cen que sos­te­ner pre­cios de ener­gía sub­si­dia­dos son ali­cien­tes pa­ra el de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Es­to no es cier­to, de­bi­do a que, por ejem­plo, paí­ses co­mo Chi­le, Pe­rú y Pa­ra­guay, que no han prac­ti­ca­do sub­si­dios, han li­de­ra­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en la re­gión. En­tre 2011 y 2015 el pro­me­dio del PIB fue: Chi­le 3,84%, Pe­rú 4,78% y Pa­ra­guay 4,98%. Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la, que man­tu­vie­ron ele­va­dos sub­si­dios a los pre­cios de los ener­gé­ti­cos en el mis­mo pe­rio­do, han lo­gra­do ta­sas de cre­ci­mien­to pro­me­dio del PIB de 2,93% y 0,31% res­pec­ti­va­men­te.

LOS IM­PAC­TOS EN AR­GEN­TI­NA Y OTROS PAÍ­SES CON SUB­SI­DIOS

El ca­so de Ar­gen­ti­na es pro­ba­ble­men­te el más em­ble­má­ti­co de la re­gión en es­tos días. Des­de 2001, Ar­gen­ti­na prac­ti­ca fuer­tes sub­si­dios a los pre­cios de los ener­gé­ti­cos, que lo ha trans­for­ma­do de ne­to ex­por­ta­dor a im­por­ta­dor. Las im­por­ta­cio­nes de ener­gía el 2013 lle­ga­ron a bor­dear los $us 12.000 MM, en un país que no re­quie­re im­por­tar­los, por­que los tie­ne en abun­dan­cia, los pue­de pro­du­cir y ha con­tri­bui­do a de­san­grar su eco­no­mía.

En Ar­gen­ti­na, los ser­vi­cios pú­bli­cos de trans­por­te y dis­tri- bu­ción de gas na­tu­ral y elec­tri­ci­dad es­tán de­te­rio­ra­dos, no se ex­pan­den. Exis­ten fuer­tes ra­cio­na­mien­tos de gas na­tu­ral en in­vierno y de elec­tri­ci­dad en ve­rano. Ar­gen­ti­na, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, se ha tor­na­do en el ma­yor “sub­si­dia­dor” de im­por­ta­cio­nes de ener­gía de to­da Amé­ri­ca La­ti­na. Es de­cir, im­por­ta ca­ro pa­ra ven­der ba­ra­to. En reali­dad, por lo me­nos de­be­ría pro­du­cir ca­ro pa­ra co­mer­cia­li­zar ba­ra­to y fo­men­tar in­ver­sión, em­pleo y pa­go de im­pues­tos in­ter­nos.

El nue­vo go­bierno del pre­si­den­te

des­de 2001, Ar­gen­ti­na prac­ti­ca fuer­tes sub­si­dios a los pre­cios de los ener­gé­ti­cos, que lo ha trans­for­ma­do de ne­to ex­por­ta­dor a im­por­ta­dor.

los sub­si­dios a los ener­gé­ti­cos, la­men­ta­ble­men­te, van con­tra to­da ten­den­cia a con­se­guir efi­cien­cia y com­pe­ti­ti­vi­dad.

Ma­cri es­tá tra­tan­do de co­rre­gir es­ta ano­ma­lía de le­van­tar sub­si­dios. Es­ta me­di­da an­ti­po­pu­lar es­tá de­te­rio­ran­do su cau­dal po­lí­ti­co, cau­san­do un fe­roz ma­les­tar so­cial y po­nien­do en ries­go has­ta una fu­tu­ra go­ber­na­bi­li­dad. Los ciu­da­da­nos ar­gen­ti­nos no es­tán en ca­pa­ci­dad de to­le­rar al­zas de pre­cios en­tre 300 a 500%. En el otro la­do del es­pec­tro, la eco­no­mía Ar­gen­ti­na tam­po­co pue­de se­guir so­bre­lle­van­do un cre­cien­te déficit fis­cal por im­por­ta­cio­nes y sub­si­dios de ener­gía. Bru­tal en­cru­ci­ja­da.

Los re­sul­ta­dos en Ve­ne­zue­la son desas­tro­sos y co­no­ci­dos por to­dos y no va­le la pe­na ana­li­zar­los. Ecua­dor y Bo­li­via son los otros dos paí­ses con fuer­tes sub­si­dios a sus ener­gé­ti­cos en la re­gión. En am­bos paí­ses se es­tá tra­tan­do de pa­liar los sub­si­dios con fuer­tes in­ver­sio­nes es­ta­ta­les en pro­yec­tos hi­dro­eléc­tri­cos que per­mi­tan re­em­pla­zar GLP y de­ri­va­dos del pe­tró­leo en Ecua­dor y gas na­tu­ral en Bo­li­via. Es­pe­re­mos las me­di­das sean acer­ta­das y fun­cio­nen. Con­clu­sión: Los sub­si­dios de­ben ser fo­ca­li­za­dos y de cor­to alien­to. Ca­so con­tra­rio se tor­nan per­ver­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.