La pru­den­cia de Ara­bia Sau­dí

Se an­ti­ci­pan re­cor­tes mul­ti­mi­llo­na­rios en pro­yec­tos. To­do con tal de fre­nar un dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio que tie­ne a mal traer las ar­cas ára­bes. Las me­di­das son una se­ñal de pru­den­cia en tiem­pos du­ros.

Energy Press - - EDITORIAL -

Los ára­bes son los po­ten­ta­dos del pe­tró­leo. Lo han si­do des­de que la OPEP lo­gró do­blar­le la mano al car­tel de “Las sie­te her­ma­nas” en el con­trol del mer­ca­do pe­tro­le­ro mun­dial. De eso ya va más de me­dio si­glo. Sin em­bar­go, lue­go de 27 me­ses con­ti­nuos de pre­cios de­pri­mi­dos, los “je­ques” co­mien­zan a dar se­ña­les cla­ras de que ni la bi­lle­te­ra más gor­da es ca­paz de aguan­tar por más tiem­po si no se adop­tan me­di­das de ajus­te que per­mi­tan so­por­tar has­ta que el cru­do le­van­te ca­be­za nue­va­men­te. La se­ma­na pa­sa­da, la agen­cia de no­ti­cias Bloom­berg in­for­mó que Ara­bia Sau­dí es­ta­ría eva­luan­do un re­cor­te de al me­nos 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res en pro­yec­tos, con el pro­pó­si­to de re­du­cir el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio que en 2015 se dis­pa­ró has­ta un 16% del Pro­duc­to In­terno Bru­to y que, en el me­jor de los ca­sos, se es­pe­ra que en 2017 se re­duz­ca a un 10%.

Tra­tar de re­du­cir es­te dé­fi­cit ha si­do un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za pa­ra el go­bierno sau­dí, que ya se vio en la ne­ce­si­dad de re­du­cir la sub­ven­ción a los com­bus­ti­bles y efec­tuar mi­llo­na­rios re­cor­tes de gas­tos.

La po­si­bi­li­dad de efec­tuar re­cor­tes en los pro­yec­tos im­pli­ca to­car una car­te­ra de in­ver­sio­nes va­lo­ra­da en 69.000 mi­llo­nes de dó­la­res, por lo que los pro­yec­tos que po­drían que­dar en stand by equi­val­drían a un ter­cio de di­chas in­ver­sio­nes y tras­to­ca­ría, ade­más, pre­su­pues­tos por va­rios años más.

Pa­ra al­gu­nos ex­per­tos, me­di­das de es­te ti­po se en­mar­can den­tro de un plan de su­per­vi­ven­cia en el cor­to pla­zo, mien­tras si­gan los años de co­ti­za­ción a la ba­ja.

Pa­ra el me­diano y lar­go pla­zo, el go­bierno sau­dí con­ti­núa con su plan de que la eco­no­mía más im­por­tan­te del Gol­fo de­je de de­pen­der del pe­tró­leo a tra­vés de una di­ver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, así co­mo la ven­ta de par­te de su par­ti­ci­pa­ción en la es­ta­tal Sau­dí Aram­co y la con­for­ma­ción de un mul­ti­mi­llo­na­rio fon­do so­be­rano.

A ni­vel glo­bal, las me­di­das ex­pre­sa­das ofi­cial y ex­trao­fi­cial­men­te por los ára­bes son una se­ñal de que la ines­ta­bi­li­dad pe­tro­le­ra no ha ter­mi­na­do y que es im­por­tan­te re­eva­luar has­ta los pla­nes más es­tra­té­gi­cos y so­be­ra­nos, con tal de ade­cuar­se a un pe­rio­do que, a es­tas al­tu­ras, ya no es nue­vo.

Si Ara­bia Sau­dí ha te­ni­do que adop­tar me­di­das de ese or­den, ¿cuán­to más otros paí­ses pro­duc­to­res que no tie­nen ni el po­ten­cial hi­dro­car­bu­rí­fe­ro ni la bi­lle­te­ra tan gor­da pa­ra aguan­tar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.