La in­dus­tria y los re­tos de la tran­si­ción glo­bal

Bob Fry­klund, de IHS, ha­bla so­bre los años que se vie­nen en el sec­tor ener­gé­ti­co mun­dial.

Energy Press - - PORTADA - Energy Press Redacción Cen­tral

¿Cuá­les son los nue­vos es­ce­na­rios que se abren pa­ra la in­dus­tria hi­dro­car­bu­rí­fe­ra?

La in­dus­tria es­tá atra­ve­san­do una tran­si­ción. Y la vo­la­ti­li­dad de pre­cios que te­ne­mos en la ac­tua­li­dad es par­te de esa tran­si­ción.

Lo que vi­vi­mos has­ta ha­ce po­co es lo que se co­no­ce co­mo un sú­per ci­clo, que no só­lo tie­ne que ver con el pe­tró­leo y el gas, de he­cho, en el ca­so bo­li­viano, la mi­ne­ría y to­dos los de­más re­cur­sos na­tu­ra­les han si­do par­te de él. Han si­do años de un tre­men­do cre­ci­mien­to a lo lar­go del mun­do. Sin em­bar­go, la ra­len­ti­za­ción del mer­ca­do chino y de los mer­ca­dos emer­gen­tes for­ma par­te del cam­bio que es­tá ocurriendo al­re­de­dor del pla­ne­ta.

En es­ta tran­si­ción la gen­te no es­tá pen­san­do acer­ca de los pró­xi­mos diez sino de los pró­xi­mos vein­te años y en có­mo es­ta­rá el pla­ne­ta y las de­man­das ener­gé­ti­cas. En có­mo ha­re­mos en­ton­ces pa­ra sa­car a la gen­te de la po­bre­za y re­sol­ver si­tua­cio­nes co­mo la que in­vo­lu­cra a más de 1.000 mi­llo­nes de per­so­nas sin ener­gía e in­clu­so agua po­ta­ble o sim­ple­men­te, qué ha­re­mos con el te­ma de la con­ta­mi­na­ción. En re­su­men, es un con­tex­to di­fe­ren­te al de ci­clos an­te­rio­res.

¿Qué cla­se de com­pa­ñías po­drán so­bre­vi­vir?

Es una bue­na pre­gun­ta. Y es per­ti­nen­te me­di­tar a fon­do acer­ca del mo­de­lo so­bre el cual tra­ba­ja­re­mos. Si se­re­mos un ju­ga­dor só­lo pa­ra el mer­ca­do lo­cal, en es­te ca­so Bo­li­via, o si se­re­mos uno que pre­ten­de sa­lir al ex­te­rior y tra­ba­jar en paí­ses ve­ci­nos, o si se bus­ca es­tar en el seg­men­to de los con­ven­cio­na­les o en el mer­ca­do del GNL, o qui­zás en al­go más di­ver­so. Esa es la pre­gun­ta cla­ve con la que to­dos es­tán lu­chan­do aho­ra mis­mo.

¿Y en el ca­so es­pe­cí­fi­co de las com­pa­ñías na­cio­na­les?

Exis­te un par de mo­de­los que las em­pre­sas pe­tro­le­ras na­cio­na­les adop­tan. Se ha vis­to a la gran ma­yo­ría bá­si­ca­men­te apor­tan­do di­vi­den­dos a los go­bier­nos. Y en al­gu­nos ca­sos pro­veen has­ta más del 90% de los in­gre­sos pa­ra los Es­ta­dos, con lo que se im­pul­sa los pro­gra­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos.

Sin em­bar­go, eso es­tá cam­bian­do en la ac­tua­li­dad, par­tien cu­lar­men­te en lu­ga­res don­de exis­ten hí­bri­dos co­mo Mé­xi­co y Bra­sil, don­de hay deu­das enor­mes pa­ra las em­pre­sas, las que se en­cuen­tran en un di­le­ma, por­que la can­ti­dad de di­ne­ro que de­ben pa­gar al go­bierno si­gue au­men­tan­do, pe­ro la can­ti­dad de di­ne­ro que tie­nen pa­ra in­ver­tir, no. Por lo que el mo­de­lo es­tá sien­do re­vi­sa­do.

Por otro la­do, exis­te otro as­pec­to re­fe­ri­do a com­pa­ñías es­ta­ta­les que han sa­li­do afue­ra y no han te­ni­do su­fi­cien­te éxi­to. Y por tan­to, sus ac­cio­nis­tas, sea la po­bla­ción o sea una per­so­na par­ti­cu­lar que com­pró una ac­ción en el mer­ca­do abier­to, co­mo in­ver­sio­nis­tas en com­pa­ñías pú­bli­cas vie­nen di­cien­do: ¿Al­guien sa­be qué es­ta­mos lo­gran­do con nues­tra in­ver­sión? Eso es­tá oca­sio­nan­do que las em­pre­sas co­mien­cen a re­pen­sar su mo­de­lo.

En­ton­ces, pien­so que en es­te mo­men­to es­ta­mos lu­chan­do con la idea de có­mo se­rán per­ci­bi­das las em­pre­sas en los si­guien­tes 10, 20 o más años. Las com­pa­ñías ne­ce­si­tan en­fo­car­se en for­mas más in­no­va­do­ras. ¿Có­mo se pue­de fo­men­tar una ma­yor in­no­va­ción? ¿Có­mo se pue­de de­le­gar más res­pon­sa­bi­li­da­des? ¿Có­mo de­mos­trar­le a los ac­cio­nis­tas, sea la po­bla­ción o un in­ver­sio­nis­ta pri­va­do, que su in­ver­sión es­tá yen­do bien?

Las mé­tri­cas es­tán cam­bian­do. El vo­lu­men ya no es más una mé­tri­ca acep­ta­ble. No­so­tros so­lía­mos mi­rar las co­sas ba­sa­das en el cre­ci­mien­to, cuán­ta más pro­duc­ción con­se­guías ca­da año, me­jor. Pe­ro eso no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca va­lor. Tam­bién so­lía­mos en­fo­car­nos en ser más gran­des, de­bías ser gran­de pa­ra ga­nar. Pe­ro ese tam­po­co es, ne­ce­sa­ria­men­te, el ca­so. En­ton­ces, el mun­do com­ple­to de la mé­tri­ca con el que juz­ga­mos la in­dus­tria es­tá cam­bian­do.

Por tan­to, las com­pa­ñías que lo­gren sa­lir de es­to se­rán las que sean ca­pa­ces de adap­tar­se rá­pi­da­men­te y que ar­ti-

cu­len una vi­sión que va­ya en lí­nea con las in­te­rro­gan­tes que es­tos tiem­pos plan­tean y que lis­te an­te­rior­men­te.

¿Cuán­tos años más se de­be es­pe­rar pre­cios ba­jos?

En esen­cia esa pre­gun­ta tie­ne dos par­tes, una re­fe­ri­da al pe­tró­leo y otra li­ga­da al gas. En el ca­so de los lí­qui­dos co­men­za­re­mos a ver un re­ba­lan­ceo más cer­ca del pró­xi­mo año, cuan­do la de­man­da em­pie­ce a ele­var­se. Se es­tá to­man­do tiem­po y eso es nor­mal. Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, reac­cio­nó muy dis­tin­to de lo que la gen­te pen­sa­ba. Los ope­ra­do­res fue­ron mu­cho más rá­pi­dos y fle­xi­bles pa­ra adap­tar­se. Las per­fo­ra­cio­nes se vol­vie­ron más efi­cien­tes y fue­ron ca­pa­ces de cam­biar el jue­go y lle­var­lo mu­cho más allá. Eso man­tu­vo las co­sas un po­co en re­ba­lan­ceo, así co­mo exis­te un con­ti­nuo cre­ci­mien­to en los cos­tos ope­ra­ti­vos de paí­ses co­mo Ara­bia o Irán, lo que tam­bién con­tri­bu­ye a que las co­sas va­yan más len­tas, acom­pa­ña­do al he­cho de que es­ta­mos en un ba­che eco­nó­mi­co a ni­vel mun­dial.

Por lo ge­ne­ral, el ac­to de ba­lan­ce tra­di­cio­nal pa­sa por una de­man­da más fuer­te, co­mo so­lía ser en el pa­sa­do. La au­sen­cia de es­ta si­tua­ción ha­ce que el re­equi­li­brio de­bie­ra co­men­zar el pró­xi­mo año, cuan­do ten­dría­mos que es­pe­rar un ma­yor ja­lón de la de­man­da. Los pre­cios em­pe­za­rán a es­ta­bi­li­zar­se y su­bir, pe­ro no se dis­pa­ra­rán por­que los paí­ses emer­gen­tes no es­tán cre­cien­do y en otras na­cio­nes las co­sas tam­bién van len­tas.

¿Y en el ca­so del gas na­tu­ral?

Cuan­do uno mi­ra al gas ve un jue­go di­fe­ren­te. Te­ne­mos tan­to gas en el mun­do que con su fun­cio­na­li­dad, co­mo el GNL, pue­de que to­me más tiem­po pa­ra el re­ba­lan­ceo. Una vez más to­do es­to es­tá li­ga­do a la eco­no­mía. Ha­ce un tiem­po Chi­na re­ven­dió al­gu­nos de los car­ga­men­tos de GNL pro­ve­nien­tes de Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia. Han ha­bi­do otros paí­ses de Asia que han to­ma­do la mis­ma me­di­da. Por tan­to, es ne­ce­sa­rio ter­mi­nar es­te re­ba­lan­ceo que to­ma­rá un po­co más de tiem­po, lo que pue­de re­que­rir unos cin­co años más.

Esa es la ra­zón por la cual en Bo­li­via exis­te una preo­cu­pa­ción cen­tral acer­ca de la caí­da de los pre­cios y el in­gre­so, por ejem­plo, de GNL al mer­ca­do Ar­gen­tino, que aun­que es­tá a un pre­cio su­pe­rior, aho­ra es más ac­ce­si­ble que an­tes, cuan­do el gas bo­li­viano cos­ta­ba al­re­de­dor de 7 dó­la­res el mi­llón de BTU mien­tras el GNL es­ta­ba por los 18 dó­la­res. Por con­si­guien­te, esa es la ame­na­za que aho­ra de­be en­fren­tar Bo­li­via, que los paí­ses im­por­ta­do­res pue­dan ver al GNL más fa­vo­ra­ble que los ga­so­duc­tos.

Bo­li­via apun­ta a ser el cen­tro ener­gé­ti­co del con­ti­nen­te ¿El país reúne las con­di­cio­nes pa­ra ser­lo?

Bo­li­via siem­pre tu­vo los re­cur­sos que pues­tos en una bue­na po­si­ción pue­den per­mi­tir al país ser uno de los lí­de­res re­gio­na­les en ener­gía. De­fi­ni­ti­va­men­te es una po­si­bi­li­dad. Sin em­bar­go, hay que to­mar en cuen­ta que hay mu­cho mo­vi­mien­to de pie­zas. En Ar­gen­ti­na co­men­za­rán a desa­rro­llar el sha­le gas, lo que les ayu­da­rá a ir ha­cia ade­lan­te. Y de se­gu­ro Uru­guay y Pa­ra­guay po­drían ser muy bue­nos mer­ca­dos. Pe­rú tam­bién tie­ne po­ten­cial pa­ra ex­plo­rar. Aún con to­do, no es di­fí­cil dar­se cuen­ta que Bo­li­via es un ju­ga­dor fuer­te en la re­gión.

BOB FRY­KLUND IHS INC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.