San­di, un pin­tor fue­ra de se­rie

Hay que ver sus obras, aun­que só­lo las ex­pon­ga seis ho­ras por se­ma­na (miér­co­les y jue­ves, de 17 a 20, ave­ni­da Vi­lla­rroel es­qui­na pa­sa­je Es­tra­da, pi­so 14), el dis­fru­te es­té­ti­co po­co co­mún es se­gu­ro.

Los Tiempos - Doble Click - - Portada - VE­Ró­NI­CA WEISE VAR­GAS

San­di es un hom­bre li­bre en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra, un ar­tis­ta que no se detiene an­te nin­gún obs­tácu­lo ni pre­con­cep­to. En ese sen­ti­do, hon­ra el prin­ci­pio más sus­tan­cial del ar­te: sin li­ber­tad no hay descubrimiento, in­da­ga­ción, apro­pia­ción, de­cons­truc­ción; sin li­ber­tad no exis­te la po­si­bi­li­dad del ar­te.

La re­tros­pec­ti­va de su obra mues­tra el re­co­rri­do de su ca­mino artístico y tam­bién, por de­fec­to, el de su vi­da per­so­nal. Nos da el pri­vi­le­gio de apro­piar­nos, a pri­me­ra vis­ta, de un pro­ce­so de apren­di­za­je que ya lle­va dos dé­ca­das de tra­ba­jo incisivo y de­ter­mi­na­do, que im­pli­ca una in­mer­sión en di­ver­si­dad téc­ni­cas —grabado, mo­no­ti­pia, óleo, acrí­li­co, acua­re­la, pas­tel, gra­fi­to— y es­ti­los: na­tu­ra­lis­mo, pai­sa­je, fi­gu­ra­ción, abs­trac­ción, sin­te­tis­mo, ex­pre­sio­nis­mo, etc.

To­do ello, a par­tir de un in­ci­pien­te ini­cio en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de La Paz, has­ta lle­gar a un ar­te de con­te­ni­do, y una maes­tría téc­ni­ca ad­qui­ri­da a tra­vés de un ex­ten­so y ar­duo pro­ce­so de in­da­ga­ción y ex­pe­ri­men­ta­ción.

Un pro­ce­so de in­da­ga­ción que se evi­den­cia en los va­rios seu­dó­ni­mos­con­los­que­fir­ma­sus­cua­dros,du­ran­te­los­pri­me­ro­sa­ños: una ver­da­de­ra bús­que­da de su iden­ti­dad de ar­tis­ta. Sus úl­ti­mas obras, que os­ci­lan en­tre el ex­pre­sio­nis­mo y la abs­trac­ción, po­seen ya la con­cre­ción de un len­gua­je per­so­nal y una te­má­ti­ca que lo ca­rac­te­ri­zan co­mo un ar­tis­ta ma­du­ro.

Ex­pre­sio­nis­mo

Si bien es un ar­tis­ta ecléc­ti­co en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra, el ex­pre­sio­nis­mo do­mi­na su obra ac­tual. Un ex­pre­sio­nis­mo que os­ci­la en­tre la fi­gu­ra­ción y la abs­trac­ción, en­tre la re­duc­ción ana­lí­ti­ca com­ple­ja a la más bá­si­ca ex­pre­sión del ges­to gro­tes­co.

Su más re­cien­te obra es un ho­me­na­je a dos gran­des fi­gu­ras del ex­pre­sio­nis­mo ame­ri­cano: Wi­llem De Koo­ning y Jean Mi­che­lle Bas­quiat. Es el li­bre al­be­drío que lo ca­rac­te­ri­za y lo iden­ti­fi­ca, en su obra en ge­ne­ral, y es­pe­cial­men­te en es­ta úl­ti­ma eta­pa.

Lo ur­bano

El ar­te ur­bano, la ciu­dad, la téc­ni­ca del sten­cil, el ae­ro­sol y la tec­no­lo­gía son par­te cons­ti­tu­ti­va de su tra­ba­jo, apa­re­ce en sus es­ce­na­rios so­ca­van­do las tra­di­cio­nes, a mo­do de de­cons­truc­ción de­sen­fa­da­da. Es esen­cial­men­te en la téc­ni­ca don­de lo ur­bano se ma­ni­fies­ta an­te to­do, pe­ro tam­bién en el con­cep­to de apro­pia­ción irre­ve­ren­te de imá­ge­nes que con­vi­ven unas con otras sin nin­gún pu­dor, re­fle­jo de las ciu­da­des del si­glo XXI.

Y hay una eta­pa en la que San­di se su­mer­ge en una fre­né­ti­ca pro­duc­ción. An­te cir­cuns­tan­cias com­ple­jas y ago­bian­tes de su vi­da per­so­nal, en­cuen­tra ahí ali­vio y li­be­ra­ción. El car­tón y los ma­te­ria­les de uso ma­si­vo via­bi­li­zan flui­da­men­te la con­cre­ción de es­ta ex­pe­rien­cia en cien­tos de obras di­se­mi­na­das por la ciu­dad.

Fi­nal­men­te, San­di con­quis­ta, des­cu­bre, ex­plo­ra y ex­pe­ri­men­ta la "con­quis­ta, descubrimiento, ex­plo­ra­ción y ex­pe­ri­men­ta­ción" que por de­fi­ni­ción y ex­pe­rien­cia lla­ma­mos "ar­te". Co­mo di­jo un día An­dré Bre­ton re­fi­rién­do­se al ar­te mo­derno: "La be­lle­za se­rá con­vul­si­va o no se­rá".

HER­NáN ANDIA

Cho­las. San­di y su ver­sión de las mu­je­res de po­lle­ra en el es­ti­lo de Koo­ning, un ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se.

HER­NáN ANDIA

Ta­ller. El ar­tis­ta ex­pli­ca una obra en pleno pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.