La crí­ti­ca si­gue ha­blan­do de “Eu­ge­nia” .

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - FER­NAN­DO MO­LI­NA Pe­rio­dis­ta

Bor­ges ima­gi­nó unos ma­pas tan mi­nu­cio­sos y per­fec­tos que fue­ran idén­ti­cos a la reali­dad que re­tra­ta­ban. La bús­que­da de es­ta com­ple­ti­tud tan im­po­si­ble co­mo in­ne­ce­sa­ria pue­de ser una de las vías del rea­lis­mo. Di­ga­mos Bal­zac y la “Co­me­dia Hu­ma­na”. Otra vía, que prac­ti­có Emi­lio Zo­la y el na­tu­ra­lis­mo, es el aná­li­sis so­cial: en es­te ca­so el rea­lis­mo se en­fo­ca en los que su­po­ne son los fun­da­men­tos de la so­cie­dad. Por ejem­plo, “Chu­quia­go” de An­to­nio Eguino. Tam­bién es­tá la de­ri­va mo­ra­lis­ta de es­ta pos­tu­ra: el rea­lis­mo so­cia­lis­ta. Jorge San­ji­nés en “In­sur­gen­tes”. Aun­que hay que ad­mi­tir que to­do rea­lis­mo es mo­ra­lis­ta: re­fle­ja pa­ra de­nun­ciar o pa­ra sa­nar a tra­vés de la ver­dad. Es­ta enu­me­ra­ción se cie­rra con el rea­lis­mo mi­ni­ma­lis­ta o in­ti­mis­ta. Aquí es don­de se ins­cri­be “Eu­ge­nia”, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Mar­tín Bou­locq. Es­te sub­gé­ne­ro se pro­po­ne ha­cer un ma­pa, no de los vas­tos territorios y las gran­des ri­que­zas que es­tos con­tie­nen, ni de las re­vo­lu­cio­nes o las ba­ta­llas, ni de las cla­ses y sus lu­chas, ni de los ima­gi­na­rios so­cia­les, sino de al­go bas­tan­te dis­tin­to: la su­ce­sión de los pe­que­ños he­chos y de las gra­dua­les trans­for­ma­cio­nes que com­po­nen la vi­da. Por eso no es in­te­lec­tual, sino poé­ti­co; se en­car­ni­za en la be­lle­za y en la iró­ni­ca ex­tra­ñe­za de lo co­ti­diano, allí don­de re­si­de una ver­dad ma­yor que la que pue­de ob­te­ner­se por me­dios con­cep­tua­les. Es­te rea­lis­mo bus­ca, “a la Berg­son”, su­mer­gir­se en el con­ti­nuum de la exis­ten­cia sin al­te­rar su flu­jo o su to­ta­li­dad me­dian­te re­cor­tes, reor­de­na­mien­tos, elip­sis o si­nop­sis. Di­ga­mos que fun­cio­na co­mo lo ha­ría una mir­me­co­lo­gía que fue­ra in­di­fe­ren­te al hor­mi­gue­ro, su es­truc­tu­ra, su fun­cio­na­mien­to, y en cam­bio se ocu­pa­ra de se­guir a una hor­mi­ga en sus afa­nes, des­de la ma­ña­na has­ta la no­che, pa­ra mos­trar­la co­mo sím­bo­lo de to­das sus con­gé­ne­res.

“Eu­ge­nia” es rea­lis­ta. Re­tra­ta las vi­ci­si­tu­des que atra­vie­sa Eu­ge­nia ( muy bien re­pre­sen­ta­da por An­drea Cam­po­no­vo) lue­go de su di­vor­cio de un hom­bre vio­len­to, su fu­ga de Ta­ri­ja a Co­cha­bam­ba, don­de vi­ve su pa­dre, un ex­gue­rri­lle­ro que tie­ne un ma­tri­mo­nio com­pli­ca­do con una mu­jer bas­tan­te más jo­ven, y don­de Eu­ge­nia tra­ta de es­tu­diar y ga­nar­se la vi­da. En­tre­tan­to, re­ci­be la in­vi­ta­ción de un cu­rio­so ci­neas­ta ( qui­zá el úni­co “per­so­na­je” en el sen­ti­do de “ser fic­ti­cio” de la pe­lí­cu­la) pa­ra in­ter­pre­tar el pa­pel de “Ta­nia la gue­rri­lle­ra” en una im­pro­ba­ble “pe­lí­cu­la den­tro de la pe­lí­cu­la”, que, jun­to con sus sue­ños, cum­ple el pa­pel de am­pli­fi­car la reali­dad abor­da­da por el re­la­to. Es­tos dos mo­men­tos — el me­ta­ci­ne­ma­to­grá­fi­co y el oní­ri­co— con­ce­den pro­fun­di­dad tem­po­ral y es­pa­cial a una na­rra­ción que sin ellos se­ría úni­ca­men­te la bi­tá­co­ra de una mu­dan­za.

No ne­ce­si­to de­cir que el rea­lis­mo nun­ca lo­gra sus ob­je­ti­vos: aun­que pre­ten­da ac­ce­der a la reali­dad di­rec­ta­men­te, no pue­de pres­cin­dir — por­que es­to es im­po­si­ble— de la me­dia­cio­nes in­ter­pre­ta­ti­vas, tan per­ti­na­ces en él co­mo en la fic­ción pu­ra y du­ra. Eso sí, los re­cor­tes y los reor­de­na­mien­tos del rea­lis­mo no se guían por la bus­ca de ame­ni­dad y ori­gi­na­li­dad, sino por la bus­ca de sig­ni­fi­ca­ción y ve­ra­ci­dad. De ahí que las bue­nas películas rea­lis­tas no re­sul­ten tan en­tre­te­ni­das co­mo las bue­nas películas ima­gi­na­rias, pe­ro en cam­bio sean más en­tra­ña­bles y ten­gan más que de­cir a los es­pec­ta­do­res so­bre ellos mis­mos. Pa­ra lo­grar su

La úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Mar­tín Bou­locq su­peró el ries­go que le ace­cha­ba des­de su pro­pio guion gra­cias a la su­ti­le­za de su pues­ta en es­ce­na, y a la am­bi­güe­dad y con­ten­ción de sus si­tua­cio­nes, que son ex­tra­or­di­na­rios me­ca­nis­mos de re­sig­ni­fi­ca­ción de lo ma­ni­do.

pro­pó­si­to, Bou­locq par­te de un mal si­tio: un guion lleno de es­te­reo­ti­pos ( pa­dre ex­gue­rri­lle­ro, ci­neas­ta “chan­ta”, ami­go gay, cine den­tro del cine, re­fe­ren­cia a Ta­nia, a Si­mo­ne de Beau­voir, a Ma­ría Ga­lin­do, etc.) y de cli­chés ( ren­cor hi­jas­tra- ma­dras­tra, bi­no­mio em­ba­ra­zo- abor­to, les­bia­nis­mo). Qui­zá Bou­locq pen­só que, co­mo una vez di­jo Os­car Wil­de, la reali­dad imi­ta al ar­te. Lo cier­to es, sin em­bar­go, que los es­te­reo­ti­pos im­pi­den el co­no­ci­mien­to o la re­crea­ción. “Eu­ge­nia” pu­do ha­ber­se arrui­na­do, pe­ro al fi­nal es­ta po­si­bi­li­dad ter­mi­nó sien­do con­ju­ra­da. Tal es, pa­ra mí, el mis­te­rio por re­sol­ver: ¿ có­mo un guion tan ele- men­tal pu­do con­ver­tir­se en una obra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de en­ti­dad in­du­da­ble?

Mi res­pues­ta es que “Eu­ge­nia” su­peró el ries­go que le ace­cha­ba des­de su pro­pio guion gra­cias a la su­ti­le­za de su pues­ta en es­ce­na, y a la am­bi­güe­dad y con­ten­ción de sus si­tua­cio­nes, que, al con­tra­rio de lo que pu­die­ra pa­re­cer, son ex­tra­or­di­na­rios me­ca­nis­mos de re­sig­ni­fi­ca­ción de lo ma­ni­do. A gui­sa de ejem­plo quie­ro men­cio­nar la es­ce­na en que Eu­ge­nia en­tra a la sa­la don­de su ma­dras­tra ( Ale­jan­dra Lan­za) es­tá to­man­do el té con sus ami­gas: la cá­ma­ra fil­ma a la ma­dras­tra y, ses­ga­da­men­te, a Eu­ge­nia y una es­qui­na de la mesa, mien­tras se oyen las vo­ces de las ami­gas que cri­ti­can a la chi­ca y ¿ a la ma­dras­tra?; la es­ce­na ter­mi­na con un lar­go pri­mer plano del ros­tro de Lan­za. Es­tas ma­nio­bras lo­gran neu­tra­li­zar al cli­ché com­ple­ta­men­te. Con es­tas téc­ni­cas, con ha­bi­li­dad in­tui­ti­va, con buen gus­to, Bou­locq lo­gra dar­le “vi­da ver­da­de­ra” a su crea­ción. “Eu­ge­nia” pa­sa a ser una fá­bu­la poé­ti­ca so­bre una mu­jer po­si­ble o qui­zá im­po­si­ble, que dis­cu­rre dis­cre­ta­men­te y nos enamo­ra. “Fá­bu­la poé­ti­ca”, lo que sig­ni­fi­ca que lo­gra car­gar al ar­te de reali­dad y a la reali­dad, de ar­te. Bou­locq po­see una po­ten­te ima­gi­na­ción vi­sual. Tie­ne es­ti­lo, así sea uno in­flui­do por las van­guar­dias eu­ro­peas. Cam­po­no­vo es con­vin­cen­te y ca- ris­má­ti­ca. Ca­si to­das las in­ter­pre­ta­cio­nes me­re­cen nues­tro aplau­so. Los mo­men­tos de hu­mor son sutiles y tie­nen en­can­to. En fin… por la se­rie­dad de sus pro­pó­si­tos y el cau­dal de sus ta­len­tos, es­ta pe­lí­cu­la es­tá por de­lan­te de mu­chas otras que se han he­cho en el país. “Eu­ge­nia” no ter­mi­na, sim­ple­men­te se in­te­rrum­pe en un mo­men­to — a mi jui­cio re­la­ti­va­men­te ar­bi­tra­rio— del de­sen­vol­vi­mien­to del per­so­na­je. Se­gu­ra­men­te se tra­ta de un de­fec­to. Aris­tó­te­les re­co­men­da­ba que ca­da obra tu­vie­ra clí­max. No nos agra­da sa­lir de la sa­la con la sensación de que he­mos si­do víc­ti­mas de una ar­bi­tra­rie­dad ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Sin em­bar­go, és­te es a mi jui­cio un ( d) efec­to inevi­ta­ble des­de el mo­men­to en que Bou­locq de­ci­die­ra fil­mar la “reali­dad”. Ex­cep­to en el sexo, una co­sa co­mo “clí­max” no exis­te en la vi­da. Pa­ra ser com­ple­ta­men­te fiel a su pro­yec­to, “Eu­ge­nia” no po­día te­ner clí­max ( Mauricio Sou­za es­cri­bió que Bou­locq fuer­za uno al fi­nal, pe­ro yo no lo sen­tí así; pa­ra mí el fil­me aca­ba en ese mo­men­to igual que podría ha­ber­lo he­cho en cual­quier otro). Lo ideal pa­ra es­ta pe­lí­cu­la, lo que la hu­bie­ra acer­ca­do a la per­fec­ción, ha­bría si­do se­guir a su pro­ta­go­nis­ta con la mis­ma par­si­mo­nia du­ran­te años, has­ta que ella se ex­tin­guie­ra y con ello re­ve­la­ra el úni­co fi­nal ad­mi­si­ble pa­ra el re­la­to de su vi­da.

Ac­triz. An­drea Cam­po­no­vo es la pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la que se man­tu­vo en las sa­las de cine has­ta la se­ma­na pa­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.