Karl Marx, un gran pen­sa­dor. Se­pa­ra­ta

“Las cla­ses tra­ba­ja­do­ras si­guen su­mi­das en la po­bre­za mien­tras a su al­re­de­dor cre­ce la ri­que­za; son mi­se­ra­bles en­tre tan­to lu­jo”

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - Tex­to: R. Lan­dor

Cuan­do el co­rres­pon­sal del New York World, R Lan­dor, en­tre­vis­ta a Karl Marx ( 1818 - 1883) en Londres, pro­me­dia­ba el año 1871 y por en­ton­ces la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res ( AIT), que el fi­ló­so­fo li­de­ra­ba des­de su Con­se­jo Ge­ne­ral, ya des­per­ta­ba res­que­mo­res en Go­bier­nos y la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal de Eu­ro­pa. De he­cho, unos me­ses an­tes ha­bía te­ni­do lu­gar en Fran­cia la re­vuel­ta de la Co­mu­na de París, un mo­vi­mien­to li­de­ra­do por tra­ba­ja­do­res que ha­bía to­ma­do el con­trol de la ca­pi­tal fran­ce­sa du­ran­te más de dos me­ses, im­pul­san­do me­di­das que fa­vo­re­cían a la cla­se obre­ra. De­trás de es­te mo­vi­mien­to, se de­nun­cia­ba la in­fluen­cia de la AIT y bue­na par­te de la en­tre­vis­ta de Lan­dor bus­ca de­ter­mi­nar qué lazos exis­tían en­tre la or­ga­ni­za­ción y la re­vuel­ta pa­ri­si­na.

Si bien el fi­ló­so­fo ale­mán ya ha­bía lla­ma­do la aten­ción del mun­do al pu­bli­car “El ca­pi­tal” ( 1867), en es­ta en­tre­vis­ta mues­tra su fa­ce­ta más po­lí­ti­ca, de­jan­do en­tre­ver el ner­vio­sis­mo que sus ideas ha­bían ge­ne­ra­do en el es­ta­blish­ment. Por mo­men­tos, Marx de­ja en­tre­ver que se sien­te ba­jo ata­que y re­ve­la mu­cha ha­bi­li­dad pa­ra no mos­trar to­das las car­tas de su es­tra­te­gia de ex­pan­sión po­lí­ti­ca que no ocul­ta co­mo ob­je­ti­vo de­po­si­tar el po­der en el pro­le­ta­ria­do.

An­tes de co­men­zar el diá­lo­go, Lan­dor ex­pli­ca los mo­ti­vos de la en­tre­vis­ta e in­clu­so men­cio­na la pre­sen­cia de otro hom­bre en la char­la que mu­chos su­po­nen que era el mis­mo Frie­drich En­gels. Pe­ro el pe­rio­dis­ta tam­bién re­ga­la un re­tra­to del am­bien­te que ro­dea a es­tos re­vo­lu­cio­na­rios ale­ma­nes y no de­ja de des­ti­lar iro­nía: “De­bo se­ña­lar que ( Marx) nun­ca ha si­do un tra­ba­ja­dor en el sen­ti­do ha­bi­tual del término. Su en­torno y apa­rien­cia son los de un hom­bre de cla­se me­dia al uso. El sa­lón en el que fui re­ci­bi­do la no­che de la en­tre­vis­ta ha­bría po­di­do ser el agra­da­ble re­fu­gio de un prós­pe­ro corredor de bolsa que hu­bie­se de­mos­tra­do ya su com­pe­ten­cia y es­tu­vie­ra aho­ra en­fras­ca­do en la ta­rea de amasar su for­tu­na”. La im­por­tan­cia de es­te do­cu­men­tos pe­rio­dís­ti­co tie­ne la gran vir­tud de qui­tar a Marx del bron­ce y mos­trar­lo más hu­mano, me­nos teó­ri­co y más po­lí­ti­co.

( En­tre­vis­ta ju­lio de 1871)

Me han pe­di­do us­te­des que ave­ri­güe al­go acer­ca de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal ( 1) y eso es lo que he in­ten­ta­do ha­cer. En es­te mo­men­to, la em­pre­sa re­sul­ta di­fí­cil. Londres es, sin lu­gar a du­das, el cuar­tel ge­ne­ral de la Aso­cia­ción, pe­ro los in­gle­ses es­tán ate­mo­ri­za­dos y hue­len a In­ter­na­cio­nal por to­das par­tes, del mis­mo mo­do que el rey Ja­mes olía pól­vo­ra tras la fa­mo­sa con­ju­ra. La con­cien­cia de la Aso­cia­ción ha cre­ci­do na­tu­ral­men­te jun­to con las sos­pe­chas de la opi­nión pú­bli­ca; y si quie­nes la li­de­ran tie­nen al­gún se­cre­to que guar­dar, son el ti­po de hom­bres que sa­ben guar­dar­lo bien. Me he pues­to en con­tac­to con dos de sus miem­bros más des­ta­ca­dos, he ha­bla­do li­bre­men­te con uno de ellos y aquí les ofrez­co lo sus­tan­cial de nues­tra con­ver­sa­ción. En un as­pec­to, he sa­tis­fe­cho mis du­das: se tra­ta de una au­tén­ti­ca aso­cia­ción de tra­ba- ja­do­res, aun­que esos tra­ba­ja­do­res es­tén di­ri­gi­dos por teó­ri­cos so­cia­les y po­lí­ti­cos per­te­ne­cien­tes a otra cla­se. Un hom­bre con el que me reuní, uno de los lí­de­res del Con­se­jo, es­tu­vo sen­ta­do en su ban­co de tra­ba­jo du­ran­te toda nues­tra en­tre­vis­ta, e in­te­rrum­pía de cuan­do en cuan­do su con­ver­sa­ción con­mi­go pa­ra re­ci­bir que­jas — for­mu­la­das en un tono no pre­ci­sa­men­te ama­ble— de cual­quie­ra de los mu­chos maes­tri­llos pa­ra los que tra­ba­ja­ba, que ron­da­ban por allí. Ha­bía vis­to a ese mis­mo hom­bre pro­nun­ciar en pú­bli­co elo­cuen­tes dis­cur­sos, ins­pi­ra­dos, pa­sa­je a pa­sa­je, por la ener­gía del odio ha­cia aque­llas cla­ses que se lla­man a sí mis­mas di­ri­gen­tes. Com­pren­dí sus so­fla­mas tras echar un vis­ta­zo a la vi­da co­ti­dia­na del ora­dor. No po­día me­nos que te­ner la sensación de que dis­po­nía de ce­re­bro más que su­fi­cien­te pa­ra or­ga­ni­zar un Go­bierno fun­cio­nal y, aun así, se veía obli­ga­do a de­di­car su vi­da al re­pug­nan­te desem­pe­ño de una ta­rea me­ra­men­te me­cá­ni­ca. Era un hom­bre or­gu­llo­so y sen­si­ble, pe­ro ca­da tres por cua­tro se veía obli­ga­do a res­pon­der con una res­pe­tuo­sa in­cli­na­ción a un gru­ñi­do y con una son­ri­sa a una or­den que re­fle­ja­ba apro­xi­ma­da­men­te el mis­mo ni­vel de cor­te­sía que el que mues­tra un ca­za­dor ha­cia su pe­rro. Ese hom­bre me per­mi­tió en­tre­ver una fa­ce­ta de la na­tu­ra­le­za de la In­ter­na­cio­nal, la del en­fren­ta­mien­to en­tre tra­ba­jo y ca­pi­tal, en­tre el obre­ro que pro­du­ce y el in­ter­me­dia­rio que dis­fru­ta. Allí es­ta­ba la mano que se aba­ti­ría implacable cuan­do lle­ga­ra el mo­men­to y, por lo que se re­fie­re al ce­re­bro pla­ni­fi­ca­dor, creo que tu­ve oca­sión de co­no­cer­lo en mi en­tre­vis­ta con el doc­tor Karl Marx.

Karl Marx es un doc­tor ale­mán en Fi­lo­so­fía do­ta­do de esa ex­ten­sa eru­di­ción ger­má­ni­ca pro­duc­to tan­to de los li­bros co­mo de la ob­ser­va­ción del mun­do. De­bo se­ña­lar que nun­ca ha si­do un tra­ba­ja­dor en el sen­ti­do ha­bi­tual del término. Su en­torno y apa­rien­cia son los de un hom­bre de cla­se me­dia al uso. El sa­lón

en el que fui re­ci­bi­do la no­che de la en­tre­vis­ta ha­bría po­di­do ser el agra­da­ble re­fu­gio de un prós­pe­ro corredor de bolsa que hu­bie­se de­mos­tra­do ya su com­pe­ten­cia y es­tu­vie­ra aho­ra en­fras­ca­do en la ta­rea de amasar su for­tu­na. Era la con­for­ta­bi­li­dad per­so­ni­fi­ca­da, el apar­ta­men­to de un hom­bre de buen gus­to y si­tua­ción desaho­ga­da, pe­ro sin na­da que re­fle­ja­ra par­ti­cu­lar­men­te la per­so­na­li­dad de su pro­pie­ta­rio. Con to­do, un her­mo­so ál­bum de vis­tas del Rin que ha­bía so­bre la mesa da­ba una pis­ta so­bre su na­cio­na­li­dad. Es­cu­dri­ñé cau­te­lo­sa­men­te el in­te­rior de un ja­rrón que ha­bía en una me­si­ta au­xi­liar en bus­ca de una bom­ba. Agu­cé el ol­fa­to por si per­ci­bía al­gún olor a pe­tró­leo, pe­ro só­lo olía a ro­sas. Re­tro­ce­dí ca­si a hur­ta­di­llas has­ta mi asien­to y me sen­té, ta­ci­turno, a es­pe­rar lo peor. Ha en­tra­do, me ha sa­lu­da­do cor­dial­men­te y es­ta­mos sen­ta­dos fren­te a fren­te. Sí, es­toy té

te- á- té­te con la en­car­na­ción de la re­vo­lu­ción, con el au­tén­ti­co fun­da­dor y guía es­pi­ri­tual de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal, con el au­tor de un dis­cur­so que le di­ce al ca­pi­tal que si le de­cla­ra la gue­rra a los tra­ba­ja­do­res no pue­de me­nos que es­pe­rar que la ca­sa ar­da has­ta los ci­mien­tos. En po­cas pa­la­bras, me en­cuen­tro fren­te a fren­te con el apo­lo­ge­ta de la Co­mu­na de París. ¿ Re­cuer­dan el bus­to de Só­cra­tes, aquel hom­bre que pre­fi­rió mo­rir an­tes que creer en los dio­ses de su tiem­po, aquel hom­bre de fren­te des­pe­ja­da y her­mo­so per­fil mez­qui­na­men­te re­ma­ta­do por una es­pe­cie de gan­cho hen­di­do que ha­cía las ve­ces de na­riz? Ima­gi­nen ese bus­to, pón­gan­le una bar­ba os­cu­ra sal­pi­ca­da aquí y allá por pin­ce­la­das de gris. Se­gui­da­men­te, unan esa ca­be­za a un tron­co cor­pu­len­to pro­pio de un hom­bre de es­ta­tu­ra me­dia y ten­drán an­te us­te­des al doc­tor Marx. Si cu­bren con un ve­lo la par­te su­pe­rior de su ros­tro po­drían es­tar en pre­sen­cia de un miem­bro na­to de la jun­ta pa­rro­quial pro­tes­tan­te. Si de­jan al des­cu­bier­to su ras­go más esen­cial, su in­men­so ce­ño, sa­brán de in­me­dia­to que se en­cuen­tran fren­te a la más for­mi­da­ble con­jun­ción de fuer­zas: un so­ña­dor que pien­sa, un pen­sa­dor que sue­ña. Otro ca­ba­lle­ro acom­pa­ña­ba al doc­tor Marx, y ca­si me atre­ve­ría a de­cir que tam­bién era ale­mán, aun­que da­do su do­mi­nio de nues­tro idio­ma no podría ase­gu­rar­lo. ¿ Ha­bía acu­di­do co­mo tes­ti­go del ban­do del doc­tor? Así lo creo. El “Con­se­jo” podría so­li­ci­tar al doc­tor que le in­for­ma­se so­bre el con­te­ni­do de la en­tre­vis­ta, ya que, por en­ci­ma de to­do, la Re­vo­lu­ción sos­pe­cha de sus pro­pios agen­tes. Así pues, el otro hom­bre es­ta­ba allí pa­ra co­rro­bo­rar a pos­te­rio­ri la exac­ti­tud de su tes­ti­mo­nio. Fui di­rec­ta­men­te al asun­to que me in­tere­sa­ba. El mun­do, di­je, pa­re­cía es­tar a os­cu­ras res­pec­to a la In­ter­na­cio­nal, odiar­la a muer­te; pe­ro al mis­mo tiem­po se mos­tra­ba in­ca­paz de ex­pli­car qué era exac­ta­men­te lo que odia­ba. Ha­bía gen­te que afir­ma­ba ha­ber atis­ba­do más allá que los de­más en la os­cu­ri­dad y ase­gu­ra­ba ha­ber des­cu­bier­to una es­pe­cie de fi­gu­ra de Jano con una hon­ra­da y sin­ce­ra son­ri­sa de obre­ro en una de sus ca­ras y en la otra la agre­si­va mue­ca de un conspirador ho­mi­ci­da. ¿ Podría arro­jar al­gu­na luz so­bre el mis­te­rio en el que se desen­vol­vía la teo­ría? El pro­fe­sor rió, se di­ría que con cier­to re­go­ci­jo, an­te la idea de que le tu­vié­ra­mos tan­to mie­do.

— No hay nin­gún mis­te­rio que acla­rar, es­ti­ma­do se­ñor — co­men­zó, con una ver­sión muy pu­li­da del dia­lec­to de Hans Breit­mann—, ex­cep­to qui­zá el mis­te­rio de la es­tu­pi­dez hu­ma­na en aque­llos que per­pe­tua­men­te pa­san por al­to el he­cho de que nues­tra aso­cia­ción es pú­bli­ca y que edi­ta in­for­mes ex­haus­ti­vos de sus se­sio­nes pa­ra to­do aquel que desee leer­los. Pue­de com­prar nues­tros es­ta­tu­tos al pre­cio de un pe­ni­que, y si in­vier­te un che­lín en pan­fle­tos sa­brá ca­si tan­to acer­ca de no­so­tros co­mo no­so­tros mis­mos.

— Ca­si tan­to… Sí, tal vez sea así. ¿ Pe­ro no se­rá aque­llo que que­de fue­ra de mi al­can­ce la re­ser­va cru­cial? Pa­ra ser­le to­tal­men­te fran­co, y pa­ra ex­po­ner el ca­so tal y co­mo lo ve un ob­ser­va­dor externo, ese cla­mor ge­ne­ra­li­za­do de des­pre­cio ha­cia us­te­des de­be res­pon­der a al­go más que a la ig­no­ran­te ma­la vo­lun­tad de la gen­te. ¿ Cree que aún es per­ti­nen­te pre­gun- tar­le, in­clu­so des­pués de lo que me ha di­cho, qué es la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal?

— Só­lo tie­ne que fi­jar­se en quie­nes la com­po­nen: tra­ba­ja­do­res.

— Sí, pe­ro el sol­da­do no tie­ne por qué ser un ex­po­nen­te del Es­ta­do que le mo­vi­li­za. Co­noz­co a al­gu­nos de los miem­bros de su gru­po, y creo que no tie­nen ma­de­ra de cons­pi­ra­do­res. Ade­más, un se­cre­to com­par­ti­do por un mi­llón de hom­bres no se­ría en ab­so­lu­to un se­cre­to. Sin em­bar­go, ¿ qué pa­sa­ría si no fue­ran más que peo­nes en ma­nos de un po­de­ro­so y, dis­cúl­pe­me si aña­do, no de­ma­sia­do es­cru­pu­lo­so cón­cla­ve?

— No hay prue­bas que ava­len tal idea.

— ¿ La pa­sa­da in­su­rrec­ción en París?

— En pri­mer lu­gar, exi­jo prue­bas de que exis­tie­ra una con­fa­bu­la­ción, de que ocu­rrie­se al­go que no fue­se el le­gí­ti­mo re­sul­ta­do de las cir­cuns­tan­cias del mo­men­to. O, in­clu­so acep­tan­do el su­pues­to de que exis­tie­ra tal com­plot, exi­jo prue­bas de que en él par­ti­ci­pa­ra la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal.

— La pre­sen­cia en la Co­mu­na de nu­me­ro­sos miem­bros de la Aso­cia­ción.

— En ese ca­so, fue tam­bién una cons­pi­ra­ción de los franc­ma­so­nes, ya que par­ti­ci­pa­ron en ella en idén­ti­ca pro­por­ción. No me sor­pren­de­ría en ab­so­lu­to que el Pa­pa les atri­bu­ye­se toda la res­pon­sa­bi­li­dad por la in­su­rrec­ción. Prue­be us­ted con otra ex­pli­ca­ción. La in­su-

— ¿ De unión con qué fin?

— La eman­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca de la cla­se obre­ra por me­dio de la con­quis­ta del po­der po­lí­ti­co. La uti­li­za­ción de ese po­der po­lí­ti­co pa­ra al­can­zar fi­nes so­cia­les. Es ne­ce­sa­rio que nues­tros ob­je­ti­vos sean am­plios pa­ra dar ca­bi­da a to­das las for­mas de ac­ti­vi­dad de la cla­se obre­ra. El ha­ber­les atri­bui­do al­gún ca­rác­ter es­pe­cial ha­bría si­do equi­va­len­te a adap­tar­los a las ne­ce­si­da­des de una sec­ción, a una na­ción com­pues­ta ex­clu­si­va­men­te por tra­ba­ja­do­res. Pe­ro, ¿ có­mo iba a ser po­si­ble pe­dir­le a to­dos los hom­bres que se unie­ran en be­ne­fi­cio de unos po­cos? Pa­ra ha­cer al­go así, la Aso­cia­ción ha­bría te­ni­do que re­nun­ciar al nom­bre de In­ter­na­cio­nal. La Aso­cia­ción no dic­ta la for­ma de los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos; só­lo re­quie­re un com­pro­mi­so en lo que se re­fie­re a sus fi­nes. Es una red de so­cie­da­des afi­lia­das que se ex­tien­de por to­do el mun­do del tra­ba­jo. En ca­da par­te se po­ne de re­lie­ve al­gún as­pec­to es­pe­cial del pro­ble­ma y los tra­ba­ja­do­res im­pli­ca­dos lo es­tu­dian a su mo­do y ma­ne­ra. Las in­ter­ac­cio­nes en­tre los tra­ba­ja­do­res no pue­den ser ab­so­lu­ta­men­te idén­ti­cas has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle en Newcastle y en Bar­ce­lo­na, en Londres y en Ber­lín. En In­gla­te­rra, por po­ner un ejem­plo, es­tá abier­to a la cla­se obre­ra el ca­mino pa­ra po­ner de ma­ni­fies­to su po­der po­lí­ti­co. Una in­su­rrec­ción se­ría una lo­cu­ra allá don­de la agi­ta­ción pa­cí­fi­ca pue­da lo­grar los mis­mos ob­je­ti­vos más rá­pi­da y se­gu­ra­men­te. En Fran­cia, cien­tos de le­yes re­pre­si­vas y el an­ta­go­nis­mo en­tre las cla­ses pa­re­cen ha­cer ne­ce­sa­ria la so­lu­ción vio­len­ta de una gue­rra so­cial. Op­tar o no por di­cha so­lu­ción es com­pe­ten­cia de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de ese país. La In­ter­na­cio­nal no tie­ne la pre­sun­ción de emi­tir dic­tá­me­nes al res­pec­to; prác­ti­ca­men­te no da ni con­se­jos, aun­que sí ofre­ce a ca­da mo­vi­mien­to su sim­pa­tía y apo­yo den­tro de los lí­mi­tes que dic­tan sus pro­pias le­yes.

— ¿ Y cuál es la na­tu­ra­le­za de esa ayu­da? — Por po­ner un ejem­plo, una de las for­mas más co­mu­nes del mo­vi­mien­to de eman­ci­pa­ción son las huel­gas. An­ta­ño, cuan­do se pro­du­cía una huel­ga en un país, és­ta era de­rro­ta­da por la im­por­ta­ción de tra­ba­ja­do­res de otro país. La In­ter­na­cio­nal ca­si ha pues­to fin a eso. Re­ci­be in­for­ma­ción so­bre la huel­ga pro­pues­ta y dis­tri­bu­ye esa in­for­ma­ción en­tre to­dos sus miem­bros, que ven in­me­dia­ta­men­te que pa­ra ellos el te­rri­to­rio de la lu­cha de­be ser te­rreno prohi­bi­do. Así, se de­ja que los amos se en­fren­ten so­los a las de­man- das de sus hom­bres. En la ma­yo­ría de los ca­sos los tra­ba­ja­do­res no re­quie­ren más ayu­da que ésa. Sus pro­pias cuo­tas, o las de las so­cie­da­des a las que es­tán más di­rec­ta­men­te afi­lia­dos, les abas­te­cen de fon­dos, pe­ro ca­so de que la pre­sión a la que se ven so­me­ti­dos lle­gue a ser excesiva, y si la huel­ga go­za de la apro­ba­ción de la Aso­cia­ción, se cu­bren sus ne­ce­si­da­des con la bolsa co­mún. Mer­ced a es­to, la huel­ga de los ci­ga­rre­ros de Bar­ce­lo­na con­clu­yó vic­to­rio­sa­men­te el otro día. Sin em­bar­go, la so­cie­dad no tie­ne nin­gún in­te­rés en las huel­gas, aun­que las apo­ya en determinadas con­di­cio­nes. Es im­po­si­ble que sa­que na­da en cla­ro de ellas des­de el pun­to de vis­ta pe­cu­nia­rio, y es muy pro­ba­ble que sal­ga perdiendo. Re­su­ma­mos to­do es­to en po­cas pa­la­bras. Las cla­ses tra­ba­ja­do­ras si­guen su­mi­das en la po­bre­za mien­tras a su al­re­de­dor cre­ce la ri­que­za; son mi­se­ra­bles en­tre tan­to lu­jo. Su de­pra­va­ción ma­te­rial re­du­ce su es­ta- tu­ra, tan­to fí­si­ca co­mo mo­ral. No pue­den con­fiar en otros pa­ra en­con­trar el re­me­dio. Así pues, en su ca­so, ha­cer­se car­go de su pro­pio des­tino se ha con­ver­ti­do en una ne­ce­si­dad im­pe­ra­ti­va. De­ben re­vi­sar las re­la­cio­nes en­tre ellos y los ca­pi­ta­lis­tas y pro­pie­ta­rios, y eso sig­ni­fi­ca que de­ben trans­for­mar la so­cie­dad. Es­te es, en ge­ne­ral, el fin de to­das las or­ga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res co­no­ci­das. Las li­gas de cam­pe­si­nos y obre­ros, las so­cie­da­des co­mer­cia­les y de amis­tad, las tien­das y cen­tros de pro­duc­ción en ré­gi­men de coo­pe­ra­ti­va no son más que me­dios en­ca­mi­na­dos a ese fin. Im­plan­tar una perfecta solidaridad en­tre es­tas or­ga­ni­za­cio­nes es el ob­je­ti­vo de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal. Su in­fluen­cia em­pie­za a per­ci­bir­se en to­das par­tes. Y aho­ra que le he ex­pli­ca­do qué es la In­ter­na­cio­nal, pro­ba­ble­men­te es­té ya en si­tua­ción de for­mar­se su pro­pia opi­nión acer­ca de su­pues­tas con­fa­bu­la­cio­nes.

En­tre­vis­ta por R. Lan­dor ( The World, 18 de Ju­lio de 1871).

Fo­tos: In­ter­net

Pen­sa­dor.

“El hom­bre ne­ce­si­ta, en pri­mer lu­gar, co­mer, be­ber, te­ner un te­cho y ves­tir­se an­tes de po­der ha­cer po­lí­ti­ca, cien­cia, ar­te, re­li­gión, etc.”

“Así co­mo Dar­win des­cu­brió la ley del de­sa­rro­llo de la na­tu­ra­le­za or­gá­ni­ca, Marx des­cu­brió la ley del de­sa­rro­llo de la his­to­ria hu­ma­na”. ( En­gels).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.