His­to­ria de pa­sio­nes. Los Ba­rrett, re­bel­des, anar­quis­tas y mar­ca­dos por la tra­ge­dia

Un re­co­rri­do por la vi­da de es­tos mi­li­tan­tes po­lí­ti­cos que lu­cha­ron con­tra las dic­ta­du­ras de la re­gión, en el de­no­mi­na­do “Plan Cón­dor”

Los Tiempos - Lecturas - - Crónica - LUPE CAJíAS

¿ Có­mo pu­do el “Ca­bo An­sel­mo” en­tre­gar a los tor­tu­ra­do­res bra­si­le­ños a su pro­pia com­pa­ñe­ra, a la her­mo­sa So­le­dad Ba­rrett Vied­ma, quien es­ta­ba ade­más em­ba­ra­za­da de su pro­pio hi­jo? Esa mis­ma mu­cha­cha pa­ra­gua­ya que ha­bía si­do no­ti­cia en su ado­les­cen­cia cuan­do exi­lia­da en Uru­guay le ta­jea­ron las be­llas pier­nas con es­vás­ti­cas por ne­gar­se a dar mue­ras a Fi­del Castro. La mis­ma ca­ra bo­ni­ta, es­bel­ta, de lar­go ca­be­llo co­bri­zo, a quien ha­bían de­di­ca­do poe­mas y can­tos Mario Be­ne­det­ti y Daniel Vi­gliet­ti.

Esa his­to­ria de pa­sio­nes ex­tre­mas, de do­lo­res in­men­sos y de gran­des pre­gun­tas so­bre el al­ma hu­ma­na lle­na va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes his­tó­ri­cas, bio­grá­fi­cas y pro­gra­mas de de­ba­te en la te­le­vi­sión bra­si­le­ña, uru­gua­ya y pa­ra­gua­ya. So­le­dad mu­rió acri­bi­lla­da, con el fe­to de sus en­tra­ñas, apa­ren­te­men­te abor­ta­do, al la­do de su ca­dá­ver que ja­más fue en­tre­ga­da a la fa­mi­lia, en un apa­ren­te en­fren­ta­mien­to, co­mo so­lían pre­sen­tar los re­gí­me­nes de en­ton­ces; se sa­bía que fue de­la­ta­da, des­pués se su­po que el in­fil­tra­do en la Van­guar­dia Re­vo­lu­cio­na­ria del Pue­blo era su ama­do es­po­so. Des­de 2004 se su­po quién era ese ex­mi­li­tar que ac­tuó co­mo do­ble agen­te y en­tre­gó a va­rios mi­li­tan­tes de iz­quier­da en los du­ros años 70.

El “Ca­bo An­sel­mo”, Jo­sé Ma­ría Fe­rrei­ra de Arau­jo, fue en­tre­vis­ta­do va­rias ve­ces y los videos se pue­den en­con­trar en el In­ter­net. Los pe­rio­dis­tas no pue­den disimular su re­pug­nan­cia al es­cu­char su ver­sión pa­ra jus­ti­fi­car por qué era el agen­te que lle­vó a la muer­te a tan­tos jó­ve­nes. Ya no se es­con­de co­mo cuan­do se hi­zo ci­ru­gía plás­ti­ca y se cam­bió va­rios nom­bres. Aho­ra es un lum­pen y quie­re re­ci­bir una pen­sión de ju­bi­la­do mi­li­tar por los su­cios ser­vi­cios pres­ta­dos.

Es el ros­tro del Plan Cón­dor que pla­neó por to­do el con­ti­nen­te ha­ce una ge­ne­ra­ción lle­ván­do­se a los más idea­lis­tas. El Plan que si­gue sin cas­ti­go, sal­vo al­gu­nos pre­sos pues mu­chos de sus agen­tes si­guie­ron en los sis­te­mas de in­te­li­gen­cia en las de­mo­cra­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

Su ca­so tie­ne el agra­van­te de ha­ber pro­vo­ca­do la muer­te de So­le­dad Ba­rret, nie­ta del fa­mo--

so anar­quis­ta es­pa­ñol pa­ra­gua­yo Ra­fael Ba­rrett y de la des­cen­dien­te Fran­cis­ca de la épi­ca fa­mi­lia pa­ra­gua­ya So­lano Ló­pez; hi­ja del mi­li­tar co­mu­nis­ta Alex Ba­rrett que se al­zó con­tra la dic­ta­du­ra de Alfredo Stroess­ner y her­ma­na de otros nue­ve mu­cha­chos en­ro­la­dos en di­fe­ren­tes gue­rri­llas de La­ti­noa­mé­ri­ca. Una bio­gra­fía úni­ca en­tre las mu­chas his­to­rias del rea­lis­mo mágico con­ti­nen­tal.

El abue­lo anar­co

Co­no­cí la obra de Ra­fael Ba­rrett ( Es­pa­ña 1876, Fran­cia 1910), pu­bli­ca­da en 1976 en Ve­ne­zue­la, gra­cias a su nie­ta Ma­ría, exi­lia­da en Co­lom­bia. En­con­tré en esas cró­ni­cas a mi pa­dre li­te­ra­rio y des­de en­ton­ces lo leo co­ti­dia­na­men­te y lo di­vul­go don­de pue­do.

Ba­rrett era un se­ño­ri­to pen­den­cie­ro eu­ro­peo, ami­go de li­te­ra­tos fa­mo­sos, has­ta que co­no­ció en car­ne pro­pia la hi­po­cre­sía y ba­je­za de su pro­pia cla­se y par­tió a Ar­gen­ti­na con po­cos re­cur­sos, en bus­ca de un “nue­vo mun­do”. Sen­si­ble, se con­vir­tió al anar­quis­mo al con­tem­plar la ex­plo­ta­ción de los na­ti­vos gua­ra­níes en los yer­ba­les pa­ra­gua­yos y des­de en­ton­ces no de­jó de pu­bli­car en di­fe­ren­tes pe­rió­di­cos el ho­rror de esos pa­ra­jes y de la mi­se­ria. De­nun­ció las tor­tu­ras a re­bel­des en Asun­ción y fue exi­lia­do a Co­rum­bá, en la fron­te­ra en­tre Bra­sil y Bo­li­via, pe­ro pron­to pu­do vol­ver.

Pe­rió­di­cos li­be­ra­les en Bue­nos Ai­res y Mon­te­vi­deo aco­gie­ron sus es­cri­tos y al­can­zó el re­co­no­ci­mien­to que no bus­ca­ba. Sa­muel Bli­xen y otros pe­rio­dis­tas le die­ron es­pa­cio, pe­ro su prin­ci­pal vocero fue su pro­pio se­ma­na­rio, “Ger­mi­nal”.

En 1907 tu­vo a su úni­co hi­jo, Alex, ya en­fer­mó de la tu­bercu­losis que lo lle­va­ría a la tum­ba a los 34 años, el mal que com­par­tió con los se­mi­es­cla­vos de las ha­cien­das al sur del con­ti­nen­te. Ese pue­blo que lo des­pi­dió en ma­sa cuan­do par­tió a cu­rar­se a Fran­cia, don­de ni los cui­da­dos de su fa­mi­lia ir­lan­de­sa lo­gra­ron sal­var­lo.

Sus es­cri­tos ins­pi­ra­ron al anar­quis­mo hu­ma­nis­ta de mu­chí­si­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, co­mo Lí­ber Forty, quien a su vez lo dio a co­no­cer al poe­ta León Fe­li­pe cuan­do él vi­si­tó La Paz.

Mu­chos es­cri­to­res, es­pa­ño­les de la ge­ne­ra­ción del 98 y la­ti­noa­me­ri­ca­nos de la ta­lla de Au­gus­to Roa Bas­tos o Jorge Luis Bor­ges des­ta­can su fi­na plu­ma y, co­mo di­ce el ar­gen­tino, “su es­pí­ri­tu li­bre”.

Alex en mi re­cuer­do

Lle­gué a la ca­sa de Alex en el cen­tro de Caracas. Ha­bía si­do co­mu­nis­ta y par­te de los mi­li­ta­res re­be­la­dos con­tra la dic­ta­du­ra pa­ra­gua­ya. Exi­lia­do a Ar­gen­ti­na cuan­do So­le­dad te­nía só­lo tres me­ses, jun­to a su ya nu­me­ro­sa fa­mi­lia, tu­vo que par­tir de nue­vo a Uru­guay y al fi­nal a Ve­ne­zue­la, país que en los 70 re­ci­bía a los per­se­gui­dos el Cono Sur.

En­ton­ces se man­te­nía en­se­ñan­do ma­te­má­ti­cas a los co­le­gia­les. Vi­vía mo­des­ta­men­te, pe­ro con abun­dan­te amor y hos­pi­ta­li­dad. Me en­se­ñó a ser me­tó­di­ca, in­clu­so pa­ra re­sol­ver cru­ci­gra­mas. Siem­pre te­nía un pan pa­ra com­par­tir, a ve­ces el pan que le ha­cía fal­ta. La es­po­sa, des­cen­dien­te a su vez de es­tir­pes aris­to­crá­ti­cas, lo acom­pa­ña­ba si­len­cio­sa.

Re­cuer­do ní­ti­da­men­te que me sen­tía cohi­bi­da de qui­tar­le su me­rien­da y él me co­rri­gió: “Pue­do ser po­bre, no mi­se­ra­ble”, fra­se apren­di­da pa­ra siem­pre, qué di­fe­ren­cia es la po­bre­za de la mi­se­ria, la aus­te­ri­dad que la ava­ri­cia. Hos­pi­ta­li­dad que go­cé de toda su fa­mi­lia. Los Ba­rrett siem­pre fue­ron así, in­clu­so los hi­jos y nie­tos y bis­nie­tos que pue­blan la tie­rra.

La pa­re­ja vio par­tir uno a uno a sus hi­jos a di­fe­ren­tes com­ba­tes en los años in­cen­dia­rios de los 60 y 70 en Amé­ri­ca La­ti­na.

Ili­cha, Nanny, Fer­nan­do

Ma­ría, Ili­cha, era ma­dre de Jo­sé Ale­jan­dro — el mis­mo nom­bre de mi hi­jo— cuan­do la co­no­cí. Asi­la­da en Bo­go­tá pa­rió a Bo­lí­var, fa­mo­so des­de sus diez años co­mo ni­ño pro­di­gio, co­no­ce­dor co­mo po­cos de in­sec­tos y ali­ma­ñas.

Ili­cha se re­la­cio­nó más con Bo­li­via con el amor por un gui­ta­rre­ro y vi­vió al­gu­nos años en La Paz.

Igual que So­le­dad, es una can­tan­te pri­vi­le­gia­da y su voz ha­cía vi­brar las pe­ñas en Caracas y en nues­tra ciu­dad. To­dos los Ba­rrett son mú­si­cos y lu­tie­res pues ha­cen sus pro­pios ins­tru­men­tos, gui­ta­rras, con tron­cos de su ama­do Pa­ra­guay. Va­rios ya han muer­to, co­mo Nanny, la más fa­mo­sa en el can­to, que com­pu­so “En el sur del con­ti­nen­te” pa­ra su her­ma­na So­le­dad y gra­bó en dis­co acom­pa­ña­da por mú­si­cos co­cha­bam­bi­nos, tam­bién asi­la­dos en Caracas.

Fer­nan­do fue com­ba­tien­te gue­rri­lle­ro en va­rios fren­tes y de­fen­dió los pro­ce­sos so­cia­lis­tas en el con­ti­nen­te.

Lu­cha y po­lí­ti­ca. So­le­dad Ba­rrett na­ció en Pa­ra­guay en 1945.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.