El co­lla­ge en nues­tro país.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - SILVIA CUE­LLO Ar­tis­ta plás­ti­ca

Un año an­tes de ve­nir a Bo­li­via em­pe­cé a tra­ba­jar con la téc­ni­ca del co­lla­ge, del fran­cés co­ller, que sig­ni­fi­ca pe­gar. Una de las ra­zo­nes fue que en mi país, Es­pa­ña, te­nía po­co tiem­po pa­ra pintar y la otra que des­cu­brí que ha­cer co­lla­ge es una ex­ce­len­te for­ma de co­no­cer­se a uno mis­mo. Cuan­do me mu­dé a Bo­li­via me tra­je to­dos mis re­cor­tes y ma­te­ria­les con­mi­go y des­pués de unos me­ses de tra­ba­jo com­ple­té la se­rie “Se­ren­di­pias”.

Pa­ra mí, Bo­li­via es un país fas­ci­nan­te y se­duc­tor por­que la glo­ba­li­za­ción aún no lo ha con­ta­mi­na­do to­do y las tra­di­cio­nes lo­ca­les to­da­vía son po­de­ro­sas. No obs­tan­te, des­de la pers­pec­ti­va de las ar­tes vi­sua­les con­tem­po­rá­neas creo que es­te ape­go bo­li­viano a la tra­di­ción ha si­do una ba­rre­ra pa­ra la in­tro­duc­ción de nue­vas pro­pues­tas fue­ra del cua­dro al óleo o di­bu­jo a lá­piz o car­bón, por lo que es ra­ro po­der ver una ex­po­si­ción de co­lla­ge.

A pe­sar de ello de­bo de­cir que mi ex­pe­rien­cia co­mo co­lla­gis­ta en Bo­li­via ha si­do sa­tis­fac­to­ria. He po­di­do ex­po­ner en im­por­tan­tes sa­las y he re­ci­bi­do una bue­na co­ber­tu­ra por par­te de los me­dios bo­li­via­nos. El pú­bli­co en ge­ne­ral pa­re­ce ha­ber re­ci­bi­do bien la pro­pues­ta, pre­ci­sa­men­te por en­con­trar­la muy di­fe­ren­te a cual­quier co­sa que hu­bie­ra vis­to an­tes.

Otra co­sa di­fe­ren­te es el as­pec­to co­mer­cial, en es­te sen­ti­do en­cuen­tro muy re­ve­la­do­ra la res­pues­ta que me dio una im­por­tan­te ga­le­ría de ar­te de La Paz cuan­do les pre­sen­té mis co­lla­ges: me en­can­ta tu tra­ba­jo pe­ro el co­lla­ge es una téc­ni­ca que no en­ca­ja en las co­lec­cio­nes lo­ca­les de ar­te.

Cir­cui­tos co­mer­cia­les

Ha­blan­do con la re­co­no­ci­da ar­tis­ta bo­li­via­na Ale­jan­dra Do­ra­do pu­de cons­ta­tar que no hay cir­cui­tos co­mer­cia­les fuer­tes en Bo­li­via pa­ra el ar­te con­tem­po­rá­neo en ge­ne­ral. El pre­do­mi­nio de for­mas más clá­si­cas de ar­te es abru­ma­dor, es­pe­cial­men­te en Co­cha­bam­ba. En San­ta Cruz la co­sa es­tá me­jor, y tam­bién en La Paz, aun­que el pú­bli­co es más eli­tis­ta allí. Ale­jan­dra es­tu­dió y vi­vió du­ran­te al­gún tiem­po en Chi­le. Re­gre­só en 1998 a Bo­li­via, don­de ex­pe­ri­men­tó con co­lla­ge y trans­fe­ren­cia di­gi­tal. Du­ran­te 15 años en­se­ñó téc­ni­cas de re­pre­sen­ta- ción grá­fi­ca en la UPB e in­tro­du­jo a sus alum­nos la téc­ni­ca del co­lla­ge.

La se­rie de Ale­jan­dra Co­yo­te es una co­lec­ción muy in­tere­san­te de co­lla­ges ba­sa­dos en fo­to­gra­fías an­ti­guas que ver­san so­bre la dis­cri­mi­na­ción y los pre­jui­cios so­cia­les y ra­cia­les, tan pal­pa­bles en Bo­li­via. La pa­la­bra co­yo­te se re­fie­re al hi­jo de un mes­ti­zo y un in­dio.

Eri­ka Ewel es otra ar­tis­ta bo­li­via­na con una tra­yec­to­ria muy am­plia. Ella tra­ba­ja con co­lla­ge en­tre mu­chas otras téc­ni­cas. Sus pie­zas son muy de­li­ca­das, poé­ti­cas y at­mos­fé­ri­cas. Cuan­do le pre­gun­té so­bre el co­lla­ge en Bo­li­via, me di­jo que es muy ra­ro de en­con­trar. El óleo co­mer­cial­men­te es el me­dio pre­fe­ri­do. La ver­dad es que los pai­sa­jes y las fi­gu­ras cos­tum­bris­tas in­va­den la ma­yo­ría de los es­pa­cios de ex­po­si­ción y las pin­tu­ras de­co­ra­ti­vas abs­trac­tas son la nue­va mo­da en­tre las per­so­nas ri­cas más ecléc­ti­cas.

An­ta­gó­ni­ca Furry es el alias de qui­zás la ar­tis­ta bo­li­via­na más es­pe­cia­li­za­da en co­lla­ge. Ella des­cri­be sus co­lla­ges co­mo Vin­ta­ge Da­da. Su es­ti­lo es muy ca­rac­te­rís­ti­co con una ten­den­cia a acer­car­se a lo ma­ca­bro, lo eró­ti­co y lo ab­sur­do de una ma­ne­ra caó­ti­ca y poé­ti­ca.

An­ta­gó­ni­ca ya pre­sen­tó sus co­lla­ges en Ale­ma­nia, Fran­cia, Es­pa­ña, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Perú, Ecua­dor, Co­lom­bia y Mé­xi­co, y es­tos han to­ma­do un va­lor mo­ne­ta­rio con­si­de­ra­ble en el ex­tran­je­ro. Sin em­bar­go, sus tra­ba­jos no se han mos­tra­do mu­cho en Bo­li­via to­da­vía. Cuan­do se le pre­gun­té acer­ca de las reac­cio­nes del pú­bli­co bo­li­viano a sus obras, An­ta­gó­ni­ca di­ce que hay dos ti­pos: el re­cha­zo de aque­llos que no los en­tien­den y los en­cuen­tran de­ma­sia­do per­tur­ba­do­res, y la ad­mi­ra­ción de los que adop­tan la no­ve­dad y sien­ten una co­ne­xión con las his­to­rias que su­gie­ren. En ge­ne­ral, di­ce, el pú­bli­co en Bo­li­via bus­ca ar­te de­co­ra­ti­vo fá­cil. El co­lla­ge es­tá in­fra­va­lo­ra­do. Po­cas per­so­nas ha­cen co­lla­ge y cuan­do lo ha­cen el re­sul­ta­do es ge­ne­ral­men­te una com­po­si­ción de­ma­sia­do sa­tu­ra­da y sin ar­mo­nía, sin nin­gu­na his­to­ria den­tro.

Así que só­lo nos que­da es­pe­rar que po­co a po­co sur­ja en Bo­li­via un mo­vi­mien­to fuer­te de co­lla­ge, tan­to a ni­vel de crea­do­res co­mo de co­lec­cio­nis­tas y se lo re­co­noz­ca co­mo lo que real­men­te es, una for­ma de ar­te. ¡ Lar­ga vi­da al co­lla­ge en Bo­li­via!

Hay una fal­ta de co­no­ci­mien­to so­bre la his­to­ria y las téc­ni­cas del co­lla­ge. La gen­te lo ve más co­mo un hobby.

Se­rie Co­yo­te. Uno de los tra­ba­jos de la ar­tis­ta co­cha­bam­bi­na Ale­jan­dra Do­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.