Di­fi­cul­ta­des y fa­ci­li­da­des pa­ra ha­cer ci­ne en Bo­li­via.

¿ Es real­men­te di­fí­cil ha­cer ci­ne en Bo­li­via?

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - MAU­RI­CIO SOU­ZA CRES­PO

Un re­pa­so so­bre las di­fi­cul­ta­des y fa­ci­li­da­des que con­lle­va ha­cer ci­ne en nues­tro país

1. Si el ci­ne bo­li­viano fue­ra una re­li­gión, su prin­ci­pal ar­tícu­lo de fe se­ría es­te: “Ha­cer ci­ne en Bo­li­via es muy di­fí­cil”.

2. Por eso mis­mo, qui­zá no es­té de­más prac­ti­car una mí­ni­ma in­cre­du­li­dad: ¿ En qué con­sis­te exac­ta­men­te esa “di­fi­cul­tad”? ¿ “Di­fi­cul­tad” en com­pa­ra­ción a qué fa­ci­li­da­des pa­ra el ar­te y la vi­da en otras tie­rras, sin du­da más fe­li­ces?

3. Cuan­do se ha­bla de la “di­fi­cul­tad de ha­cer ci­ne en Bo­li­via”, pa­re­ce que lo que se tie­ne en men­te es una lar­ga ca­ra­va­na de obs­truc­cio­nes na­cio­na­les. Por ejem­plo: a) Lo di­fí­cil que es con­se­guir pla­ta pa­ra ha­cer pe­lí­cu­las; b) la fal­ta de apo­yo es­ta­tal al ci­ne; c) la po­ca res­pues­ta del pú­bli­co bo­li­viano al ci­ne bo­li­viano; d) la im­po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar cos­tos de pro­duc­ción en la ta­qui­lla; e) las li­mi­ta­cio­nes tec­no­ló­gi­cas lo­ca­les.

4. En una lec­tu­ra me­nos apu­ra­da, es cla­ro que las di­fi­cul­ta­des se re­du­cen a só­lo una: fal­ta de pla­ta. Vol­va­mos en­ton­ces al prin­ci­pio y afi­ne­mos el ar­tícu­lo de fe en sus ple­nas con­se­cuen­cias: “Bo­li­via es un país de ci­neas­tas a la es­pe­ra del apo­yo fi­nan­cie­ro que ne­ce­si­tan pa­ra ha­cer sus pe­lí­cu­las”.

5. Y, sin em­bar­go, es­ta es una fe que los he­chos po­nen en du­da. Men­ciono, en­tre mu­chos, los si­guien­tes ma­ti­ces: a) Con­se­guir fi­nan­cia­mien­to pa­ra una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te es di­fí­cil en cual­quier par­te del mun­do. b) En Bo­li­via no hay – en es­te mo­men­to o ha­ce 20 años– cien­tos de bue­nos guio­nes a la es­pe­ra del apo­yo pa­ra su rea­li­za­ción. c) El apo­yo es­ta­tal a la cul­tu­ra ha si­do y si­gue sien­do mí­ni­mo pa­ra to­das las ar­tes en Bo­li­via; si esa in­di­fe­ren­cia fue­ra a cam­biar, ha­bría que pre­gun­tar­se pri­me­ro, an­tes de em­pe­zar a gas­tar nues­tra po­ca pla­ta en pe­lí­cu­las, si el ci­ne en Bo­li­via es la me­jor in­ver­sión cul­tu­ral en tér­mi­nos de cos­tos y be­ne­fi­cios.

6. A ries­go de ser ex­co­mul­ga­do de una re­li­gión a la que no per­te­nez­co, se me ocu­rre una ge­ne­ra­li­za­ción al­ter­na­ti­va: ha­cer pe­lí­cu­las en Bo­li­via

– al igual que pu­bli­car no­ve­las o poe­ma­rios o co­lum­nas pe­rio­dís­ti­cas– es bas­tan­te más fá­cil que en otras par­tes del mun­do. Esa fa­ci­li­dad, de he­cho, ayu­da­ría a ex­pli­car: a) La apa­ri­ción de pe­lí­cu­las im­pen­sa­bles en un sis­te­ma de pro­duc­ción más com­pe­ti­ti­vo. b) La re­la­ti­va di­ver­si­dad de la pro­duc­ción bo­li­via­na re­cien­te – al­go que se de­be­ría ce­le­brar, a prio­ri–. c) El ca­si sistemático di­vor­cio en­tre la ta­qui­lla y el ci­ne bo­li­viano re­cien­te ( que per­mi­te la cos­tum­bre de ha­cer in­ver­sio­nes que no só­lo no se re­cu­pe­ran en ab­so­lu­to sino que se sa­be de an­te­mano que no se re­cu­pe­ra­rán en ab­so­lu­to). d) La con­si­de­ra­ble co­ber­tu­ra de pren­sa pa­ra pe­lí­cu­las que en otras par­tes se­rían re­ci­bi­das con un dis­cre­to si­len­cio.

7. T al vez de­be­ría­mos de­jar de su­ge­rir que el ci­ne en Bo­li­via es un apos­to­la­do. O que la so­cie­dad y el Es­ta­do les de­be al­go a esos após­to­les, los ci­neas­tas. Por ahí es al re­vés: es­te es un ge­ne­ro­so país que per­mi­te a al­gu­nos ser ci­neas­tas, pa­ra bien ( del de­re­cho a ex­pre­sar­se) y a ve­ces pa­ra mal ( del ci­ne y de los que po­nen la pla­ta).

8. En otros par­tes del mun­do, las cosas no son tan fá­ci­les. Con­si­de­re­mos con com­pa­sión, por ejem­plo, a los guio­nis­tas de Holly­wood. Lue­go de una lar­ga ru­ti­na de en­tre­na­mien­tos y co­rrec­cio­nes sin fin, una pe­que­ña par­te de esos as­pi­ran­tes fi­nal­men­te re­gis­tra una obra con la WGA ( Wri­ters Guild of Ame­ri­ca): se­gún da­tos ofi­cia­les, un po­co más de 50.000 nue­vos guio­nes ca­da año. De esos 50.000, só­lo en­tre 150 y 200 son pro­du­ci­dos. Es de­cir, un 0,3% o 1 de ca­da 300. Fe­liz­men­te, en Bo­li­via la vi­da no es tan dar­wi­nia­na­men­te du­ra.

“Ver­se” es una pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por el ci­neas­ta Ale­jan­dro Pe­rey­ra y fue es­tre­na­da el año 2009.

9. L a fa­ci­li­dad de ha­cer ci­ne en Bo­li­via no sig­ni­fi­ca, en sí mis­ma, mu­cho y se­ña­lar­la es un ac­to des­crip­ti­vo, no un jui­cio a fa­vor o en con­tra de ese ci­ne. Lo que sí se pue­de de­cir es que la re­la­ti­va in­me­dia­tez o pre­ci­pi­ta­ción bo­li­via­na en­tre el de­seo de ex­pre­sar­se y el ac­to de ex­pre­sión tie­ne con­se­cuen­cias es­té­ti­cas, a ve­ces in­tere­san­tes. Un buen ejem­plo: la obra de Ale­jan­dro Pe­rey­ra .

10. Pe­rey­ra es el di­rec­tor de tres pe­lí­cu­las en me­nos de 10 años: “Ver­se” ( 2009), “Mi­rar” ( 2015) y “Luz en la co­pa” ( 2017), lo cual ha­bla de una re­la­ti­va pro­li­fi­ci­dad pa­ra Bo­li­via ( si pen­sa­mos que San­ji­nés ha he­cho 11 lar­go­me­tra­jes en 50 años, Eguino 4 en 40, Agaz­zi 6 en 35, Val­di­via 5 en 23, etc.). Es­ta fa­ci­li­dad tie­ne al­go que ver con la he­chu­ra uni­per­so­nal de sus pe­lí­cu­las: ade­más de di­ri­gir­las, las es­cri­be, pro­du­ce, edi­ta y fo­to­gra­fía. Pe­ro sos­pe­cho que la fa­ci­li­dad es aquí, so­bre to­do, con­se­cuen­cia fe­liz del ha­llaz­go de una fór­mu­la.

11. Pen­se­mos en Ver­se, su pri­me­ra y – se­gún la crí­ti­ca– me­jor pe­lí­cu­la. La fór­mu­la allí des­cu­bier­ta com­bi­na dos sim­pli­fi­ca­cio­nes: por un la­do, la de un ci­ne “au­to­rial” en el sen­ti­do en que, en él, la ima­gen y el so­ni­do son dis­tor­sio­na­dos por un de­seo de de­mos­trar la pre­sen­cia del au­tor: si­lue­tas a contraluz, imá­ge­nes so­bre­ex­pues­tas, bo­rro­nes y fue­ras de fo­co, ne­bli­nas y ve­los va­rios, co­lo­ra­cio­nes y tin­tes, su­per­po­si­cio­nes au­ra­les. Se pue­de aquí pen­sar que el ar­te se con­fun­de con las fa­ci­li­da­des de la ma­ni­pu­la­ción de la ima­gen. El ges­to es el mis­mo que el de los di­se­ña­do­res grá­fi­cos que creen que un buen di­se­ño es el que usa más efec­tos del pro­gra­ma ( Illus­tra­tor, di­ga­mos).

En­tre sus crea­cio­nes es­tán “Mi­rar”, ex­hi­bi­da en 2015 y “Luz en la co­pa”, en 2017.

12. La pro­li­fe­ra­ción de efec­tos con­vi­ve en el ci­ne de Pe­rey­ra con una se­gun­da sim­pli­fi­ca­ción: la de una his­to­ria in­mó­vil o inexis­ten­te. En el ca­so de “Ver­se”, se mues­tran los pa­de­ci­mien­tos de una ma­dre por la au­sen­cia del hi­jo. Si la vo­lun­tad de es­ti­lo era ya ob­via – de­cla­ra­da en su gran pas­ti­che de se­ñas “ar­tís­ti­cas”–, en tér­mi­nos dra­má­ti­cos se jue­ga en cam­bio a la pu­re­za de una cau­sa­li­dad ele­men­tal.

Car­te­les. Ima­gen de las pe­lí­cu­las del ci­neas­ta chu­qui­sa­que­ño Ale­jan­dro Pe­rey­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.