Re­fle­xio­nes so­bre la pro­duc­ción na­cio­nal .

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - FER­NAN­DO MO­LI­NA Pe­rio­dis­ta

El ci­neas­ta Ale­jan­dro Pe­rey­ra fir­mó un ar­tícu­lo en Opi­nión (“Pe­lí­cu­las en un par­pa­deo”) que se pre­sen­ta co­mo una res­pues­ta a una pu­bli­ca­ción an­te­rior de Mau­ri­cio Sou­za so­bre ( y con­tra) la afir­ma­ción del sen­ti­do co­mún se­gún la cual “es muy di­fí­cil ha­cer ci­ne en Bo­li­via”. Sin ne­gar las exi­gen­cias eco­nó­mi­cas y or­ga­ni­za­cio­na­les pro­pias del sép­ti­mo ar­te, Sou­za mos­tró que és­tas se eri­gen co­mo ba­rre­ras fren­te a to­dos los ci­neas­tas del mun­do, no só­lo an­te los bo­li­via­nos.

Al mis­mo tiem­po, se­ña­ló que la pe­que­ñez de nues­tro mer­ca­do in­terno, al ha­cer im­po­si­ble la exis­ten­cia de ca­sas pro­duc­to­ras pro­fe­sio­na­les que com­pi­tan en­te sí, per­mi­te pa­ra­dó­ji­ca­men­te una ma­yor di­ver­si­dad, al de­jar que de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos y pro­duc­to­res, los cua­les no ten­drían nin­gu­na opor­tu­ni­dad en otros mer­ca­dos, lo­gren exis­tir y lle­guen, así sea efí­me­ra­men­te, a la car­te­le­ra. In­clu­so con pro­pues­tas per­so­na­lí­si­mas co­mo la de Pe­rey­ra, quien se jac­ta de ha­ber si­do des­de di­rec­tor has­ta ca­ma­ró­gra­fo de su úl­ti­mo fil­me.

Pe­rey­ra no se re­fie­re a los ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos por Sou­za en es­ta “res­pues­ta”, que por eso ha­bría que ca­li­fi­car de “su­pues­ta”. Se li­mi­ta a ha­blar de su pro­pia tra­yec­to­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y de los obs­tácu­los que de­bió en­fren­tar, los que pre­sen­ta con apa­ren­te de­lec­ta­ción. Su au­to­bio­gra­fía le pa­re­ce su­fi­cien­te re­fu­ta­ción de la te­sis de Sou­za. Una suer­te de con­tra­ejem­plo de­mo­le­dor. Por­que él sí su­dó la go­ta gor­da. Tar­dó has­ta cua­tro años en ro­dar un lar­go. Su­frió que­bran­tos eco­nó­mi­cos y emo­cio­na­les. Des­cu­brió fór­mu­las in­ge­nio­sas y pe­no­sas - que sin em­bar­go en­cuen­tra sa­tis­fac­to­rias- co­mo ex­te­nuar a sus apren­di­ces. En ge­ne­ral, hi­zo de “to­po en una is­la de edi­ción” cuan­do po­día ha­ber­la pa­sa­do en gran­de “a cie­lo abier­to”.

Mau­ri­cio Sou­za, Rodrigo Aya­la y yo es­cri­bi­mos al­ter­na­da­men­te ca­da se­ma­na en el blog Tres Tris­tes Crí­ti­cos unos ar­tícu­los que es­te pe­rió­di­co tie­ne la ama­bi­li­dad de pu­bli­car en pa­pel. Sin em­bar­go, es­to no sig­ni­fi­ca que sea- mos un gru­po “or­gá­ni­co” co­mo al­gu­nos quie­ren pre­sen­tar­nos ( ma­yor­men­te pa­ra pe­lear con no­so­tros) y que por tan­to yo ne­ce­sa­ria­men­te com­par­ta los cri­te­rios de Sou­za en el ci­ta­do ar­tícu­lo o que és­te sus­cri­ba lo que voy a de­cir. Me en­tro­me­to en es­te de­ba­te sin re­pre­sen­tar en él a na­die más que a mí mis­mo. ¿ Por qué? Por­que el ar­tícu­lo de Pe­rey­ra, que co­mo di­go no hay que con­si­de­rar una res­pues­ta a na­da pre­vio, es por su cuen­ta un mues­tra ex­cel­sa de cier­tas ac­ti­tu­des de al­gu­nos ar­tis­tas na­cio­na­les que, en mi opi­nión, no hay que de­jar­les pa­sar.

Pri­me­ro, esa cons­cien­cia exa­ge­ra­da de sí mis­mos que se su­per­po­ne a la ne­ce­si­dad, que de­bie­ra ser pri­ma­ria, de rea­li­zar una obra so­bre­sa­lien­te. Ya se sa­be que se de­tec­ta a un ar­tis­ta pos­mo­derno si re­sul­ta mu­cho más com­pe­ten­te y per­sua­si­vo cuan­do ha­bla de sí mis­mo, de sus pro­yec­tos y con­cep­cio­nes, que cuan­do tra­ba­ja.

Ar­te pos­mo­derno

El ar­te pos­mo­derno, di­ce Fre­de­ric Ja­me­son, es el que se jus­ti­fi­ca a sí mis­mo co­mo tal. Así, Pe­rey­ra se de­di­ca muy pron­to y muy pre­ma­tu­ra­men­te a la es­cri­tu­ra au­to­bio­grá­fi­ca, sin abs­te­ner­se si­quie­ra de usar­la pa­ra al­gu­nos ajus­tes de cuen­ta ( alu­sio­nes ma­lig­nas a sus exa­mi­gos) co­mo si es­tu­vie­ra al fi­nal de su ca­rre­ra, en el tiem­po del ba­lan­ce y la es­te­ri­li­dad.

Una se­gun­da ac­ti­tud muy re­la­cio­na­da con la an­te­rior es la in­ca­pa­ci­dad de di­fe­ren­ciar en­tre ar­te y ar­tis­ta, lo que no só­lo se no­ta por­que cuan­do a es­te le cri­ti­can la obra se po­ne a ha­blar de su vi­da, sino por al­go más gra­ve: por­que cree que el sa­cri­fi­cio, el es­fuer­zo y el va­lor de su de­di­ca­ción al ci­ne pue­de jus­ti­fi­car los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos.

Lo que de­be­mos re­cha­zar ca­te­gó­ri­ca­men­te. Si un es­cri­tor quie­re aplau­sos, que sea por sus no­ve­las y no por­que con­tra­jo tu­bercu­losis pa­ra re­dac­tar­las. Al fin y al ca­bo, ha ha­bi­do mu­chos tu­bercu­losos que han es­cri­to no­ve­las y no por eso al­guien va a re­cor­dar­los o se va a to­mar el tra­ba­jo de leer­los ( aun­que no siem­pre sea así y a ve­ces só­lo se lean a los poe­tas por ha­ber si­do “mal­di­tos”; sin em­bar­go, es­te ca­so no cae en el cam­po de la es­té­ti­ca, sino en el de la psi­co­lo­gía). To­do eso de “vi­vir en las ca­ta­cum­bas” es sub­je­ti­vo en el peor sen­ti­do de la pa­la­bra; no tie­ne que ver con el ci­ne más que muy tan­gen­cial­men­te. Cuan­do Sou­za di­jo que en Bo­li­via ha­cer ci­ne tal vez no só­lo no sea di­fí­cil sino in­clu­so sea más fá­cil de la cuen­ta, es ob­vio que no es­ta­ba ni ig­no­ran­do los sa­cri­fi­cios in­du­da­bles de los rea­li­za­do­res ni ha­blan­do li­te­ral­men­te: su afir­ma­ción te­nía una iro­nía que, pe­se a ser evi­den­te, Pe­rey­ra no pu­do cap­tar. Ha­brá que pre­gun­tar­se por qué.

En­fren­ta­mien­to ar­tis­ta y obra

Una ter­ce­ra ac­ti­tud, que tam­bién es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con las otras, con las cua­les for­ma una suer­te de “sis­te­ma”, es el en­fren­ta­mien­to del ar­tis­ta con la obra co­mo si aquel fue­ra, por de­cir­lo así, “un ge­nio cual­quie­ra”. Y no, des­gra­cia­da­men­te no. En reali­dad los ge­nios son ex­tra­or­di­na­ria­men­te es­ca­sos. To­dos los de­más de­be­mos apa­ñar­nos con el ejer­ci­cio de vir­tu­des me­nos pre­cla­ras co­mo cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad con lo que ha­ce­mos. Vir­tu­des que por su­pues­to no in­clu­yen el ro­dar, co­mo con­fie­sa ha­ber he­cho Pe­rey­ra, un lar­go- me­tra­je sin guion, o, peor to­da­vía, si­guien­do una “in­tui­ción sin for­ma” que en su úl­ti­mo fil­me le per­mi­tió com­bi­nar tres guio­nes de otros pro­yec­tos an­te­rio­res. To­do es­to di­cho oron­da­men­te. Con­ven­ga­mos que Pe­rey­ra no de­be de ser un ge­nio o ya lo sa­bría­mos. En­ton­ces, ¿ no ten­dría que es­cri­bir guio­nes con la­pi­ce­ro y no con la ca­be­za? So­bre to­do, no de­be­ría es­pe­rar a con­cluir una pe­lí­cu­la pa­ra sa­ber qué pe­lí­cu­la qui­so ha­cer. Co­mo oron­da­men­te di­ce.

Ac­ti­tud del ar­tis­ta bo­li­viano ( en ge­ne­ral): Sen­tir­se ge­nial pa­ra no tra­ba­jar se­ria­men­te ( lo que no quie­re de­cir “mu­cho”, o “to­da la no­che”, que es lo que pro­ba­ble­men­te ha­ce Pe­rey­ra), sino pa­ra ha­cer­lo de una for­ma ( ¿ co­mo de­cir­lo?) mor­tal­men­te se­ria. ¿ No era es­to lo que que­ría Aris­tó­te­les, in­clu­so pa­ra las co­me­dias?

Por su­pues­to que Pe­rey­ra tie­ne de­re­cho a creer en su ci­ne. La crí­ti­ca se ha equi­vo­ca­do mu­chas ve­ces al juz­gar los re­sul­ta­dos ar­tís­ti­cos. Y hay una po­si­bi­li­dad, aun­que sea pe­que­ña, de que Pe­rey­ra sea un ge­nio in­com­pa­ra­ble e in­com­pren­di­do. Tie­ne en­ton­ces el ar­tis­ta de­re­cho a man­dar a los crí­ti­cos a la mo­na o a me­jor par­te. Lo cual de­ja el ar­te in­to­ca­do, pues és­te es in­di­fe­ren­te a lo que ha­ce o de­ja de ha­cer su au­tor. El ar­te de­be triun­far o fra­ca­sar por sí so­lo.

“Me en­tro­me­to en es­te de­ba­te sin re­pre­sen­tar en él a na­die más que a mí mis­mo. ¿ Por qué? Por­que el ar­tícu­lo de Pe­rey­ra, que co­mo di­go no hay que con­si­de­rar una res­pues­ta a na­da pre­vio, es por su cuen­ta una mues­tra ex­cel­sa de cier­tas ac­ti­tu­des de al­gu­nos ar­tis­tas na­cio­na­les”.

Pro­duc­ción. Afi­ches de dos de las pe­lí­cu­las del di­rec­tor chu­qui­sa­que­ño Ale­jan­dro Pe­rey­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.