Des­de “Uka­mau” has­ta “Bar­to­li­na Si­sa”.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - MAU­RI­CIO SOU­SA CRESPO En­sa­yis­ta y li­te­ra­to

1 “No es fá­cil es­cri­bir so­bre una obra que a lo lar­go de los años se ha he­cho ca­da vez más in­vi­si­ble en la me­di­da en que su crea­dor la guar­da ce­lo­sa­men­te, te­me­ro­so de que la pi­ra­te­ría la di­fun­da en pe­que­ñas pan­ta­llas, don­de su sen­ti­do pro­fun­do se di­lu­ye”. Con es­tas con­si­de­ra­cio­nes abre David Wood su es­tu­pen­do y re­cien­te li­bro so­bre el ci­ne de Jor­ge San­ji­nés, El es­pec­ta­dor pen­san­te ( Mé­xi­co: UNAM, 2017).

2

¿ Es cier­to lo que di­ce Wood? So­bre San­ji­nés, sin du­da: nin­gún otro ci­neas­ta bo­li­viano ha pro­te­gi­do con tan­to ce­lo el ac­ce­so a su obra. Y, sin em­bar­go, pe­se a es­ta de­di­ca­da vi­gi­lan­cia, va­rias de sus pe­lí­cu­las cir­cu­lan — co­mo otras tan­tas bo­li­via­nas— en co­pias pi­ra­tas.

3

Con ex­cep­ción del ci­ne re­cien­te — ya fil­ma­do di­gi­tal­men­te—, mal ac­ce­de­mos al ci­ne bo­li­viano a tra­vés de pé­si­mas co­pias. De he­cho, la ma­yor des­gra­cia de la pi­ra­te­ría no es la men­cio­na­da por Wood — que las pe­lí­cu­las “se di­fun­dan en pe­que­ñas pan­ta­llas”— sino que esa di­fu­sión pon­ga en cir­cu­la­ción ver­sio­nes que no se ven ni se es­cu­chan bien en nin­gún ta­ma­ño de pan­ta­lla o de sa­la.

4

Tres pe­lí­cu­las de San­ji­nés a la ven­ta en las ace­ras de La Paz, en co­pias du­do­sas: “Uka­mau” ( 1966), “El co­ra­je del pue­blo” ( 1971) y “La na­ción clan­des­ti­na” ( 1989), tie­nen más de al­go en co­mún: el mis­mo ori­gen ( trans­mi­sio­nes te­le­vi­si­vas eu­ro­peas), una muy ba­ja re­so­lu­ción, sub­tí­tu­los en in­glés.

5

Vol­ver a ver el ci­ne de San­ji­nés en es­tas co­pias es un ex­pe­rien­cia con­tra­dic­to­ria: a) nos mue­ve a re­cor­dar — co­mo esas ma­las fotos de que­ri­dos fa­mi­lia­res muer­tos— al­go que al­gu­na vez co­no­ci­mos en una me­jor ver­sión; b) nos per­mi­te de­te­ner­nos a ana­li­zar en de­ta­lle al­go que só­lo po­día­mos, en sa­la, pes­car al vue­lo; c) nos ofre­ce los pla­ce­res de la re­lec­tu­ra, an­tes im­po­si­bles; d) nos pro­vo­ca an­sie­da­des his­tó­ri­cas va­rias, co­mo és­ta: ¿exis­te una bue­na co­pia de“El co­ra­je del pue­blo” o esas imá­ge­nes des­la­va­das y bo­rro­sas son to­do lo que que­da? 6 Los pe­que­ños be­ne­fi­cios pa­ra el es­pec­ta­dor son nu­me­ro­sos, aun­que per­so­na­les. Yo des­cu­bro, por ejem­plo, gra­cias a es­tas co­pias, que “El co­ra­je del pue­blo” y “La na­ción clan­des­ti­na” se abren de la mis­ma ma­ne­ra. O me doy cuen­ta, con en­tu­sias­mo, de al­go que se­gu­ra­men­te otros ci­né­fi­los sa­bían de so­bra: que San­ji­nés pa­re­ce dia­lo­gar con el due­lo fi­nal de “Ava­ri­cia “( 1924) de Erich von Stroheim en su due­lo fi­nal en “Uka­mau”. Y se des­pier­tan cu­rio­si­da­des: ¿ quié­nes son Juan Car­los Macías y Sergio Bu­zi, los res­pon­sa­bles del mag­ní­fi­co mon­ta­je de “El co­ra­je del pue­blo”?

7

To­do el ci­ne bo­li­viano re­cien­te, en cam­bio, so­bre­vi­vi­rá en co­pias di­gi­ta­les siem­pre idén­ti­cas a sí mis­mas. Por ejem­plo, “Bar­to­li­na Si­sa” ( 2008), do­cu­men­tal de me­dia ho­ra de De­me­trio Ni­na.

8

Qui­zá “Bar­to­li­na Si­sa” sea un em­ble­ma de la teo­ría y prác­ti­ca del ci­ne jun­to al Es­ta­do bo­li­viano. Su con­te­ni­do es un ver­sión des­po­ja­da y es­co­lar del mis­mo ges­to que lue­go ca­rac­te­ri­za­rá al San­ji­nés de “In­sur­gen­tes” ( 2011): la ha­gio­gra­fía — pom­po­sa, de­vo­ta, acrí­ti­ca— de hé­roes y he­roí­nas de lo na­cio­nal- po­pu­lar en Bo­li­via.

9

De Bar­to­li­na Si­sa no se sa­be con cer­te­za mu­cho, pe­ro aquí in­clu­so eso po­co que se sa­be — por los tra­ba­jos ma­yo­res so­bre la re­be­lión an­ti­co­lo­nial de Tu­pac Ka­ta­ri, el de la chi­le­na de de­re­cha Eugenia del Va­lle y el del es­ta­dou­ni­den­se de iz­quier­da Sin­clair Thom­pson— se re­du­ce a unos cuan­tos tra­zos de cro­mi­to de pri­ma­ria: Si­sa era “leal”, “va­lien­te” y “mon­ta­ba bien a ca­ba­llo”, co­mo Jua­na de Ar­co.

10

No di­go que “Bar­to­li­na Si­sa” sea“em­ble­má­ti­ca” por su con­te­ni­do im­pre­ci­so, co­mo de­ri­va do de una lec­tu­ra apresurada deWi­ki pe di a. Lo di­go por su ri­co con­te­ni­do adi­cio­nal y ex­pli­ca­ti­vo: so­bre el cha­cha­war­mi de Si­sa y Ka­ta­ri ( aun­que, pa­ra no nin­gu­near a la otra pa­re­ja de Ka­ta­ri, Ma­ría Lu­pi­za, ¿ no era me­jor ha­blar de un cha­cha- war­mi­war­mi?), so­bre los te­ji­dos an­di­nos usa­dos por Si­sa en la pe­li ( aun­que las des­crip­cio­nes con­tem­po­rá­neas la re­tra­ta­ran de cho­la, ves­ti­da a la es­pa­ño­la, con ca­brio­lé), so­bre la in­ter­cul­tu­ra­li­dad, etc.

11

En su­ma: el se­cre­to es­ta­tal de “Bar­to­li­na Si­sa” ra­di­ca en los “ex­tras” del DVD, no en el do­cu­men­tal mis­mo. Se nos in­for­ma en ellos, por ejem­plo, que Ni­na, en un ac­to de re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co real­men­te au­daz, bus­ca ha­cer evi­den­tes los va­lo­res uni­ver­sa­les de Si­sa. ¿ O sea que es men­ti­ra que con­si­de­ra­se el ob­je­ti­vo de su re­be­lión, en sus pro­pias pa­la­bras, “que ex­tin­gui­da la ca­ra blan­ca, só­lo rei­na­sen los in­dios”?

12

Tam­bién en los ex­tras del DVD, en la sec­ción de “Ac­to­res”, la bio­gra­fía de ca­da uno es en reali­dad la de su per­so­na­je. Lee­mos es­to de Yo­mar Fe­rino: “Mu­jer ay­ma­ra va­le­ro­sa, con gran ha­bi­li­dad pa­ra el ma­ne­jo del ca­ba­llo y el uso de la q’ora­na. Se des­ta­ca por su fuer­za, va­len­tía y prin­ci­pal­men­te por su leal­tad”. ¿ O es que los ac­to­res fue­ron po­seí­dos por sus pa­pe­les? Al­go así su­gie­re Jor­ge Cárdenas al des­cri­bir su in­ter­pre­ta­ción de Ka­ta­ri co­mo el re­sul­ta­do de una po­se­sión be­nig­na, co­mo si hu­bie­se si­do arre­ba­ta­do “por un au­ra, un mag­ne­tis­mo, un pa­cha­cu­ti en el cuer­po”.

13

Un apun­te fi­nal, so­bre te­ji­dos: años des­pués ( en 2011), en una cró­ni­ca de Álex Aya­la, nos vol­ve­mos a en­con- trar con Yo­mar Fe­rino, la in­tér­pre­te de “Bar­to­li­na Si­sa” en el do­cu­men­tal del Ni­na. Aya­la na­rra el en­cuen­tro de Ma­nuel Si­lle­ri­co, sastre de Evo Mo­ra­les, y Fe­rino, en­car­ga­da de una tien­da de la ca­lle Li­na­res, uno de esos rin­co­nes de La Paz que al pa­re­cer—si cree­mos en el exo­tis­mo tu­rís­ti­co del ano­ta—es­tá“sal­pi­ca­do de adi­vi­nos y cam­pe­si­nos que leen­laho­ja­de­co­ca”. Los­te­ji­dos­que quie­re Si­lle­ri­co no es­tán a la ven­ta, acla­ra Fe­rino, en una con­ver­sa­ción que Aya­la — aca­so pa­ra pro­vo­car la ira de las te­je­do­ras en to­do el mun­do— des­cri­be co­mo “bas­tan­te poé­ti­ca pa­ra tra­tar­se só­lo de una te­la”. Ade­más, le re­cuer­da Fe­rino al sastre, “los te­ji­dos son co­mo tex­tos, ca­da uno cuen­ta una his­to­ria dis­tin­ta. Cor­tar­los se­ría un sa­cri­le­gio”. Si­lle­ri­co res­pon­de a es­ta ob­je­ción con una má­xi­ma que se ha con­ver­ti­do en le­ma es­ta­tal: “Cla­ro, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que los uti­li­za­ría Evo Mo­ra­les”.

14

Otro apun­te fi­nal, so­bre pi­ra­te­ría. Po­co des­pués del es­treno de “Bar­to­li­na Si­sa”, en 2008, Jor­ge San­ji­nés acu­só a Ni­na­films de pi­ra­tear una de sus pe­lí­cu­las. De­me­trio Ni­na res­pon­dió ini­cian­do una que­re­lla con­tra San­ji­nés por “ca­lum­nia e in­ju­ria”. Se­gún cons­ta en una car­ta de 2009 di­ri­gi­da “A los tra­ba­ja­do­res del au­dio­vi­sual bo­li­viano”, Ni­na sos­te­nía que la acu­sa­ción de San­ji­nés que­ría per­ju­di­car­lo en su can­di­da­tu­ra a la di­rec­ción del Con­se­jo Na­cio­nal de Ci­ne.

“Con ex­cep­ción del ci­ne re­cien­te — ya fil­ma­do di­gi­tal­men­te—, mal ac­ce­de­mos al ci­ne bo­li­viano a tra­vés de pé­si­mas co­pias (…) La pi­ra­te­ría po­ne en cir­cu­la­ción ver­sio­nes que no se ven ni se es­cu­chan bien en nin­gún ta­ma­ño de pan­ta­lla o de sa­la”

Em­ble­má­ti­ca. Ima­gen de la pe­lí­cu­la “La na­ción clan­des­ti­na” de Jor­ge San­ji­nés, que cir­cu­la en co­pias pi­ra­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.