Vir­gi­nia Ay­llón ana­li­za la obra de Fer­nan­da Si­les.

La es­cri­to­ra Vi­ri­nia Ay­llón ha­ce un aná­li­sis so­bre la es­truc­tu­ra y per­so­na­jes en la no­ve­la de Si­les, edi­ta­da por Plu­ral

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - VIR­GI­NIA AY­LLóN Es­cri­to­ra

“El desierto de Dalí” es la cuar­ta no­ve­la de Lui­sa Fer­nan­da Si­les, ga­na­do­ra del Pre­mio Na­cio­nal de No­ve­la en 2006. “El dia­blo y la mu­jer que vue­la”, de 1999; “El ago­re­ro de sal” ( Pre­mio Na­cio­nal 2006), y “En la ho­ra de Dios”, de 2011, pre­ce­den a es­ta su úl­ti­ma no­ve­la, pu­bli­ca­da por Plu­ral edi­to­res. Y si al­gún hilo con­duc­tor se ad­vier­te en es­tas cua­tro obras es la his­to­ria de Bo­li­via. Evi­den­te­men­te, si la pri­me­ra se desa­rro­lla en­tre los si­glos XIX y XX, la se­gun­da lo ha­ce du­ran­te las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res; la ter­ce­ra cu­bre des­de la épo­ca de la Gue­rra fe­de­ral has­ta la Gue­rra del gas, y es­tá úl­ti­ma, se ocu­pa del mo­men­to ac­tual.

Pe­ro re­unir­las ba­jo el sino his­tó­ri­co es re­du­cir la ri­que­za del con­jun­to na­rra­ti­vo de Si­les. Tan­to que, por ejem­plo, “En la ho­ra de Dios”, se des­plie­ga un sin­gu­lar jue­go de des­pla­za­mien­to del tiem­po por efec­to de la lec­tu­ra, lo que me re­cuer­da a “Ja­más el fue­go nun­ca” ( 2007) — a la sa­zón, tí­tu­lo que pro­vie­ne de un ilu­mi­na­do ver­so de Va­lle­jo— de la chi­le­na Dia­me­la El­tit. O, la pre­sen­cia, ca­si fí­si­ca del ta­rot en “El ago­re­ro de sal”, no­ve­la que re­la­cio­na la in­to­le­ran­cia pro­pia de la dic­ta­du­ra con la in­to­le­ran­cia so­cial ha­cia la ho­mo­se­xua­li­dad, etc.

En­ton­ces, hay más, siem­pre más en el mun­do na­rra­ti­vo de Si­les, quien pa­re­ce gus­tar de los ar­ca­nos, los del ta­rot y otros, co­mo la le­tra “C” en es­ta su úl­ti­ma no­ve­la en la que to­dos los per­so­na­jes, ade­más de los nom­bres de ca­lles, ba­res y de­más, co­mien­zan siem­pre con la “C”. He tra­ta­do de leer el sig­ni­fi­ca­do de es­te ar­cano en la no­ve­la, pe­ro es, sin du­da, uno to­tal­men­te ocul­to. Con­je­tu­ro, en­ton­ces que po­si­ble­men­te su ads­crip­ción a la no­ta mu­si­cal Do, al signo del copy­right, o la abre­via­tu­ra de la pa­la­bra cen­ta­vo, pue­de di­ri­gir es­ta “C” ha­cia la pre­cep­ti­va, la nor­ma.

No es­ta­ría equi­vo­ca­da mi pre­sun­ción si leo es­ta no­ve­la co­mo una apues­ta por po­ner en en­tre­di­cho lo que es el bien y, por lo tan­to, lo que es el mal; o la pre­cep­ti­va so­cial que los jun­ta. Un pro­yec­to éti­co, por su­pues­to re­co­rre la no­ve­la, pues­ta en cla­ve de iro­nía. No es, por cier­to, una no­ve­la que ape­la a la “mo­ra­li­na”; to­do lo con­tra­rio, se desen­vuel­ve en el lí­mi­te del queha­cer hu­mano en­tre el bien y el mal, esa in­de­le­ble lí­nea que tan di­fí­cil es vi­si­tar y, so­bre to­do, nom­brar.

Dua­li­dad

Así, la dua­li­dad es el es­pa­cio que tran­si­tan los per­so­na­jes de “El desierto de Dalí”; es de­cir, los inex­tri­ca­bles e in­nu­me­ra­bles pun­tos in­ter­me­dios en­tre el bien y el mal. Re­pri­mi­dos o no, es­tos re­cin­tos de la con­duc­ta, emer­gen a la su­per­fi­cie, cons­tru­yén­do­nos, tal cual a los pro­ta­go­nis­tas de la no­ve­la.

No es ra­ro, por tan­to, que Con­sue­lo, la “he­roí­na” y Cha­ro, la an­ta­go­nis­ta, sean los per­so­na­jes me­jor lo­gra­dos de es­ta obra; la pri­me­ra, ele­gan­te y sep­tua­ge­na­ria se­ño­ra de cla­se al­ta, ve­ni­da a me­nos y, la se­gun­da, ague­rri­da de­lin­cuen­te y ex­me­ta­le­ra. Pe­ro la pug­na en­tre es­tos dos per­so­na­jes po­dría re­sol­ver­se — mal— en evi­den­te tono de “mo­ra­li­na”, por lo que el ras­go evi­den­te­men­te éti­co de la no­ve­la es po­ner en el cen­tro de la na­rra­ción el con­flic­to mo­ral de la pro­ta­go­nis­ta, a quien la reali­dad de los he­chos la ubi­ca cons­tan­te­men­te en el res­ba­lón ha­cia “el mal”.

El me­ca­nis­mo es si­tuar la voz in­te­rior o la con­cien­cia de es­ta pro­ta­go­nis­ta en el ar­gu­men­to y es­ta voz, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas, lle­ga a ser un per­so­na­je ca­si au­tó­no­mo en la tra­ma. Así, Con­sue­lo, Cha­ro y la con­cien­cia ( siem­pre la “C”) son los tres per­so­na­jes que cons­tru­yen es­ta no­ve­la.

En la li­te­ra­tu­ra, co­mo en la fi­lo­so­fía, el en­fren­ta­mien­to en­tre el bien y el mal es te­ma vi­si­ta­do en to­dos los tiem­pos. A vue­lo de pá­ja­ro, me vie­nen a la me­mo­ria dos no­ve­las que son cum­bres no de es­te en­fren­ta­mien­to, y más bien de la in­ter­pe­la­ción a su es­ta­tu­to en la so­cie­dad. En su “Fran­kens­tein o el mo­derno Pro­me­teo” ( 1818), la in­gle­sa Mary She­lley, na­rra el ca­mino por el que la so­cie­dad ta­lla y es­cul­pe el mal por la fuer­za del pre­jui­cio. Por su par­te, el es­co­cés Ro­bert L. Ste­ven­son, en su “El ex­tra­ño ca­so de Dr. Jekyll y Mr. Hy­de” ( 1886); ex­po­ne ( es­plén­di­da­men­te, hay que de­cir­lo), el de­seo del mal y los me­ca­nis­mos de re­pre­sión, nor­ma­dos por la ra­zón, es­ta­ble­cien­do esa dua­li­dad co­mo equi­li­brio siem­pre de­lez­na­ble.

Pe­ro, así co­mo el bien y el mal, son las dos ca­ras del con­flic­to hu­mano, lo es tam­bién de la so­cie­dad. Por eso, den­tro de una mis­ma cultura, e in­clu­so en­tre di­fe­ren­tes cul­tu­ras, se desa­rro­llan dis­tin­tos pro­yec­tos mo­ra­les, siem­pre afin­ca­dos en el tiem­po y el es­pa­cio. No es me­nor pues es­te te­ma en un mo­men­to co­mo el que nos to­ca hoy vi­vir en el país y, aun­que di­fí­cil y com­pli­ca­do ( si no con­flic­ti­vo) es­ta no­ve­la to­ma el desafío: las po­si­bles y di­fe­ren­tes “mo­ra­les” que se mue­ven en es­ta nues­tra ac­tual so­cie­dad.

Es que ya na­da es co­mo de­be­ría ser, pa­re­ce de­cir­nos el tí­tu­lo ele­gi­do por la au­to­ra pa­ra es­ta su cuar­ta no­ve­la, ya que, re­cor­de­mos, “La per­sis­ten­cia de la me­mo­ria” ( 1931), po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo “los re­lo­jes blan­dos”, es el cua­dro en que Dalí pin­ta el pai­sa­je de la Cos­ta Bra­va de Ca­da­qués, re­pre­sen­tan­do aque­llo que se des­mo­ro­na, aque­llo que evi­den­te­men­te no es co­mo de­be­ría ser. El van­guar­dis­ta Dalí, a tra­vés de una es­tam­pa in­con­gruen­te e iló­gi­ca, más bien pro­ce­den­te del in­cons­cien­te, nos re­ga­la una ima­gen en la que la agres­te pla­ni­cie acen­túa lo in­só­li­to, pro­vo­cán­do­nos ex­tra­ños sen­ti­mien­tos.

En la no­ve­la las con­cep­cio­nes del bien y el mal es­tán en ple­na fric­ción y se to­ma pa­ra ello dos mo­de­los an­ta­gó­ni­cos de pre­cep­tos mo­ra­les de vi­da en la so­cie­dad, lo que acen­túa el con­flic­to. Pe­ro el ver­da­de­ro con­flic­to es el de la pro­ta­go­nis­ta que a par­tir de un he­cho lle­na su vi­da de pre­gun­tas que ato­si­gan sus con­cep­cio­nes, pre­ci­sa­men­te de mo­ral, más aún cuan­do los he­chos la ori­llan a “res­ba­lar” ha­cia lo ve­da­do, lo fal­so, lo im­per­fec­to; la ori­llan al mal. To­do es­to con una es­truc­tu­ra que tie­ne ele­men­tos de la no­ve­la po­li­cial, ade­más ado­sa­do con mu­cho hu­mor, lo que ate­núa las vi­ci­si­tu­des ma­yor­men­te vio­len­tas en las que dis­cu­rren la vi­da de los per­so­na­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.