“Glam”, la pa­la­bra mal­di­ta del rock

Los Tiempos - Lecturas - - Bienvenidos - C. ARIEL ANTEZANA E. Director El Fin del Si­len­cio

En el mun­do del rock y del­heavy­me­tal, no­de­be ha­ber pa­la­bra más po­lé­mi­ca que “Glam”, ya que es­ta pa­la­bra de­no­mi­na a un gé­ne­ro que ha si­do vi­li­pen­dia­do en los úl­ti­mos 30 años, sin en­ten­der, mu­chas ve­ces, que en reali­dad tie­ne mu­cho más tiem­po en bo­ca del mun­do del rock.

Más que to­do por­que el tér­mino glam es­tá re­la­cio­na­do con el hard rock de los 80 co­man­da­do por ban­das co­mo Motley Crue, Poi­son o Bon Jo­vi y se aso­cia­ra siem­pre con pei­na­dos ex­tra­va­gan­tes, ma­qui­lla­jes ex­ce­si­vos y ba­la­das ro­mán­ti­cas den­tro un am­bien­te en el que la vio­len­cia e ima­gen es­ta­ba más con lo ru­do y lo po­co sen­si­ble.

El glam co­mo tal na­ce a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los 70, en Lon­dres, gra­cias a un su­je­to lla­ma­do Mark Bo­lan y su ban­da T. Rex; Bo­lan de­di­ca­do al mo­de­la­je mas­cu­lino, ofi­cio que man­te­nía a la par con la de mú­si­ca, en va­rias oca­sio­nes, al cru­zar­se am­bas ac­ti­vi­da­des y des­pués de un des­fi­le o se­sión de fo­to­gra­fía, de­bía di­ri­gir­se di­rec­ta­men­te a sus pre­sen­ta­cio­nes con T. Rex, por lo que no lo­gra­ba qui­tar­se el ma­qui­lla­je, la pur­pu­ri­na y otros ac­ce­so­rios, por lo que la gen­te em­pe­zó a co­no­cer y re­co­no­cer a Bo­lan co­mo el “Glam boy” por su as­pec­to gla­mo­ro­so, sin que es­to tu­vie­ra que ver con su mú­si­ca; al con­tra­rio, la mú­si­ca que traía T. Rex era fres­ca, re­cu­pe­ran­do mu­cho del rock

“Gra­cias a la ima­gen de es­ta ge­ne­ra­ción, más los so­ni­dos pro­pios del hard rock, en par­ti­cu­lar Led Zep­pe­lin y el na­cien­te heavy me­tal bri­tá­ni­co, es que, en los Es­ta­dos Uni­dos, par­ti­cu­lar­men­te en Los Án­ge­les, sur­ge el “hair me­tal”

n’ roll clá­si­co, de­jan­do de la­do las com­ple­ji­da­des que ha­bía em­pe­za­do a ad­qui­rir el rock con la nue­va co­rrien­te pro­gre­si­va.

In­fluen­cia

La in­fluen­cia de Bo­lan y T. Rex fue tan mar­ca­da que sur­gie­ron una gran can­ti­dad de gru­pos que re­cu­rrie­ron al as­pec­to vi­sual y gla­mo­ro­so y a la fres­cu­ra del so­ni­do de la ban­da que tie­ne el tí­tu­lo de ser la ver­da­de­ra crea­do­ra del glam. Sla­de, Mott The Hop­ple, Gary Glit­ter, Roxy Music, Sweet y mu­chas más, ade­más de quien se con­ver­ti­ría en el aban­de­ra­do his­tó­ri­co de la co­rrien­te: David Bo­wie. In­clu­so mu­chas ban­das e in­tér­pre­tes se han vis­to re­la­cio­na­dos con el glam si ser­lo en un 100 por cien­to, por ejem­plo, Queen, por su am­bi­güe­dad se­xual, El­ton John por sus ex­cén­tri­cas ves­ti­men­tas. Gra­cias a la mu­tua in­fluen­cia con David Bo­wie, in­clu­so Lou Reed co­que­teó con el glam a me­dia­dos de los 70.

Gra­cias a la ima­gen de es­ta ge­ne­ra­ción, más los so­ni­dos pro­pios del hard rock, en par­ti­cu­lar Led Zep­pe­lin y el na­cien­te heavy me­tal bri­tá­ni­co, es que, en los Es­ta­dos Uni­dos, par­ti­cu­lar­men­te en Los Án­ge­les, sur­ge el “hair me­tal” o mal lla­ma­do glam me­tal de los 80. Mien­tras que, en Eu­ro­pa, la mis­ma ima­gen más las ten­den­cias post punks y gó­ti­cas dan por re­sul­ta­do el new wa­ve y dark wa­ve, gé­ne­ros de los cua­les ha­bla­re­mos en pró­xi­mas opor­tu­ni­da­des.

El glam le dio un ai­re nue­vo al rock en cuan­to al so­ni­do fres­co y tam­bién a la ima­gen, y en otro plano, de al­gu­na ma­ne­ra es el res­pon­sa­ble de que la mú­si­ca en vi­vo se con­vier­ta en un es­pec­tácu­lo, aquel es­pec­tácu­lo que los fans re­cla­man den­tro un gran show de rock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.