Un aná­li­sis so­bre el éxi­to de “La ca­sa de pa­pel”.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - RO­DRI­GO AYA­LA BLUSKE Ci­neas­ta y en­sa­yis­ta

El éxi­to de “La ca­sa de pa­pel” ha si­do tan gran­de que quie­nes no la ha­yan vis­to to­da­vía no só­lo tie­nen la op­ción de re­cu­rrir a Net­flix, la pla­ta­for­ma don­de se emi­te, sino tam­bién la de com­prar­la en cual­quier pues­to de ven­ta de co­pias en DVD.

Di­cen las no­tas de pren­sa que se tra­ta de la se­rie de ha­bla no in­gle­sa más vis­ta en la his­to­ria de la te­le­vi­sión de ta­ri­fa pla­na ( y pro­ba­ble­men­te en la his­to­ria de la te­le­vi­sión en ge­ne­ral). Es pro­ba­ble que sea así, por lo que su ines­pe­ra­do éxi­to plan­tea la re­fle­xión en re­fe­ren­cia a sus va­lo­res na­rra­ti­vos y tam­bién res­pec­to al fu­tu­ro de las pro­duc­cio­nes lo­ca­les- na­cio­na­les en re­la­ción al fe­nó­meno de la te­le­vi­sión glo­ba­li­za­da mun­dial.

Bue­nas ideas en de­ma­sia­dos mi­nu­tos

“La ca­sa de pa­pel” par­te de la ar­ti­cu­la­ción de una idea cen­tral y dos o tres se­cun­da­rías que en se­gui­da cap­tu­ran la aten­ción del es­pec­ta­dor: el ro­bo a una Ca­sa de Mo­ne­da pa­ra im­pri­mir, no “ro­bar” pa­pel mo­ne­da, la con­fluen­cia de per­so­na­jes aco­rra­la­dos, la his­to­ria de amor en­tre los an­ta­go­nis­tas, etc. ¿ Se tra­ta de ideas ori­gi­na­les? Por su­pues­to que no ( in­clu­so al­gún crí­ti­co es­pa­ñol ha­bla de un “prés­ta­mo ge­ne­ro­so” de la idea prin­ci­pal, la cual pro­ven­dría de una pro­duc­ción nor­te­ame­ri­ca­na an­te­rior). ¿ Pe­ro real­men­te eso tie­ne im­por­tan­cia? Al­gu­nos clá­si­cos men­cio­nan las “sie­te his­to­rias bá­si­cas” en las que es­ta­ría ba­sa­da la to­ta­li­dad del ci­ne con­tem­po­rá­neo. Sea real o no el con­cep­to, lo cier­to es que to­do el ci­ne de ex­hi­bi­ción pú­bli­ca lo úni­co que ha­ce es reite­rar ideas, que se re­pi­ten una y otra vez en for­mas y con­tex­tos dis­tin­tos. Si qui­sié­ra­mos ser pun­ti­llo­sos, en “La ca­sa de pa­pel”, po­de­mos en­con­trar ele­men­tos de di­ver­sos ejem­plos del ci­ne nor­te­ame­ri­cano de ac­ción (“Los do­ce del pa­tí­bu­lo” ( 1967), “El gran asal­to al ban­co” ( 1967) e in­clu­si­ve “Oceans Ele­ven” ( 1960, 2001)).

Al­gu­nos au­to­res se­ña­lan que el ci­ne con­tem­po­rá­neo se ase­me­ja a la na­rra­ti­va de los ju­gla­res del me­dioe­vo, los que con­ta­ban una y otra vez las mis­mas his­to­rias, aun­que mo­di­fi­cán­do­las de acuer­do al mo­men­to y el en­torno. De esa ma­ne­ra, mer­ced a un mer­ca­do que no pa­ra de exi­gir más y más, es­tos pro­duc­tos se re­pi­ten una y otra vez ya sea de ma­ne­ra di­rec­ta ( los ca­da vez más nu­me­ro­sos “re­ma­kes”) e in­di­rec­ta ( los tra­ba­jos que “ro­ban” o “se pres­tan” ideas).

Los pri­me­ros ca­pí­tu­los de “La ca­sa de pa­pel” tie­nen la vir­tud de en­sam­blar ele­men­tos que, al ir­se des­cu­brien­do, aca­pa­ran la aten­ción del es­pec­ta­dor y le otor­gan agi­li­dad: el ca­rác­ter mis­mo del ro­bo ( im­pre­sión, no sus­trac­ción), los alias ( nom­bres de ciu­da­des que es­tán re­la­cio­na­dos con las ca­rac­te­rís­ti­cas de los per­so­na­jes), la cons­truc­ción del asal­to ( en­tre­na­mien­to, pla­ni­fi­ca­ción) e in­clu­si­ve cier­tos ni­ve­les de ero­tis­mo mór­bi­do( a tra­vés del per­so­na­je de Ali­son Par­ker ).

Que­da cla­ro que la pul­cri­tud en el aca­ba­do téc­ni­co de la se­rie no pue­de me­nos que ha­ber con­ci­ta­do el en­tu­sias­mo del pú­bli­co his­pa­no­par­lan­te ( una se­rie es­pa­ño­la que “pa­re­ce” que fue­ra nor­te­ame­ri­ca­na, po­dría ha­ber di­cho al­gu­na ama de ca­sa). Di­cho ni­vel se ex­pre­sa no so­la­men­te en as­pec­tos bá­si­cos co­mo la fo­to­gra­fía y el so­ni­do, sino so­bre to­do en las es­ce­nas de ac­ción; la “ba­ta­lla” que se da en el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de la pri­me­ra tem­po­ra­da en­tre po­li­cías y atra­ca­do­res no tie­ne na­da que en­vi­diar a cual­quier es­ce­na de ac­ción de gran es­ca­la de las su­per­pro­duc­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas.

“Sea real o no el con­cep­to, lo cier­to es que to­do el ci­ne de ex­hi­bi­ción pú­bli­ca lo úni­co que ha­ce es reite­rar ideas, que se re­pi­ten una y otra vez en for­mas y con­tex­tos dis­tin­tos”

El pro­ble­ma con “La ca­sa de pa­pel” no se en­cuen­tra en su plan­tea­mien­to bá­si­co, pe­ro sí en la pro­lon­ga­ción ar­ti­fi­cial de la tra­ma, que ex­ce­de la ca­pa­ci­dad de és­ta pa­ra man­te­ner el in­te­rés in­tac­to. Así co­mo se desa­rro­llan de­ter­mi­na­dos gi­ros in­tere­san­tes ( bá­si­ca­men­te las his­to­rias de amor en­tre an­ta­go­nis­tas y sus im­pli­ca­cio­nes en el asal­to) hay va­rios otros que es­tán ja­la­dos de los pe­los ( la ape­la­ción a la com­pli­ci­dad de los rehe­nes).

Una vir­tud de la cons­truc­ción na­rra­ti­va de “La ca­sa de pa­pel” es la de ha­cer sal­tar la tra­ma de “si­tua­ción im­po­si­ble” re­suel­ta, a otra de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas y así su­ce­si­va­men­te. Se tra­ta de un re­cur­so desa­rro­lla­do al li­mi­te por el ci­ne nor­te­ame­ri­cano de ac­ción; “Brea­king Bad” ( 2008) es un ejem­plo mo­dé­li­co al res­pec­to. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de és­ta, en la que sus pro­ta­go­nis­tas ter­mi­na­ban des­tro­za­dos por la fuer­za de las cir­cuns­tan­cias, “La ca­sa de pa­pel”, qui­zás in­flui­da en de­ma­sía por las po­si­bi­li­da­des co­mer­cia­les de las fu­tu­ras se­cue­las, op­ta por un desen­la­ce edul­co­ra­do.

En to­do ca­so, más allá de los pros y de los con­tras, se tra­ta de un pro­duc­to que lle­gó en el mo­men­to pre­ci­so, y que pro­ba­ble­men­te mar­que un an­tes y un des­pués en la pro­duc­ción ibé­ri­ca.

¿ Pro­duc­tos “na­cio­na­les” en te­le­vi­sión glo­ba­li­za­da?

La de­man­da pro­vo­ca­da por Net­flix, así co­mo su afán por afir­mar­se en de­ter­mi­na­dos mer­ca­dos, ha he­cho que la ca­de­na re­cu­rra a una se­rie de pro­duc­cio­nes de ha­bla no in­gle­sa en su ca­tá­lo­go. Así que en­tre ma­los y bue­nos ejem­plos he­mos vis­tos cir­cu­lar en el úl­ti­mo año tí­tu­los ta­les co­mo “Dark” ( ale­ma­na), “Lily­ham­mer” ( sue­ca), “Trap­ped” ( is­lan­de­sa), “The Rain” ( da­ne­sa) e in­clu­si­ve la ar­gen­ti­na “Es­to­col­mo”. La pre­gun­ta cla­ve en es­te ca­so se­ría, ¿ es po­si­ble que en di­cho marco se pue­dan desa­rro­llar pro­duc­tos con ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias?, o más bien se tra­ta sim­ple­men­te de la adap­ta­ción a ai­res lo­ca­les de un mo­de­lo na­rra­ti­vo ce­rra­do.

Si nos fi­ja­mos en “La ca­sa de pa­pel”, la res­pues­ta se de­can­ta­ría por la úl­ti­ma po­si­bi­li­dad. Es ver­dad que en es­ta pro­duc­ción hay cier­tos ras­gos que nos re­cuer­dan el lu­gar don­de nos en­con­tra­mos; es el ca­so de las más­ca­ras de Da­lí que uti­li­zan los asal­tan­tes, que inevi­ta­ble­men­te nos re­mi­ten a las más­ca­ras de pre­si­den­tes que uti­li­za­ban los la­dro­nes de ban­co de “Pun­to de quie­bre” ( 1991). De igual ma­ne­ra, en de­ter­mi­na­do mo­men­to, el uso de Be­lla Ciao, la vie­ja can­ción de la re­sis­ten­cia co­mu­nis­ta, po­dría re­mi­tir­nos a cier­to ai­re de iz­quier­dis­mo inusual en las pro­duc­cio­nes del norte. Pe­ro en reali­dad se tra­ta de ele­men­tos epi­dér­mi­cos, la elec­ción na­rra­ti­va de “La ca­sa de pa­pel” se ins­cri­be en el ci­ne de ac­ción glo­bal con­tem­po­rá­neo. Otras pro­duc­cio­nes de las men­cio­na­das, “Dark” o “Lily­ham­mer”, de­jan sen­tir un ma­yor “sa­bor” na­cio­nal, ex­pre­sa­do so­bre to­do en el rit­mo y en la in­ten­ción ma­ni­fies­ta de ex­pli­car as­pec­tos es­pe­cí­fi­cos de sus so­cie­da­des.

Da la im­pre­sión que la glo­ba­li­za­ción te­le­vi­si­va abri­rá opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les y co­mer­cia­les a los paí­ses que ten­gan la ca­pa­ci­dad de apro­ve­char el es­pa­cio, pe­ro es po­co pro­ba­ble que desa­rro­lle es­pa­cios pa­ra el desa­rro­llo na­rra­ti­vo con ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias a pro­fun­di­dad. En to­do ca­so, la ex­pe­rien­cia di­ce que se­gu­ra­men­te abra una con­tra­po­si­ción en otros ( ¿ en el mis­mo In­ter­net?), y que de to­das ma­ne­ras no exis­te ne­ce­sa­ria­men­te ex­clu­sión en­tre am­bos ti­pos de desa­rro­llo.

Pro­duc­ción es­pa­ño­la. Es­ce­na de “La ca­sa de pa­pel”, se­rie ori­gi­nal de Net­flix, crea­da por Álex Pi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.