Ac­ti­vis­mo y ar­te, una dis­cu­sión in­ter­mi­na­ble.

Es­cri­to­res bo­li­via­nos res­pon­den a la in­te­rro­gan­te so­bre el ac­ti­vis­mo en el mun­do de las letras

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA EID

Cuan­do ha­bla­mos de ac­ti­vis­mo nos re­fe­ri­mos al ac­to me­dian­te el cual un gru­po de per­so­nas o una pro­tes­ta en con­tra o a fa­vor de al­go. El tér­mino pro­vie­ne de la idea de ser ac­ti­vo, es de­cir, cuan­do uno se mo­vi­li­za y ac­túa pa­ra rea­li­zar un cam­bio. Te­nien­do en cuen­ta que en la re­cien­te Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de San­ta Cruz ( FIL) se rea­li­za­ron even­tos en los que se dis­cu­tió so­bre las for­mas de pro­duc­ción des­de la reali­dad de las es­cri­to­ras, qui­si­mos ir más allá y pre­gun­tar a al­gu­nos au­to­res bo­li- via­nos de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes si pen­sa­ban que se pue­de ha­cer ac­ti­vis­mo des­de la li­te­ra­tu­ra.

El escritor Iván Gui­tié­rrez ( 1988), ga­na­dor del Con­cur­so Na­cio­nal Pe­tro­bras No­ve­les Es­cri­to­res en 2009, pien­sa que la crea­ción es­tá siem­pre li­ga­da a una for­ma de ac­ti­vis­mo.

“La li­te­ra­tu­ra cons­tan­te­men­te plan­tea una for­ma de ac­ti­vis­mo; el na­rrar es una prác­ti­ca ac­ti­vis­ta. En ese sen­ti­do, me pa­re­ce que no po­de­mos es­ca­par co­mo es­cri­to­res a esa con­di­ción. Pe­ro si pen­sa­mos o ha­bla­mos del ejer­ci­cio de un dis­cur­so ideo­ló­gi­co cen­tral, an­tes que lo esen­cial del con­tar, es en ese sen­ti­do cuan­do la li­te­ra­tu­ra se vuel­ve un pre- tex­to pa­ra ex­po­ner y en al­gu­nos ca­sos im­po­ner un dis­cur­so”, ex­pli­ca.

Pa­ra el con­sa­gra­do escritor ta­ri­je­ño Gon­za­lo Le­ma ( 1956), las co­sas no son muy dis­tin­tas que pa­ra Gui­tié­rrez.

“Aca­bo de pre­sen­tar la novela Sound­track de Ca­mi­la Urios­te. Al ha­cer­lo he ad­ver­ti­do que la voz de Ali­cia, mo­no­lo­gan­te y con­fe­sio­nal, si bien no ‘ mi­li­ta’ en la cues­tión de gé­ne­ro, irra­dia pre­sen­cia de gé­ne­ro en el mun­do que vi­vi­mos. La au­to­ra ape­la a su esen­cia y cuen­ta un tro­zo de su vi­da des­de la ace­ra del fren­te. No exa­ge­ro afir­man­do que su vi­ta­li­dad y ener­gía sa­cu­de los ci­mien­tos vie­jos del dis­cur­so ma­ni­do del hom­bre. Aje­na a la mi­li­tan­cia ba­jo con­sig­na ( co­mo son to­das las mi­li­tan­cias) ge­ne­ra con­cien­cia so­cial. La li­te­ra­tu­ra es sen­si­bi­li­dad y lu­ci­dez”, afir­ma.

Mien­tras que pa­ra la cru­ce­ña Liliana Co­lan­zi ( 1981), las co­sas son un po­co dis­tin­tas. “Creo que el ar­te pue­de te­ner un fuer­te com­po­nen­te po­lí­ti­co que pa­sa tan­to por el con­te­ni­do co­mo por la for­ma, y tam­bién pue­de ge­ne­rar de­ba­te so­bre di­fe­ren­tes te­mas, pe­ro el ar­te no es fun­cio­nal a nin­gu­na cau­sa”, co­men­ta Co­lan­zi y ci­ta a Va­le­ria Lui­se­lli, quien di­jo en una me­sa de de­ba­te de la FIL, que el ar­te no res­pon­de nin­gu­na pre­gun­ta, sino que nos ayu­da a ha­cer­nos me­jo­res pre­gun­tas. Esa es su fun­ción.

Por su par­te, la es­cri­to­ra Fa­bio­la Mo­ra­les ( 1978) ha­ce én­fa­sis en una fra­se que de­cían las fe­mi­nis­tas en los años 70, “lo per­so­nal es lo po­lí­ti­co”.

“¿ Qué es más per­so­nal que la es­cri­tu­ra? Por lo tan­to, to­da es­cri­tu­ra en la que una mu­jer sea tra­ta­da con igual­dad ha­cia los hom­bres, es de­cir, con to­do el aba­ni­co de de­fec­tos y vir­tu­des es una es­cri­tu­ra fe­mi­nis­ta”, ase­ve­ra Mo­ra­les.

Dis­tin­tas per­cep­cio­nes. No to­dos es­tán de cuer­do en que la li­te­ra­tu­ra pue­de ser una pla­ta­for­ma pa­ra lu­char por cau­sas más allá del ar­te. La his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra es­tá pla­ga­da de re­la­tos de re­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.