Equi­dad de gé­ne­ro y “las 82” de Can­nes

Los Tiempos - Lecturas - - Bienvenidos - XAVIER JOR­DÁN A. Co­mu­ni­ca­dor

82 mu­je­res ( ac­tri­ces) po­sa­ron pa­ra la fo­to en la al­fom­bra ro­ja del pa­sa­do Fes­ti­val de Can­nes co­mo una for­ma de pro­tes­ta con­tra el “apa­bu­llan­te” ma­chis­mo im­pe­ran­te en tan quis­qui­llo­sa in­dus­tria y en tan acar­to­na­do Fes­ti­val. Pa­sa que es­tas 82 di­vas del ce­lu­loi­de qui­sie­ron re­pre­sen­tar las úni­cas 82 pe­lí­cu­las crea­das por mu­je­res que com­pi­tie­ron por la pre­cia­da Pal­ma de Oro en 70 años de his­to­ria y, ob­vio, es­ta ci­fra es­cue­ta se­ría una mues­tra de dis­cri­mi­na­ción da­dos los ¡ 1.654! fil­mes se­lec­cio­na­dos en la mues­tra y he­chos por hom­bres.

To­man­do en cuen­ta que en to­do es­te tiem­po só­lo Ja­ne Cam­pion ga­nó el má­xi­mo ga­lar­dón con su be­llí­si­ma “El piano” de 1993 ( pre­mio que ade­más tu­vo que com­par­tir con un chino), las 82 de Can­nes tra­tan de “con­cien­ti­zar” acer­ca de es­ta de­sigual­dad exi­gien­do así que el Fes­ti­val se­lec­cio­ne igual nú­me­ro de pe­lí­cu­las rea­li­za­das tan­to por hom­bres co­mo por mu­je­res. O sea, mi­ti a mi­ti, pa que ha­ya pa­ri­dad, di­cien­do.

La ver­dad es que no se me ocu­rre otra for­ma más ter­gi­ver­sa­da y per­ver­sa de equi­dad que esa. Pri­me­ro por­que la obra de ar­te es­tá más allá del se­xo, la cul­tu­ra o la ra­za de su au­tor. Un jurado no se fi­ja en que si la obra es de un hom­bre o una mu­jer o un gay o un ne­gro. Se pre­mia la obra. Se­gun­do, ¿ qué ga­ran­ti­za que una obra he­cha

“Des­de la Edad Me­dia, el mun­do no ha es­ta­do tan pre­dis­pues­to a li­mi­tar el ar­te y de­for­mar su sen­ti­do tan mi­li­tan­te­men­te co­mo aho­ra”

por una mu­jer o por un hom­bre o por un tes­ti­go de Jeho­vá sea bue­na a prio­ri? Lue­go, si el Fes­ti­val se de­be preo­cu­par por pre­miar igual can­ti­dad de pe­lis mas­cu­li­nas y fe­me­ni­nas, a fin de cum­plir con ese re­qui­si­to, ¿ no ter­mi­na­rá por pre­miar cual­quier co­sa tan só­lo pa­ra cum­plir tal pa­ri­dad?

Ja­vier Ma­rías pu­bli­có al­go ha­ce ya tiem­po con res­pec­to a es­to. Él ( hom­bre, eu­ro­peo, cau­cá­si­co y con dos doc­to­ra­dos en li­te­ra­tu­ra) com­pi­te en una uni­ver­si­dad nor­te­ame­ri­ca­na por una pla­za pa­ra la do­cen­cia. Sus ad­ver­sa­rios son una mu­jer cau­cá­si­ca, un afro­ame­ri­cano y un dis­ca­pa­ci­ta­do, to­dos con me­nos cu­rri­cu­lum que él. Quien ele­gi­rá al fu­tu­ro do­cen­te prio­ri­za el gé­ne­ro y la ra­za a fin de que no lo acu­sen de dis­cri­mi­na­dor, de­jan­do de la­do los cri­te­rios aca­dé­mi­cos y cu­rri­cu­la­res. Den­tro de esa ló­gi­ca, lo ideal pa­ra la ins­ti­tu­ción se­ría que se pre­sen­te una se­ño­ra ne­gra y en si­lla de rue­das, así, ma­tan tres pá­ja­ros de un ti­ro.

Lo que las 82 de Can­nes re­cla­man no tie­ne pies ni ca­be­za. No pa­sa por ahí la bús­que­da de ge­ne- rar ma­yo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra rea­li­za­do­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. A co­la­ción vie­ne tam­bién la pro­pues­ta del con­trol que se quie­re rea­li­zar en guio­nes y pro­yec­tos a fin de que se in­clu­yan más ro­les pro­ta­gó­ni­cos y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos pa­ra mu­je­res, li­mi­tan­do el ac­to de crea­ción a una de­man­da es­pe­cí­fi­ca y eta­rea en aras de la equi­dad . Des­de la Edad Me­dia, el mun­do no ha es­ta­do tan pre­dis­pues­to a li­mi­tar el ar­te y de­for­mar su sen­ti­do tan mi­li­tan­te­men­te co­mo aho­ra. Sí, por­que de­trás de esas cán­di­das y bien in­ten­cio­na­das ac­ti­tu­des, es­tá una “ideo­lo­gía” que ha si­do to­ma­da por men­ta­li­da­des au­to­ri­ta­rias y de­fen­so­ras de la cen­su­ra que ac­túan co­mo obis­pos in­qui­si­do­res y mal­hu­mo­ra­dos. Dis­cúl­pen­me, com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, pe­ro me rehú­so a con­si­de­rar esos des­pro­pó­si­tos co­mo fe­mi­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.