¿ Có­mo so­mos? , pre­gun­ta Henry Opor­to

El li­bro in­da­ga en el ca­rác­ter de los bo­li­via­nos a ma­ne­ra de en­sa­yo

Los Tiempos - Lecturas - - Literatura - RO­BER­TO LASERNA Sociólogo

Henry Opor­to se ha atre­vi­do a es­cri­bir un li­bro con ese tí­tu­lo, in­da­gan­do el ca­rác­ter na­cio­nal de los bo­li­via­nos. Se tra­ta de un es­fuer­zo am­bi­cio­so y ries­go­so pe­ro ne­ce­sa­rio.

Es am­bi­cio­so por­que as­pi­ra a des­en­tra­ñar los ele­men­tos que com­par­ti­mos y que mol­dean un “ser na­cio­nal”: el te­rri­to­rio, los re­cur­sos, las ins­ti­tu­cio­nes y, cla­ro, la his­to­ria, con sus de­rro­tas y vic­to­rias. Y es ries­go­so, por­que el pro­me­dio nun­ca abar­ca la to­ta­li­dad y ha­brá siem­pre quien des­mien­ta y dis­cu­ta sus con­clu­sio­nes, ex­po­nien­do otros da­tos. Aún así, es un es­fuer­zo ne­ce­sa­rio y va­lio­so. ¿ Có­mo de­fi­nir ha­cia dón­de que­re­mos ir si no sa­be­mos quié­nes so­mos? ¿ Si no re­co­no­ce­mos nues­tras li­mi­ta­cio­nes y va­lo­res? Opor­to sa­be to­do es­to y nos ad­vier- te que pue­de no ha­ber lo­gra­do su pro­pó­si­to. Pe­ro nos desafía al de­ba­te y la re­fle­xión, y hay que asu­mir­lo con la mis­ma ho­nes­ti­dad y dis­po­si­ción al do­lor que él mues­tra en es­tas pá­gi­nas. To­dos sa­be­mos que no es fá­cil mi­rar ha­cia aden­tro y de­tec­tar los pro­ble­mas, las li­mi­ta­cio­nes y los trau­mas que nos im­pi­den pro­gre­sar.

La “cul­tu­ra” na­cio­nal

El tex­to se con­cen­tra en cin­co ca­rac­te­rís­ti­cas que re­pre­sen­ta­rían las ma­yo­res tra­bas a nues­tro desa­rro­llo co­mo na­ción. El in­di­vi­dua­lis­mo ato­mi­za­do, des­con­fia­do y que bus­ca re­fu­gio en los la­zos fa­mi­lia­res; la aver­sión a la com­pe­ten­cia y la bús­que­da de una ven­ta­ja pa­ra ga­nar o una dis­cul­pa al per­der; el des­pre­cio por la ley, que se­ría inade­cua­da a nues­tra reali­dad des­de sus orí­ge­nes co­lo­nia­les; un mes­ti­za­je que no al­can­za­mos a acep­tar ni va­lo­rar; y el vic­ti­mis­mo, ese te­rri­ble cul­to a la de­rro­ta.

Pa­ra des­cri­bir es­tos ras­gos, Opor­to re­cu­rre a da­tos, ci­tas, es­tu­dios y anéc­do­tas, que le per­mi­ten ade­más cues­tio­nar in­ter­pre­ta­cio­nes al­ter­na­ti­vas que pre­ten­den ca­rac­te­ri­zar­nos co­mo un pue­blo co­mu­ni­ta­ris­ta y de pu­ris­mo in­dí­ge­na. Al­gu­nos de es­tos ras­gos, sin em­bar-

go, no me pa­re­cen pro­pia­men­te cul­tu­ra­les por­que los con­si­de­ro com­por­ta­mien­tos que de­ri­van del con­tex­to ins­ti­tu­cio­nal. Co­mo lo sa­ben quie­nes han vi­vi­do o vi­si­ta­do Co­bi­ja, por ejem­plo, los mis­mos mo­to­ta­xis que en el la­do bo­li­viano se mue­ven sin res­pe­to al­guno por la ley, pa­ra cru­zar al la­do bra­si­le­ño al­qui­lan cas­cos en el puen­te fron­te­ri­zo y, una vez al otro la­do, res­pe­tan ri­gu­ro­sa­men­te to­das las re­glas de trán­si­to. Pa­sa lo mis­mo con mi­gran­tes o tu­ris­tas bo­li­via­nos en cual­quier par­te del mun­do, que fá­cil­men­te de­jan su “cul­tu­ra” y se adap­tan al nue­vo en­torno, res­pe­tan­do las le­yes.

El in­di­vi­dua­lis­mo y el re­cha­zo a la com­pe­ten­cia que men­cio­na Opor­to, tie­ne el co­mún de­no­mi­na­dor de la des­con­fian­za, tam­bién tra­ta­da en el li­bro. Es tan dé­bil el sis­te­ma es­ta­tal que re­sul­ta fá­cil­men­te cap­tu­ra­do por el bu­ró­cra­ta a car­go, cuan­do no ma­ni­pu­la­do por pre­sión cor­po­ra­ti­va. En ese en­torno, ser des­con­fia­do no es una op­ción cul­tu­ral, sino una obli­ga­ción de su­per­vi­ven­cia. Ob­via­men­te, la con­se­cuen­cia di­rec­ta de ello es el des­pre­cio a la ley, que Opor­to ano­ta co­mo ras­go cul­tu­ral. Es­tos no son a mi jui­cio ras­gos cul­tu­ra­les, pues­to que se ex­pli­can por la de­bi­li­dad del sis­te­ma ju­rí­di­co y nor­ma­ti­vo. Co­mo lo ar­gu­men­té en otros tex­tos, creo que el ren­tis­mo con­tri­bu­ye a ex­pli­car va­rios de es­tos te­mas, pues­to que nos “con­vie­ne” que las ren­tas sean con­cen­tra­das en ma­nos de un es­ta­do ins­ti­tu­cio­nal­men­te dé­bil, ya que eso nos per­mi­te ac­ce­der a los re­cur­sos a par­tir de la ac­ción cor­po­ra­ti­va, la pre­sión ca­lle­je­ra, el con­flic­to so­cial. No he­mos he­cho el es­fuer­zo de or­ga­ni­zar un sis­te­ma ju­rí­di­co e ins­ti­tu­cio­nal fuer­te por­que no lo he­mos con­si­de­ra­do has­ta aho­ra ne­ce­sa­rio. Por su­pues­to, que es­ta ma­ne­ra de dis­tri­buir los re­cur­sos no ha­ce más que re­pro­du­cir­las de­sigual­da­des y alen­tar el des­pil­fa­rro y la co­rrup­ción, pe­ro nos preo­cu­pa más or­ga­ni­zar el par­ti­do, sin­di­ca­to o co­mi­té, que nos per­mi­ti­rá co­brar la ta­ja­da que cree­mos nues­tra.

El cul­to a la de­rro­ta

Pa­ra ter­mi­nar, qui­sie­ra ex­pre­sar una coin­ci­den­cia que es fun­da­men­tal con Opor­to, al des­ta­car un ras­go sus­tan­cial del ca­rác­ter na­cio­nal: el vic­ti­mis­mo. Des­de ni­ños y en ca­da ac­to cí­vi­co nues­tros maes­tros y lí­de­res po­lí­ti­cos y so­cia­les pre­si­den el cul­to a la de­rro­ta. Re­cons­tru­yen­do el mi­to del pa­sa­do pre­co­lo­nial o el del inocen­te agre­di­do, des­pla­za­mos ha­cia los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les, los chi­le­nos, o los im­pe­ria­lis­mos mo­der­nos la cul­pa de nues­tra pos­tra­ción y mi­se­ria. Al de­fi­nir­nos co­mo víc­ti­mas, evi­ta­mos asu­mir res­pon­sa­bi­li­dad por nues­tros ac­tos. Sien­do in­ca­pa­ces de re­co­no­cer nues­tros erro­res, tam­po­co lo so­mos pa­ra apren­der las lec­cio­nes de la his­to­ria, a la que nos re­fe­ri­mos con­ti­nua­men­te, pe­ro de un mo­do su­per­fi­cial y dis­tor­sio­na­do. En la for­ma­ción de nues­tra iden­ti­dad na­cio­nal no he­mos lo­gra­do su­pe­rar el pa­trio­tis­mo te­rri­to­rial, que es pri­mi­ti­vo y ele­men­tal por­que se ba­sa en ca­sua­li­da­des geo­grá­fi­cas y na­tu­ra­les, y cons­truir un pa­trio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal, que se fun­da en aque­llo que cons­trui­mos co­mo co­lec­ti­vi­dad: ins­ti­tu­cio­nes, nor­mas, in­dus­trias, ar­te. Es­te ti­po de pa­trio­tis­mo, que lo en­con­tra­mos en mu­chos paí­ses, no so­la­men­te re­cu­pe­ra la his­to­ria, sino que la pro­yec­ta al fu­tu­ro, alen­tan­do nue­vos y ma­yo­res desafíos. En Bo­li­via pre­va­le­ce el pa­trio­tis­mo te­rri­to­rial, pe­ro no es del to­do inexis­ten­te el cons­ti­tu­cio­nal. En al­gu­nos pe­rio­dos avan­zó es­te ti­po de pa­trio­tis­mo, or­gu­llo­so de lo que lo­gra­ba más allá del dis­cur­so las­ti­me­ro o cen­tra­do en re­cur­sos na­tu­ra­les, pe­ro no ha te­ni­do la fuer­za pa­ra de­fen­der­se de la tra­di­ción del otro. Hoy mis­mo so­mos tes­ti­gos de esa ten­sión, en el con­flic­to que se da en­tre una su­pues­ta de­fen­sa de los re­cur­sos na­tu­ra­les, con me­nos­pre­cio de to­do lo de­más, y una exi­gen­cia de res­ta­ble­cer un es­ta­do de de­re­cho que ga­ran­ti­ce un lu­gar pa­ra ca­da ciu­da­dano, en un sis­te­ma to­le­ran­te y de po­de­res con­tro­la­dos que pro­te­jan los de­re­chos de la gen­te. Pa­ra cons­truir el pa­trio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal y su­pe­rar el te­rri­to­rial, ten­dre­mos que ven­cer los sen­ti­mien­tos de de­rro­ta, nues­tra peor te­na­za.

Co­mo ve­rá, la pro­vo­ca­ción de Henry Opor­to en es­te li­bro es muy fe­cun­da.

Au­tor. El sociólogo Henry Opor­to, quien pre­sen­tó su li­bro a fi­nes de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.