La cons­truc­ción del “Ar­te queer”, en el mes del or­gu­llo Glb­ti.

En el mes del or­gu­llo Glb­ti de­di­ca­mos nues­tro lien­zo al ar­te queer, con un tex­to del ar­gen­tino Lu­cas Mar­ti­ne­lli

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - LU­CAS MAR­TI­NE­LLI Fi­lo­so­fía y Le­tras Uba

El con­cep­to de ar­te es pro­ble­má­ti­co en sí y pue­de abrir­nos el pa­no­ra­ma a de­ba­tes in­ter­mi­na­bles. Y el con­cep­to de queer, pa­re­ce ha­ber ve­ni­do a co­rroer­lo y pro­ble­ma­ti­zar­lo to­do.

Acla­re­mos un po­co el pa­no­ra­ma. La ca­te­go­ría “ar­te queer” es un paraguas teó­ri­co útil pa­ra en­ten­der de­ter­mi­na­das trans­for­ma­cio­nes del mun­do con­tem­po­rá­neo: el in­te­rés pro­gre­sis­ta del mu­seo por in­cluir una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro so­bre sus acer­vos, los nue­vos mo­dos de acer­car­se a mi­rar las obras del pa­sa­do y la pro­duc­ción efec­ti­va de es­té­ti­cas in­tere­sa­das en ha­cer de la se­xua­li­dad un te­rreno crea­ti­vo. El tér­mino queer, tal co­mo lo en­ten­de­mos hoy en día, tie­ne su ori-

Se tra­ta de una pul­sión vi­sual de po­ten­cia dis­rup­ti­va que se define con la sa­li­da del ar­ma­rio, co­mo el mo­vi­mien­to de ba­ra­jar ves­ti­men­tas asig­na­das pa­ra ele­gir li­bre­men­te abrir las puer­tas y sal­tar al va­cío.

gen en un ges­to po­lí­ti­co. A prin­ci­pios de la dé­ca­da del 90, fue uti­li­za­do por la or­ga­ni­za­ción nor­te­ame­ri­ca­na Act UP co­mo una ma­ne­ra de apro­piar­se del in­sul­to y con­ver­tir­lo en un le­ma de lu­cha. Sin equi­va­len­tes en el es­pa­ñol, es­ta pa­la­bra po­dría tra­du­cir­se por to­dos aque­llos opro­bios ca­lle­je­ros, in­có­mo­dos y ofen­si­vos uti­li­za­dos pa­ra re­pro­du­cir la vio­len­cia trans­fó­bi­ca, les­bo­fó­bi­ca y ho­mo­fó­bi­ca. Lo queer de­sig­na el am­plio es­pec­tro de iden­ti­da­des por fue­ra de la nor­ma, es de­cir, la he­te­ro­se­xua­li­dad. Su ven­ta­ja es es­ta in­te­gra­ción de las in­ju­rias en un co­lec­ti­vo ines­ta­ble de nom­bres. Al mis­mo tiem­po, su pro­pues­ta es un ata­que a la no­ción de iden­ti­dad y así ex­po­ne su ca­rác­ter de po­ten­cia. An­tes que una pro­pie­dad de al­go o al­guien es el con­ta­gio anó­ma­lo de una fuer­za co­mún. El ojo de nues­tra épo­ca per­mi­te ver al­go que siem­pre es­tu­vo allí, pe­ro que no ha­bía si­do vis­to así con an­te­rio­ri­dad: las obras nos mi­ran des­de nue­vas pers­pec­ti­vas. Co­mo dis­po­si­ti­vo de vi­sión, el ar­te queer se pue­de re­la­cio­nar tan­to con las obras co­mo con los ar­tis­tas o los es­pec­ta­do­res.

Dis­tin­tas épo­cas. Arri­ba, par­te del tra­ba­jo del co­lom­biano Die­go Mat­tos y aba­jo una pin­tu­ra de Da­vid Hock­ney.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.