Crí­ti­ca a los pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos en es­te Mun­dial.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - MAURICIO SOU­SA CRES­PO En­sa­yis­ta y li­te­ra­to

1

Los bo­li­via­nos ha­bla­mos y es­cri­bi­mos en es­pa­ñol co­mo si és­te fue­ra — y co­mo si siem­pre hu­bie­ra si­do— un idio­ma ex­tran­je­ro. Es­to lo de­cía uno de nues­tros es­cri­to­res clá­si­cos, Je­sús Ur­za­gas­ti.

2

Con­fie­so que nun­ca su­pe exac­ta­men­te lo que que­ría de­cir. A ve­ces he pen­sa­do que in­ten­ta­ba des­cri­bir nues­tra in­se­gu­ri­dad ge­ne­ral con un idio­ma que sen­ti­mos pres­ta­do y ajeno, que usa­mos ten­ta­ti­va­men­te y con an­sie­dad, co­mo si los otros — to­dos ellos— tu­vie­ran el de­re­cho a co­rre­gir­nos a ca­da pa­so, aver­gon­zán­do­nos.

3 4

Lue­go de ver y es­cu­char un mes del Mun­dial de Fút­bol creo po­si­ble que Ur­za­gas­ti tu­vie­ra en men­te al­go más pre­ci­so: el pe­rio­dis­mo te­le­vi­si­vo bo­li­viano.

Ex­tran­je­ros en un idio­ma del que pa­re­cen só­lo que­rer imi­tar los erro­res, no po­cos de nues­tros con­duc­to­res y pe­rio­dis­tas te­le­vi­si­vos de­mues­tran ade­más que el asun­to no tie­ne re­me­dio por­que la su­ya es una ca­ren­cia más esen­cial: esa su fal­ta de cu­rio­si­dad con el len­gua­je — su he­rra­mien­ta bá­si­ca de tra­ba­jo— es sín­to­ma de una fal­ta de cu­rio­si­dad con el mun­do.

“Pe­se a las que­jas, soy de los que creen que el au­dio de es­te Mun­dial fue me­jor — a ve­ces, mu­cho me­jor— que el de otros ( los dos an­te­rio­res, por ejem­plo)”

5

Los bo­li­via­nos son no­ti­cie­ros te­le­vi­si­vos ex­tra­or­di­na­rios por va­rias ra­zo­nes. Enu­me­ro al­gu­nas: a) en ellos, el im­pos­tar una voz e imi­tar una en­to­na­ción ar­ti­fi­cial ( co­mo de anun­cio pre­gra­ba­do de ae­ro­puer­to) es una vir­tud fre­cuen­te; b) son abun­dan­tes las no­tas en que la in­for­ma­ción con­tex­tual bá­si­ca es­tá au­sen­te y en las que lo úni­co ofre­ci­do es la de­cla­ra­ción de las fuen­tes, por lo ge­ne­ral úni­cas y casi nun­ca bien iden­ti­fi­ca­das; c) fren­te a mu­chos pe­rio­dis­tas te­le­vi­si­vos bo­li­via­nos, los de­cla­ran­tes pue­den de­cir lo que se les an­to­je, sin res­pues­ta ni co­rrec­ción ( pues hay que su­po­ner que esos pe­rio­dis­tas sa­ben po­co o na­da); d) el gus­to por la crónica ro­ja y un sen­ti­men­ta­lis­mo muy sen­ti­do los dis­tin­gue.

6

Aun­que los pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos bo­li­via­nos com­par­ten mu­cho con sus co­le­gas de la “sa­la de pren­sa”, dos di­fe­ren­cias los dis­tin­guen: a) tie­nen la ven­ta­ja de te­ner un in­te­rés por el fút­bol ( con otros de­por­tes ya no se sa­be); b) su de­seo de de­jar­se po­seer por vo­ces y acen­tos aje­nos es más in­ten­so.

7

Pe­ro se­ría in­jus­to pen­sar co­mo inusua­les las ma­ne­ras de ha­blar de nues­tros pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos. Por­que son ex­pre­sio­nes, creo, de la in­co­mo­di­dad ge­ne­ral de la cla­se le­tra­da bo­li­via­na — in­co­mo­di­dad que com­par­to— con la pa­la­bra pú­bli­ca. Si ha­blar en fal­so por­te­ño o con la voz de un mu­ñe­co de ven­trí­lo­cuo es po­si­ble en es­te pe­rio­dis­mo, es por­que otros tam­bién ha­blan ra­ro: por ejem­plo, con el tono sen­ten­cio­so de un maes­tro de pri­ma­ria me­xi­cano o con las me­lo­días del pa­ter­na­lis­mo ra­cis­ta de un cu­ra pre- 52. Nues­tras in- se­gu­ri­da­des con el len­gua­je llegan le­jos: nun­ca sa­be­mos qué acen­to, qué mú­si­ca, qué en­to­na­ción adop­tar. Sal­vo los cam­bas, cla­ro, que siem­pre su­pie­ron có­mo que­rían ha­blar. Y Car­los Me­sa.

8

¿ Es par­te de es­te uni­ver­so de in­se­gu­ri­da­des con el len­gua­je nues­tra es­ca­sez de bue­nos ac­to­res? ¿ Es por lo mis­mo que una dis­cu­sión de ado­les­cen­tes de cla­se me­dia sue­na, al me­nos en La Paz, co­mo el au­dio de una te­le­no­ve­la o de un do­bla­je me­xi­ca­nos?

9

Pe­se a las que­jas, soy de los que creen que el au­dio de es­te Mun­dial fue me­jor — a ve­ces, mu­cho me­jor— que el de otros ( los dos an­te­rio­res, por ejem­plo). Gra­cias a Ernesto Mo­reno, un pe­rio­dis­ta te­le­vi­si­vo bo­li­viano que reúne tres cua­li­da­des in­fre­cuen­tes en su gre­mio: a) ha­bla co­mo una per­so­na nor­mal; b) no di­ce in­cohe­ren­cias; c) pa­re­ce in­for­ma­do. Ya por sus co­le­gas no pon­dría la mis­ma mano al fue­go.

10

No por­que pien­se que son pe­rio­dis­tas que no dan la ta­lla sino pre­ci­sa­men­te por­que creo que la dan, es de­cir, por­que re­pre­sen­tan a ca­ba­li­dad la me­dia­nía de nues­tro pe­rio­dis­mo ( y no só­lo te­le­vi­si­vo). Sus erro­res y tor­pe­zas son los erro­res y tor­pe­zas que uno lue­go es­cu­cha en el no­ti­cie­ro cen­tral, en la ra­dio y, a ve­ces, lee en los pe­rió­di­cos.

11

Ya que ha­bla­mos de “erro­res” y tor­pe­zas, sea­mos con­cre­tos. Cie­rro pues es­tos apun­tes con una lar­ga enu­me­ra­ción de frases gra­cio­sas es­cu­cha­das en un mes de Mun­dial. Son ejem­plos que ilus­tran ma­nías lin­güís­ti­cas y ló­gi­cas del pe­rio­dis­mo bo­li­viano. Vea­mos: a) Es in­con­te­ni­ble el gus­to por frases que sue­nan bien pe­ro que no tie­nen sen­ti­do: “El ju­ga­dor en­con­tró una es­pe­cie de me­ta­mor­fo­sis” ( ¿ se ha­brá con­ta­gia­do de Gre­go­rio Sam­sa en me­dio de la can­cha?). b) Na­die se des­pei­na por la po­ca re­la­ción en­tre un co­men­ta­rio y otro: “Bél­gi­ca tie­ne que te­ner más la pe­lo­ta, ju­gar a la con­tra y achi­car los es­pa­cios” ( in­clu­so yo, que no sé na­da de fút­bol, me doy cuen­ta de que és­ta es una bri­llan­te can­tin­flea­da). c) Se pro­fe­sa una fe ab­so­lu­ta en mu­le­ti­llas que pro­lon­guen el dis­cur­so, co­mo “en lo que sig­ni­fi­ca” o “mis­mo que”: así, en vez de de­cir “en el par­ti­do”, se di­ce “en lo que sig­ni­fi­ca el par­ti­do”. d) Se ima­gi­na la re­pe­ti­ción de lu­ga­res co­mu­nes co­mo mar­cas de es­ti­lo; en es­te Mun­dial, se con­sa­gra­ron: “un mo­nó­lo­go” ( del do­mi­nio de un equi­po), “je­rar­quía” ( la ra­ra cua­li­dad que po­seen los equi­pos que el co­men­ta­ris­ta con­si­de­ra que tie­nen que ga­nar), “car­gar una pe­sa­da mo­chi­la” ( el desáni­mo de un equi­po que es­tá per­dien­do),“ha­cer­da­ño”( ¿ ata­car? ¿ me­ter­go­les?), etc. La­con­fian­zaen es­te­reo­ti­pos ra­cis­tas no ha ce­sa­do: los ja­po­ne­ses son “tra­ba­ja­do­res”, los afri­ca­nos tie­nen “gran fí­si­co y po­ten­cia”.

12

En su re­la­ción con el len­gua­je, la de­bi­li­dad más in­ten­sa del pe­rio­dis­mo bo­li­viano es su re­cep­ti­vi­dad al error vi­ral. El error en lo más pe­que­ño y sen­ci­llo: de re­pen­te, se pro­pa­gó la idea de que “de­ma­sia­do” es si­nó­ni­mo de “mu­cho” o “muy” y aca­ba­mos con frases que des­cri­bían al equi­po fran­cés co­mo “de­ma­sia­do pre­ci­so” o “de­ma­sia­do ma­du­ro”. O sea, opi­nio­nes pa­ra­dó­ji­cas si con­si­de­ra­mos que “de­ma­sia­do” en reali­dad sig­ni­fi­ca lo que es “ex­ce­si­vo y con­tra­pro­du­cen­te”: los fran­ce­ses — se nos su­ge­ría sor­pren­den­te­men­te— eran tan pre­ci­sos que ya no po­dían me­ter goles, aca­so per­ju­di­ca­dos por su inú­til per­fec­ción se­nil. Y los mis­mos pe­rio­dis­tas se con­ta­gia­ron con la idea de que “sin em­bar­go” y “pe­ro” son si­nó­ni­mos de “y” o de “ade­más”. Así em­pe­za­ron a apa­re­cer can­tin­flea­das co­mo es­ta des­crip­ción de Mbap­pé: “Es jo­ven, es fuer­te, pe­ro tie­ne unas pier­nas pro­di­gio­sas”. Na­da de es­to de­be­ría irri­tar­nos: es de­ma­sia­do gra­cio­so co­mo pa­ra re­em­pla­zar­lo por una sim­ple y so­sa co­rrec­ción.

El mí­ti­co per­so­na­je del ci­ne me­xi­cano, cu­ya for­ma de ha­blar ha tras­cen­di­do la pan­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.