Lle­ga el 4to li­bro de “Las wa­was escriben”.

Es­ta pu­bli­ca­ción res­pon­de a la tradición de li­te­ra­tu­ra in­fan­til im­ple­men­ta­da por edu­ca­do­ras co­mo Ai­da So­ria Gal­va­rro

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - MA­RIA­NA RUIZ RO­ME­RO Es­cri­to­ra, miem­bro de nú­me­ro de la Aca­de­mia Bo­li­via­na de Li­te­ra­tu­ra In­fan­til y Ju­ve­nil

En la tradición del be­llí­si­mo “No só­lo cuen­tan las abue­las. Cuen­tos de ni­ños pa­ra ni­ños” que en 1987 edi­tó Ai­da So­ria Gal­va­rro en Co­cha­bam­ba, es­ta pu­bli­ca­ción tam­bién es­tá rea­li­za­da por ni­ños y pa­ra ni­ños.

En la pre­sen­ta­ción nos di­cen que to­dos los cuen­tos pro­vie­nen del “La Wis­lli­ta”, - un co­me­dor don­de se lee y una bi­blio­te­ca don­de se co­me-, ini­cia­ti­va que es­tu­vo a car­go de nues­tra que­ri­da pro­fe­so­ra Mer­ce­des Val­di­via has­ta su fa­lle­ci­mien­to en 2015.

La or­ga­ni­za­ción se ca­rac­te­ri­za por su es­pí­ri­tu so­li­da­rio y la enor­me de­di­ca­ción de sus edu­ca­do­ras, que ofrecen una al­ter­na­ti­va en­ri­que­ce­do­ra a los ni­ños y ni­ñas del co­me­dor: le­yén­do­les cuen­tos, ha­cien­do ar­te­sa­nías e im­pul­sán­do­les a es­cri­bir ex­plo­tan­do su crea­ti­vi­dad e ima­gi­na­ción.

Con­si­de­ro que los li­bros de ni­ños pa­ra ni­ños son un hi­to muy im­por­tan­te en nues­tra li­te­ra­tu­ra. No só­lo por­que dan vi­si­bi­li­dad al ni­ño ( co­mo lo hi­zo des­de siem­pre nues­tra re­vis­ta Chas­ki, di­fun­dien­do cuen­tos, anéc­do­tas y re­la­tos de sus lec­to­res), sino tam­bién por las ra­zo­nes que pos­tu­la Maite Al­va­ra­do en Es­cri­tu­ra e in­ven­ción en la es­cue­la: “Los tiem­pos es­co­la­res, a me­nu­do, son in­com­pa­ti­bles con la es­cri­tu­ra. Se exi­ge a los alum­nos es­cri­bir en con­di­cio­nes en los que nin­gún adul­to lo ha­ría, en un tiem­po aco­ta­do, que im­pi­de la re­fle­xión pre­via y la re­vi­sión que son par­te del pro­ce­so de es­cri­tu­ra, cor­tan­do la po­si­bi­li­dad de ta­char o bo­rrar” ( p. 134). Es­to de­ri­va a que en la es­cue­la no se lea, sino que so­la­men­te se co­rri­ja el tex­to co­mo un pro­duc­to, y que no se vea a la es­cri­tu­ra co­mo un pro­ce­so sino co­mo un ejer­ci­cio. Sue­le dar- se, ade­más, de que el úni­co lec­tor de las pro­duc­cio­nes de los chi­cos sea el do­cen­te, que ac­túa en­ton­ces co­mo juez y no co­mo lec­tor.

Es­to cam­bia cuan­do se pro­du­ce un tex­to y se lo lee; es­pe­cial­men­te cuan­do el lec­tor es de la mis­ma edad que quien es­cri­be. Re­cién en es­ta mo­da­li­dad ( ya sea en el pe­rió­di­co mu­ral, la re­vis­ta de la es­cue­la, o en los con­ta­dos li­bros de cuen­tos he­chos por ni­ños a los que pue­den ac­ce­der otros ni­ños) se da la ver­da­de­ra co­mu­ni­ca­ción.

Por­que na­die es­cri­be pa­ra no ser leí­do. Pa­ra que so­la­men­te nos co­rri­jan la or­to­gra­fía y la sin­ta­xis, la redacción. Que­re­mos trans­mi­tir ideas, si­tua­cio­nes e his­to­rias. Con­tar cuen­tos, co­mo lo ha­ce­mos es­pon­tá­nea­men­te de ma­ne­ra oral.

Es­te ejer­ci­cio se prue­ba di­fí­cil a la ho­ra de apren­der a es­cri­bir, ya que co­mo ni­ños y ni­ñas es­ta­mos apren­dien­do a des­ci­frar un nue­vo có­di­go. Así que es­te ti­po de iniciativas tie­nen una do­ble fi­na­li­dad: otor­gar a quien es­cri­be una pla­ta­for­ma don­de pro­bar su re­cién en­con­tra­da ca­pa­ci­dad na­rra­ti­va y, tam­bién, acer­car es­tos tex­tos a nue­vos lec­to­res.

Así, la na­rra­ti­va al­za vue­lo e in­vi­ta a la lec­tu­ra: “Ha­bía una vez una ni­ña lla­ma­da Estella, ella era una ni­ña di­fe­ren­te, pues era una es­tre­lla que vi­vía en la tie­rra co­mo hu­ma­na” ( La hi­ja de la Lu­na, Lu­na Sid­sel Mi­jai Wa­gen­heim Mai­da­na, 11 años).

“Ha­ce mu­cho tiem­po, en la ciu­dad de Oru­ro, ha­bía un hom­bre que era viu­do y te­nía 6 hi­jos” ( El tío, Cris­to­bal Gil Se­jas, 10 años).

“Me gus­tan mu­cho los di­no­sau­rios, ten­go un ju­gue­te que es un di­no­sau­rio Rex, con él me di­vier­to ju­gan­do con mis ami­gos. Una no­che so­ñé que es­ta­ba en un lu­gar don­de vi­vían va­rios di­no­sau­rios gran­des, me­dia­nos y pe­que­ños. De re­pen­te apa­re­ció mi ami­go Rex, era muy gran­de ya que no era un ju­gue­te y me mos­tró el lu­gar don­de vi­vía” ( Mi ami­go Rex, Ya­mil Se­bas­tián Quel­ca Flo­res, 8 años).

To­dos los cuen­tos fue­ron tra­du­ci­dos al aimara por Ama­lia Cho­quehuan­ca y Eva Ma­que­ra Quis­pe, pues se tra­ta de una edi­ción bi­lin­güe.

En la ciu­dad de la Paz, ade­más de la ini­cia­ti­va de “Las wa­was escriben” es­tá tam­bién el con­cur­so Mu­ni­ci­pal de Li­te­ra­tu­ra In­fan­til “His­to­rias Chi­qui­tas y Ch’uku­tas: Yo­lan­da Be­dre­gal”, que ya es­tá en su quin­ta ver­sión. Es­ta ini­cia­ti­va, de la cual la Aca­de­mia es par­tí­ci­pe co­mo ju­ra­do to­dos los años, do­ta con un pre­mio eco­nó­mi­co a los jó­ve­nes ganadores, ade­más de pu­bli­car sus obras y dis­tri­buir­las gra­tui­ta­men­te.

Ce­le­bra­mos es­tas iniciativas ya que se cons­ti­tu­yen en pla­ta­for­mas, es­tí­mu­los e in­cen­ti­vos pa­ra la es­cri­tu­ra, esa gran con­tra­par­te de la lec­tu­ra.

Una edu­ca­do­ra

Ai­da So­ria Gal­va­rro na­ció el 26 de agos­to de 1942 en Co­cha­bam­ba. Fue pro­fe­so­ra de edu­ca­ción pri­ma­ria, egre­sa­da de la Nor­mal Su­pe­rior “Li­ber­ta­dor Bo­lí­var “de La Paz. Ex­pe­rien­cia de tra­ba­jo en di­fe­ren­tes cur­sos y es­cue­las de pri­ma­ria. Di­rec­to­ra de uni­dad edu­ca­ti­va, pri­ma­ria y kín­der ( 19821997). Sub­di­rec­to­ra de prees­co­lar y pri­ma­ria in­fe­rior del Co­le­gio Ale­mán Federico Froe­bel ( 2000 a 2003). A. V. Apren­di­za­je Vi­vo. Un ser­vi­cio Edu­ca­ti­vo Re­crea­ti­vo.

Fue coor­di­na­do­ra del Pia­li ( ges­tión 92- 93), ade­más de re­pre­sen- tan­te por Bo­li­via en el II En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal de Coor­di­na­do­res La­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Fue in­vi­ta­da por la Uni­ver­si­dad Río Pie­dras de San Juan de Puer­to Ri­co ( 1993), con el te­ma: “Bo­li­via, Li­te­ra­tu­ra In­fan­til y Es­cue­la”. Pro­gra­ma de Con­fe­ren­cias Margarita y En­ri­que Cam­pos del To­ro.

Fue coor­di­na­do­ra de­par­ta­men­tal del Pro­gra­ma “Pren­sa Es­cue­la”. ( Año 93- 94).

Asis­tió al Pri­mer Con­gre­so Na­cio­nal de Lec­tu­ra y Es­cri­tu­ra Crea­ti­va en Co­cha­bam­ba ( Año 1996). Ex­pe­rien­cia de en­se­ñan­za de lec­tu­ra y es­cri­tu­ra. Tex­to “Ale­gría”, li­bro cua­derno pa­ra lec­to­res ini­cia­les.

Ade­más, fue la re­pre­sen­tan­te bo­li­via­na en el Se­mi­na­rio de Li­te­ra­tu­ra In­fan­til rea­li­za­do con mo­ti­vo de la 2 ª Reunión de Sec­cio­nes La­ti­noa­me­ri­ca­nas de IBBY, en Bo­go­tá- Co­lom­bia ( Año 1997), con la po­nen­cia: “Los ni­ños y ni­ñas de fic­ción, al en­cuen­tro de los ni­ños y ni­ñas de la vi­da real”, pu­bli­ca­da en la Re­vis­ta La­ti­noa­me­ri­ca­na de Li­te­ra­tu­ra In­fan­til y Ju­ve­nil N° 9, enero- ju­nio de 1999. Pu­bli­ca­ción de las sec­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas del IBBY y Fun­da­lec­tu­ra de Co­lom­bia.

“Con­si­de­ro que los li­bros de ni­ños pa­ra ni­ños son un hi­to muy im­por­tan­te en nues­tra li­te­ra­tu­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.