La­zo­na de Ca­la Ca­la guar­da al­gu­nos mi­tos his­tó­ri­cos.

El es­cri­tor co­cha­bam­bino nun­ca ha te­ni­do pe­los en la len­gua pa­ra ma­ni­fes­tar su po­si­ción fren­te al ac­tual Go­bierno bo­li­viano

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CLAU­DIA EID

El es­cri­tor Clau­dio Fe­rru­fino- Co­queug­niot lle­gó a Co­cha­bam­ba y el jue­ves pa­sa­do fue par­te de una char­la so­bre “La li­te­ra­tu­ra en el pro­ce­so de cam­bio”, que se reali­zó en El Ca­ra­col. Apro­ve­cha­mos pa­ra con­ver­sar con él an­tes de la ac­ti­vi­dad y nos ha­bló so­bre la nueva eta­pa que co­mien­za en su vi­da, ya que ha­ce más o me­nos un año se re­ti­ró de su car­go ad­mi­nis­tra­ti­vo en el Den­ver Post, en Den­ver, la ciu­dad don­de re­si­de con su fa­mi­lia des­de ha­ce más de dos dé­ca­das.

¿ Có­mo se eli­gió el te­ma de su char­la so­bre li­te­ra­tu­ra en el pro­ce­so de cam­bio?

Me es­toy in­for­man­do, creo que no hay es­tu­dios so­bre el te­ma, pe­ro de lo que quie­ro ha­blar es del es­pí­ri­tu que un pro­ce­so po­lí­ti­co co­mo és­te pue­de ge­ne­rar en la li­te­ra­tu­ra y en el ar­te en ge­ne­ral y me han pe­di­do que ha­ble a tra­vés de mis obras. No se­rá muy es­pe­cí­fi­co, por­que aho­ra mis­mo no se pue­de de­ter­mi­nar si es­te pro­ce­so ha ge­ne­ra­do al­gún efec­to.

¿ Cree que es­te Go­bierno pue­de ge­ne­rar que se ha­ble de vio­len­cia den­tro la li­te­ra­tu­ra? Pen­san­do en obras co­mo “En el cuer­po una voz” de Ma­xi­mi­li­ano Ba­rrien­tos, por ejem­plo.

So­bre to­do es­te Go­bierno creo que es un gran ge­ne­ra­dor de vio­len­cia y de con­flic­tos. Un país con ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les, pe­ro co­mo van las co­sas no se pue­de de­jar de pen­sar que se pue­de de­can­tar en al­go co­mo lo de Ve­ne­zue­la o Ni­ca­ra­gua, so­mos un pue­blo dis­tin­to, pe­ro tam­bién so­mos ex­plo­si­vos, no sa­be­mos.

¿ Cuál es su lí­nea po­lí­ti­ca?

Me con­si­de­ro de iz­quier­da, co­mu­nis­ta qui­zás en el sen­ti­do real de la pa­la­bra, pue­de ser, pe­ro ali­nea­do a un par­ti­do es im­po­si­ble. Cri­ti­co tan­to a los par­ti­dos co­mu­nis­tas co­mo a las agru­pa­cio­nes fas­cis­tas, no es­toy con nin­guno de ellos.

¿ Có­mo de­fi­ni­ría la lí­nea de es­te Go­bierno?

Es una mixtura muy ex­tra­ña de to­do, des­de la ex­tre­ma de­re­cha has­ta la iz­quier­da, pe­ro so­bre to­do, en el me­dio hay un cú­mu­lo de arri­bis­tas que no im­por­ta qué ten­den­cias po­lí­ti­cas ten­gan se es­tán apro­ve­chan­do de la si­tua­ción co­mo nun­ca an­tes. Si ha ha­bi­do co­rrup­ción siem­pre, pues es­tos hom­bres la han cen­tu­pli­ca­do, en­ton­ces no po­de­mos de­cir que es­ta­mos an­te un go­bierno de iz­quier­da, pa­ra na­da.

Hay re­for­mas que po­drían con­si­de­rar­se so­cia­lis­tas, hu­bo co­sas bue­nas tam­bién, pe­ro por lo ge­ne­ral es un Go­bierno ne­fas­to pa­ra la his­to­ria de es­te país.

¿ Cree que las re­des so­cia­les ayu­dan a de­mo­cra­ti­zar la in­for­ma­ción?

Me gus­tan las re­des so­cia­les por­que pre­ci­sa­men­te creo que han de­mo­cra­ti­za­do la in­for­ma­ción, al ocu­rrir es­to se ha dis­pa­ra­do to­do y se en­cuen­tra cual­quier ba­su­ra, hay que sa­ber dis­cer­nir en­tre lo que sir­ve y lo que no.

“Hay re­for­mas que po­drían con­si­de­rar­se so­cia­lis­tas, hu­bo co­sas bue­nas tam­bién, pe­ro por lo ge­ne­ral es un Go­bierno ne­fas­to pa­ra la his­to­ria de es­te país”.

“Soy un hom­bre al que le gus­ta la vi­da po­pu­lar, mis ami­gos no son aca­dé­mi­cos, son al­ba­ñi­les, ma­lean­tes, ra­te­ros, pros­ti­tu­tas, esos son mis ami­gos”.

¿ Si­gue tra­ba­jan­do en el Den­ver Post?

Ya me re­ti­ré ha­ce un año, pe­ro tra­ba­jo “part- ti­me” con ellos y ten­go otras ac­ti­vi­da­des.

¿ Es­to afec­ta­rá su tiem­po y for­ma de es­cri­bir?

Un po­co, me gus­ta el es­pí­ri­tu de la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na por ejem­plo, que se ba­sa mu­cho en la ex­pe­rien­cia per­so­nal, sé de au­to­res que han si­do bo­xea­do­res o ven­de­do­res de som­bre­ros y han he­cho gran li­te­ra­tu­ra. Me in­tere­sa la li­te­ra­tu­ra co­mo una re­pre­sen­ta­ción de la vi­da.

No me in­tere­sa la li­te­ra­tu­ra aca­dé­mi­ca, pe­ro creo que

El au­tor ha­bló de la po­si­bi­li­dad de lan­zar una edi­ción de “Muer­ta ciu­dad vi­va”, con Edi­to­rial 3600 en nues­tro país.

es­toy lle­gan­do a un mo­men­to en el que de­bo de­ci­dir sen­tar­me a es­cri­bir y ol­vi­dar­me de otros ru­bros.

¿ So­bre qué es­tá es­cri­bien­do ac­tual­men­te?

Es una his­to­ria en los Es­ta­dos Uni­dos, a raíz de mi co­no­ci­mien­to de un ex­con­vic­to de ori­gen me­xi­cano- por­to­rri­qe­ño, na­ci­do y for­ma­do en los Es­ta­dos Uni­dos. Den­tro de esa am­bi­güe­dad de cul­tu­ras, el te­ma de la dro­ga, no ha­blan­do de cár­te­les, sino de gru­pos me­no­res que ac­tua­ban an­tes y si­guen ac­tuan­do, no es tes­ti­mo­nial, pe­ro es­toy tra­ba­jan­do so­bre la ex­pe­rien­cia de es­te hom­bre. Creo

que es un buen tex­to pe­ro muy di­fí­cil de leer por la jer­ga de nar­co.

¿ Có­mo lle­gó a es­cri­bir en jer­ga?

Soy un hom­bre al que le gus­ta la vi­da po­pu­lar, mis ami­gos no son aca­dé­mi­cos, son al­ba­ñi­les, ma­lean­tes, ra­te­ros, pros­ti­tu­tas, esos son mis ami­gos y al con­vi­vir con ellos ad­qui­rí su len­gua­je y quie­ro trans­mi­tir­lo co­mo lo es­cu­cho y en­tien­do yo. No es un aná­li­sis o un es­tu­dio an­tro­po­ló­gi­co, es­toy es­cri­bien­do co­mo ha­blo yo con ellos.

Mis ami­gos no tie­nen idea de que soy es­cri­tor y me con­si­de­ran par­te de ellos, te­ne­mos una em­pa­tía muy fuer­te.

Con­ver­sa­ción. El es­cri­tor Clau­dio Fe­rru­fino- Co­queug­niot du­ran­te la en­tre­vis­ta con Lec­tu­ras& Ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.