Clau­dio Fe­rru­fino- Co­queug­niot y el pro­ce­so de cam­bio.

Ca­la Ca­la es una de las zo­nas más atrac­ti­vas de Co­cha­bam­ba por su be­lle­za y fer­ti­li­dad

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - CAR­LOS CRES­PO FLO­RES

En la cuen­ta lar­ga del va­lle co­cha­bam­bino, uno de es­pa­cios más va­lo­ra­dos y ad­mi­ra­dos por su be­lle­za y fer­ti­li­dad ha si­do la cam­pi­ña de Ca­la Ca­la. De he­cho, cuan­do el in­ca Tu­pac Yu­pan­ki con­so­li­da es­te te­rri­to­rio pa­ra el im­pe­rio, Ca­la Ca­la es el lu­gar don­de cons­tru­ye un “pe­que­ño pa­tri­mo­nio” per­so­nal, in­clu­yen­do un “aq­lla­wa­si” ( ca­sa de mu­je­res vír­ge­nes del in­ca) y ba­ños. In­nu­me­ra­bles arro­yos y ver­tien­tes de agua la atra­ve­sa­ban, con­vir­tién­do­la en una zo­na hú­me­da y exu­be­ran­te.

Ca­la Ca­la ha si­do ce­le­bra­da por poe­tas, cro­nis­tas e his­to­ria­do­res. Al­ci­des d’Or­bigny, quien es­tu­vo por la ciu­dad en 1832, la de­fi­nía co­mo “el bo­ni­to ca­se­río de Ca­la­ca­la, con sus ár­bo­les ver­des, lu­gar de ci­ta de los pa­sean­tes, si­tio ele­gi­do pa­ra los pa­seos cam­pes­tres de los ciu­da­da­nos”. Ju­lio Ro­drí­guez, pró­cer de la éli­te lo­cal, en una bio­gra­fía fa­mi­liar re­cor­dan­do la dé­ca­da de 1860, ha­bla­ba de los re­co­rri­dos pa­ra “k’uquear” por las huer­tas de Ca­la­ca­la”. A fi­nes de 1910, el pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la de De­me­trio Ca­ne­las, “Aguas es­tan­ca­das”, or­ga­ni­za una fies­ta en las “sua­ves fron­das del ver­dean­te bos­que de na­ran­jos de Ca­la­ca­la”; y des­cri­be: “Na­da más be­llo y ama­ble que aque­lla flo­res­ta de Ca­la­ca­la, re­cli­na­da a las fal­das de la cor­di­lle­ra del Tu­na­ri”. La mis­ma Ade­la Za­mu­dio te­nía una pe­que­ña ca­sa de cam­po en Ca­la Ca­la, don­de se re­fu­gia­ba los fi­nes de se­ma­na pa­ra es­cri­bir, aten­der a los so­bri­nos y su jar­dín.

La mag­ni­fi­cen­cia de la cam­pi­ña ca­la­ca­le­ña im­pul­só a Na­ta­niel Agui­rre pro­po­ner a es­ta par­te del va­lle co­mo el pro­ba­ble es­ce­na­rio del bí­bli­co pa­raí­so te­rre­nal. En una es­ce­na de la no­ve­la “Juan de la Ro­sa”, el pro­ta­go­nis­ta, Jua­ni­to, es­tá a pun­to de en­fren­tar al pa­dre Arre­don­do, por sus in­cli­na­cio­nes a fa­vor de los pa­trio­tas. A pun­to de re­ci­bir un du­ro cas­ti­go, Jua­ni­to re­fle­xio­na so­bre el cli­ma y el pai­sa­je va­lluno de Ca­la Ca­la:

“¡ Ben­di­tos me­ses de mar­zo y abril! ¡ De cuán­ta ga­la sa­béis re- ves­tir vo­so­tros la her­mo­sa tie­rra en que he na­ci­do! Si los de­más me­ses del año se os pa­re­cie­sen, si a lo me­nos los de sep­tiem­bre y oc­tu­bre no fue­ran tan mez­qui­nos de llu­vias y qui­sie­ran es­ti­mu­lar­se con el ejem­plo del ge­ne­ro­so fe­bre­ro, pa­ra im­pe­dir que el sol se­dien­to se beba to­da el agua del Ro­cha y de las la­gu­nas, yo sos­ten­dría con muy bue­nas ra­zo­nes que Eva co­gió el fru­to prohi­bi­do en Ca­la Ca­la, aun­que me tra­je­sen ju­ra­men­ta­do al In­ca Gar­ci­la­so de la Ve­ga, pa­ra que de­cla­ra­se a mi pre­sen­cia que los es­pa­ño­les hi­cie­ron ve­nir de la Pe­nín­su­la el pri­mer ár­bol de man­za­nas; por­que el Gé­ne­sis no di­ce que fue aquel fru­to pre­ci­sa­men­te una man­za­na, y pu­do ser una chi­ri­mo­ya, una vai­na de pa­cay o cual­quier otro de los de­li­cio­sos fru­tos de nues­tros be­llí­si­mos ár­bo­les in­dí­ge­nas”.

Agui­rre es­tá si­tuan­do un mi­to cos­mo­gó­ni­co se­gún la tra­di­ción ju­deo­cris­tia­na, en el va­lle, pues es­tá em­pla­zan­do en Ca­la Ca­la el ori­gen de la crea­ción del mun­do, otor­gan­do a la cam­pi­ña, por tan- to, un sen­ti­do más allá del tiem­po his­tó­ri­co. Es­te es un mi­to bio­rre­gio­nal, pues es­tá ar­ti­cu­la­do a la eco­lo­gía de la zo­na, y el no­ve­lis­ta es­cri­be des­de el co­no­ci­mien­to de su há­bi­tat.

Los me­jo­res me­ses del año en Co­cha­bam­ba han si­do los de la tem­po­ra­da llu­vio­sa, en­tre fe­bre­ro a abril par­ti­cu­lar­men­te, don­de el va­lle, en es­te ca­so Ca­la Ca­la, se tor­na ver­de y flo­ri­do; épo­ca de abun­dan­cia de fru­tas, maíz, tri­go, pa­pa. Es el mo­men­to pa­ra­di­sía­co. Mien­tras que, en­tre agos­to a no­viem­bre, la llu­via es­tá au­sen­te, la hu­me­dad dis­mi­nu­ye y el agua ( in­clu­yen­do el del río Ro­cha) es es­ca­sa. Agui­rre sa­be y lo re­tra­ta.

Res­pec­to a la fru­ta prohi­bi­da, efec­ti­va­men­te en Gé­ne­sis 3: 1- 3 lee­mos: “La ser­pien­te era el más as­tu­to de to­dos los ani­ma­les del cam­po que Yahvé Dios ha­bía he­cho. Di­jo a la mu­jer: ‘ ¿ Có­mo os ha di­cho Dios que no co­máis de nin­guno de los ár­bo­les del jar­dín?’. Res­pon­dió la mu­jer a la ser­pien­te: ‘ Po­de­mos co­mer del fru­to de los ár­bo­les del jar­dín. Más del fru­to del ár­bol que es­tá en me­dio del jar­dín, ha di­cho Dios: No co­máis de él, ni lo to­quéis, so pe­na de muer­te’”. El tex­to bí­bli­co no ex­pli­ci­ta que ha­ya si­do una man­za­na la fru­ta que se­du­jo a Eva y Adán ( es­pe­cie in­tro­du­ci­da por los es­pa­ño­les, co­mo Gar­ci­la­zo de la Ve­ga po­dría ates­ti­guar), ima­gen cons­trui­da por el cris­tia­nis­mo ofi­cial. Pu­do ha­ber si­do al­guno de los sa­bro­sos “ár­bo­les in­dí­ge­nas” del va­lle co­cha­bam­bino, co­mo el pa­cay o la chi­ri­mo­ya.

Hoy, Ca­la Ca­la, co­mo en el pa­sa­do, con­ti­núa sien­do una zo­na don­de ha­bi­tan las eli­tes de la ciu­dad, aun­que los cam­bios son evi­den­tes. La sen­sa­ción de Jua­ni­to res­pec­to a la se­que­dad del va­lle du­ran­te una épo­ca del año, hoy es lo nor­mal: el “sol se­dien­to se ha be­bi­do” las aguas su­per­fi­cia­les y sub­te­rrá­neas, las áreas de cul­ti­vo y la ma­sa ar­bó­rea han des­apa­re­ci­do en pro del ce­men­to y la ur­ba­ni­za­ción kitsch. Tal el pai­sa­je do­mi­nan­te ca­la ca­le­ño. Só­lo nos que­da la me­mo­ria li­te­ra­ria de es­te her­mo­so mi­to de crea­ción va­lluno.

Ave­ni­da Li­ber­ta­dor. La prin­ci­pal en­tra­da a Ca­la Ca­la es por di­cha ave­ni­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.