Los re­gre­sos en el cine bo­li­viano: “Vuel­ve Se­bas­tia­na”

Los Tiempos - Lecturas - - Cine - MAURICIO SOU­ZA CRES­PO En­sa­yis­ta y li­te­ra­to

Ha­ce unos días apa­re­ció en Mé­xi­co, pu­bli­ca­do por el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les de la UNAM, un lar­go tex­to so­bre los “re­gre­sos en el cine bo­li­viano”. Es­te pri­mer frag­men­to se ocu­pa de un clá­si­co de nues­tro cine, Vuel­ve Se­bas­tia­na ( 1953) de Jorge Ruiz.

1. Co­mo an­tes la Re­vo­lu­ción Na­cio­nal ( 1952- 1964), el “Pro­ce­so de cam­bio” bo­li­viano ( 2006-) a ve­ces se ima­gi­na a sí mis­mo co­mo un re­gre­so o re­torno a cier­ta au­ten­ti­ci­dad alternativa: a otro ho­ri­zon­te ci­vi­li­za­to­rio, a otra his­to­ria re­pu­bli­ca­na, a otra cul­tu­ra. En ello, es un pro­ce­so que re­pro­du­ce, ya una far­sa del na­cio­na­lis­mo del 52, co­no­ci­dos lí­mi­tes his­tó­ri­cos y lo­ca­les de lo na­cio­nal- po­pu­lar.

2. Nos ocu­pa­re­mos aquí de có­mo los re­gre­sos han si­do cons­trui­dos en el cine bo­li­viano: des­de aquel tra­za­do fun­da­cio­nal­men­te en el cor­to­me­tra­je “Vuel­ve Se­bas­tia­na” ( Jorge Ruiz, 1953) has­ta, en en­tre­gas pos­te­rio­res de es­ta se­rie de no­tas, un re­gre­so más re­cien­te, el del me­dio­me­tra­je “El co­rral y el vien­to” ( Mi­guel Hi­la­ri, 2014).

3. Los re­gre­sos son, en­ton­ces, fre­cuen­tes en el cine bo­li­viano. Es que la bo­li­via­na, co­mo tan­tas otras, se ha pen­sa­do in­sis­ten­te­men­te — en su li­te­ra­tu­ra, en su en­sa­yo so­cial, en su cine— co­mo una so­cie­dad des­ar­ti­cu­la­da, es­ca­sa­men­te ho­mo­gé­nea, mar­ca­da por las se­pa­ra­cio­nes es­ta­men­ta­les y las dis­con­ti­nui­da­des his­tó­ri­cas. El cine, en ello, cons­tru­ye un de­seo o mi­to so­cial tam­bién clá­si­co: co­mo si en los es­fuer­zos y epi­fa­nías del via­je se pu­die­ran re­pa­rar las dis­tan­cias, des­ha­cer las alie­na­cio­nes, des­an­dar las rup­tu­ras y re­me­diar los ol­vi­dos his­tó­ri­cos. Tam­po­co de­be­ría sor­pren­der a na­die, por eso, que el cine bo­li­viano no só­lo sea da­do a la ale­go­ría del re­gre­so sino que en su tra­di­ción re­cien­te se pue­dan con­si­de­rar va­rias in­flu­yen­tes “road mo­vies”.

4. Los re­gre­sos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos en el cine bo­li­viano son di­ver­sos. Pe­ro tie­nen es­to en co­mún: de ma­ne­ras di­rec­tas o in­di­rec­tas, es­ce­ni­fi­can una es­pe­cie de re­pa­ra­ción o cu­ra de aquel trau­ma cen­tral del si­glo XX y del XXI: la mi­gra­ción del cam­po a la ciu­dad, el “he­cho de más in­ci­si­va y abar­ca­do­ra tras­cen­den­cia en la his­to­ria moderna del área an­di­na”, en pa­la­bras del crí­ti­co An­to­nio Cor­ne­jo Po­lar. Es de­cir, son siem­pre re­gre­sos al cam­po.

5. En la sex­ta edi­ción fran­ce­sa de su fa­mo­sa “His­to­ria del cine mun­dial”, de 1961, Geor­ges Sa­doul in­clu­ye el cine bo­li­viano por pri­me­ra vez con es­te bre­ve pá­rra­fo: “En 1954 exis­tían [ en Bo­li­via] 60 ci­ne­ma­tó­gra­fos y 30.000 bu­ta­cas pa­ra 3 millones de ha­bi­tan­tes ( el 80% anal­fa­be­tos), cu­ya mi­tad ha­bla len­guas in­dí­ge­nas y no com­pren­de el es­pa­ñol. No es cier­to que la con­cu­rren­cia lle­gue a un bo­le­to por año y por ha­bi­tan­te. No sa­be­mos si se rea­li­zan lar­go­me­tra­jes y si el jo­ven bo­li­viano Jorge Ruiz es un ex­ce­len­te do­cu­men­ta­lis­ta”.

“Los re­gre­sos son, en­ton­ces y por si no que que­da­ra cla­ro en nues­tra de­cla­ra­ción de pro­pó­si­tos, fre­cuen­tes en el cine bo­li­viano. Es que la bo­li­via­na, co­mo tan­tas otras, se ha pen­sa­do in­sis­ten­te­men­te — en su li­te­ra­tu­ra, en su cine— co­mo una so­cie­dad des­ar­ti­cu­la­da”.

6. Cuan­do Sa­doul es­cri­be ese su “no sa­be­mos” so­bre el cine bo­li­viano ha­bía pa­sa­do ya ca­si una dé­ca­da des­de la rea­li­za­ción del do­cu­men­tal “Vuel­ve Se­bas­tia­na” ( 1953), uno de los po­cos tra­ba­jos — en su lar­ga ac­ti­vi­dad— que Ruiz, se­gún pro­pia con­fe­sión, “reali­zó por pro­pia vo­lun­tad” y no “por en­car­go”. La his­to­ria de nues­tro cine ten­drá que es­pe­rar. Só­lo mu­chos años des­pués — pri­me­ro gra­cias a la “His­to­ria del cine en Bo­li­via” ( 1982) de Al­fon­so Gu­mu­cio Da­gron y lue­go a los en­sa­yos de Car­los Me­sa ( 1985) y Pe­dro Susz ( 1990), en­tre otros—, ese “no sa­be­mos” de Sa­doul, arro­pa­do en­tre los ru­ti­na­rios ín­di­ces de nues­tro “atra­so”, se con­ver­ti­rá en un ges­to im­per­ti­nen­te o im­po­si­ble.

7. Qui­zá es­ta pe­que­ña his­to­ria so­bre un pe­que­ño pá­rra­fo en una “His­to­ria del cine mun­dial” en­cie­rre una mo­ra­le­ja: que no ha­bría que es­pe­rar, ni mu­cho me- nos, que otros con­fir­men nues­tra exis­ten­cia. Que ya en 1953 no ne­ce­si­tá­ba­mos de Sa­doul ni de nin­gún pre­mio in­ter­na­cio­nal ( y “Vuel­ve Se­bas­tia­na” re­ci­bió va­rios) pa­ra sa­ber que esa pe­lí­cu­la era im­por­tan­te, clá­si­ca avant la let­tre y que tal vez nun­ca más la de­ja­ría­mos de ver.

8. “Vuel­ve Se­bas­tia­na” es un do­cu­men­tal cons­trui­do des­de una se­rie de con­ven­cio­nes: las de un gé­ne­ro — el na­cien­te do­cu­men­tal et­no­ló­gi­co— que con­vo­ca­ba en esos años es­que­mas de na­rra­ción tor­pe­men­te me­dia­dos. En es­te ca­so: al­guien nos cuen­ta y ex­pli­ca — y no Se­bas­tia­na— la his­to­ria de Se­bas­tia­na. Pe­ro “Vuel­ve Se­bas­tia­na” es lo que es pe­se a esas li­mi­ta­cio­nes de la épo­ca: son sus de­ta­lles los que su­gie­ren una his­to­ria que es­tá más allá, a ve­ces, de lo que su­pues­ta­men­te di­ce o quie­re de­cir el do­cu­men­ta­lis­ta. La voz en off, por ejem­plo, ha­bla de una ni­ña uru- chi­pa­ya que es con­ven­ci­da o con­mi­na­da — en es­pa­ñol— a re­gre­sar a sus “raí­ces cul­tu­ra­les”. Pe­ro lo que ve­mos es otra co­sa: una ni­ña que no re­gre­sa a “su cul­tu­ra an­ces­tral” sino a la his­to­ria de su co­mu­ni­dad y de su fa­mi­lia. La cul­tu­ra se­ría aquí la me­mo­ria de lo que se ha he­cho o su­fri­do jun­tos: la cons­truc­ción de una ca­sa, los es­tra­gos de una se­quía, el ham­bre.

9. Aca­so la per­du­ra­ción de “Vuel­ve Se­bas­tia­na” ra­di­que por eso en la se­rie de ten­sio­nes — en bue­na me­di­da in­vo­lun­ta­rias— que pro­po­ne. Por ejem­plo és­ta: el re­la­to en off ( se­gún tex­to de Luis Ramiro Bel­trán) po­co o na­da coin­ci­de con lo que ve­mos ( las imá­ge­nes de Ruiz). Se nos ha­bla de una cul­tu­ra con­ge­la­da en el tiem­po — se la com­pa­ra con las chull­pas o momias an­di­nas— y, al mis­mo tiem­po, la par­ti­cu­la­ri­dad de Se­bas­tia­na Kes­pi la des­cu­bri­mos en sus mo­vi­mien­tos: ella ca­si co­rrien­do, co­mo si flo­ta­ra por en­ci­ma de la tie­rra, co­mo si sus pies per­te­ne­cie­ran a otro cuer­po y a otro reino. O se des­cri­be el co­mer­cio con los ay­ma­ras — en el pue­blo— co­mo el pe­li­gro de la alie­na­ción cul­tu­ral y, sin em­bar­go, en su cons­truc­ción na­rra­ti­va y vi­sual de la cul­tu­ra uru- chi­pa­ya es cla­ro que to­da ella de­pen­de del co­mer­cio con los ay­ma­ras. O, ya lo su­ge­ría­mos, se ofre­ce en tan­to cul­tu­ra — esa par­ti­cu­la­ri­dad a la que “hay que vol­ver”— lo que no es sino his­to­ria.

10. “Vuel­ve Se­bas­tia­na” no es só­lo el prin­ci­pio de la vi­si­bi­li­dad del cine bo­li­viano sino de una ob­se­sión mo­ral: la de los pe­li­gros de la mi­gra­ción del cam­po a la ciu­dad. Es a la des­crip­ción de esos pe­li­gros que Jorge San­ji­nés de­di­ca­rá lue­go ca­si to­da su obra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

Ima­gen de la fil­ma­ción de la histórica “Vuel­ve Se­bas­tia­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.