Ce­le­bran 20 años del es­treno de “Al­ma­que­loi­de”.

Gi­ra na­cio­nal. Vi­sión de uno de los po­cos “no- fans” de la ban­da dos dé­ca­das des­pués del pri­mer dis­co del “Grillo”. El can­tan­te fes­te­ja su tra­yec­to­ria mu­si­cal con pre­sen­ta­cio­nes en va­rias ciu­da­des del país

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - ARIEL ANTEZANA

“20 años no es na­da”, de­cía el tan­go “Vol­ver” de Car­los Gar­del, pe­ro en mu­chos ca­sos 20 años pue­den ser to­do o pue­den re­pre­sen­tar to­do más bien di­cho, es pre­ci­sa­men­te el ca­so del dis­co lla­ma­do “Al­ma­que­loi­de” de la ban­da bo­li­via­na de rock Lle­gas.

La ca­rre­ra mu­si­cal de Ro­dri­go “Grillo” Vi­lle­gas empieza con el to­da­vía ado­les­cen­te sien­do par­te de la ban­da de rock/ heavy FOX, en su na­tal La Paz. Tam­bién in­cur­sio­na­ría en la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na for­man­do par­te del gru­po so­por­te de Jenny Cár­de­nas.

Pe­ro sin du­da al­gu­na, fue Lou Kass, ban­da que for­ma­ría en 1990 la que con­so­li­da­ría a Vi­lle­gas co­mo el gran mú­si­co que es. Jun­to a Martin Jof­fre, Ro­dol­fo Or­tiz y Ch­ris­tian Krauss for­ma­ron una de las agru­pa­cio­nes más co­no­ci­das y ad­mi­ra­das de la his­to­ria del rock bo­li­viano, la ban­da de rock que iden­ti­fi­ca­ría a to­da una ge­ne­ra­ción, aque­lla “ge­ne­ra­ción X” en nues­tro país. Due­ños ab­so­lu­tos de la dé­ca­da de fin de si­glo, Lou Kass tie­ne su nom­bre for­ja­do en la me­mo­ria de to­da Bo­li­via. Reg­gae, rock n’ roll, funk y so­ni­dos al­ter­na­ti­vos for­ma­ban par­te de ese so­ni­do ecléc­ti­co que hi­zo his­to­ria.

Lou Kass tu­vo una his­to­ria corta pe­ro in­ten­sa, en tan só­lo cin­co años dos dis­cos de es­tu­dio, uno en vi­vo y dos reunio­nes, una de ellas sir­vió pa­ra gra­bar un dis­co do­ble en vi­vo. La úl­ti­ma vez que pu­di­mos ver a Lou Kass con sus cua­tro in­te­gran­tes ori­gi­na­les fue en su gi­ra del 2008; pe­ro to­da po­si­bi­li­dad de que la reunión los lle­ve a gra­bar nue­va mú­si­ca era im­po­si­ble.

Lou Kass de­jó gran­des can­cio­nes que for­man par­te de la his­to­ria del rock na­cio­nal co­mo Es­crú­pu­la, Ex­tra­vis­mo, No Re­ces al Sol, Feel High, Hip­no­ti­za­dos en­tre otros. De un mo­men­to a otro Krauss de­ci­dió vol­ver a Ale­ma­nia, es­te he­cho su­ma­do a al­gu­nos con­flic­tos in­ter­nos, le pu­sie­ron el ce­rro­ja­zo a la ban­da más im­por­tan­te de los 90 y una de las más gran­des de la his­to­ria na­cio­nal.

Lle­ga Lle­gas

No pa­sa­ría mu­cho tiem­po des­pués de la di­so­lu­ción del Lou Kass y ya ten­dría­mos no­ve­da­des de su prin­ci­pal com­po­si­tor y gui­ta­rris­ta, Ro­dri­go “El Grillo” Vi­lle­gas, quien ha­cien­do un jue­go de pa­la­bras con su ape­lli­do for­ma­ría la ban­da “Lle­gas”. Des­de el prin­ci­pio sa­bía­mos per­fec­ta­men­te que la ban­da era el al­te­re­go del “Grillo” y es­ta con­ta­ría con un so­lo in­te­gran­te: El “Grillo” y to­do lo de­más se­ría cir­cuns­tan­cial.

Lle­gas de­bu­ta dis­co­grá­fi­ca­men­te en 1996 con el dis­co “Hu­ye el Sol”, y ya des­de es­te pri­mer dis­co se es­ta­ble­ce una re­la­ción in­que­bran­ta­ble en­tre el mú­si­co y el ve­cino país de la Ar­gen­ti­na.

“Hu­ye el Sol” tie­ne que so­por­tar la inevi­ta­ble re­sa­ca de la an­te­rior ban­da del “Grillo”, se asi­mi­la mu­cho de su so­ni­do con Lou Kass, lo na­tu­ral des­pués del va­cío que de­jó la mí­ti­ca ban­da.

A cu­rar las he­ri­das

1998 es el año en el que Ro­dri­go Vi-” Lle­gas” lan­za su se­gun­do pro­duc­ción, el Al­ma­que­loi­de, dis­co que re­fle­ja el so­ni­do mar­ca re­gis­tra­da del “Grillo”. Ya que es­te es el ver­da­de­ro mo­ti­vo de la pre­sen­te no­ta, de­be­re­mos ir por par­tes. El Al­ma­que­loi­de es un dis­co que, en pri­me­ra ins­tan­cia, rom­pe­ría com­ple­ta­men­te el víncu­lo del au­tor con Lou Kass, es­te es el dis­co que de­fi­ne al Grillo co­mo un ser de mú­si­ca que no quie­re ni ne­ce­si­ta asi­mi­la­cio­nes con tra­ba­jos an­te­rio­res.

El Al­ma­que­loi­de es un tra­ba­jo su­ma­men­te os­cu­ro, den­so y al mis­mo tiem­po uno de los me­jo­res tra­ba­jos de su au­tor. Siem­pre es­tán de­más las com­pa­ra­cio­nes, pe­ro, jun­to al “Pe­sa­ner­vios”, son los dis­cos clá­si­cos de Lle­gas por an­to­no­ma­sia. Es­to, por su­pues­to que no des­me­re­ce a to­da una ca­rre­ra, prác­ti­ca­men­te im­pe­ca­ble.

El Al­ma­que­loi­de es un dis­co ho­nes­to, que re­fle­ja al “Grillo” en ese pre­ci­so mo­men­to, de es­ta ma­ne­ra y fru­to de esa ho­nes­ti­dad es que crea una em­pa­tía muy pro­fun­da con quien lo es­cu­che. En lo per­so­nal, en­tien­do que es un dis­co que de­be ser es­cu­cha­do en­te­ro. A pe­sar de ello con­tie­ne can­cio­nes con iden­ti­dad pro­pia que crean por si so­las pa­sa­jes mu­si­ca­les y lí­ri­cos to­ta­les. Dia­man­te, Epí­lo­go, Ar­le­quín o Tí­te­res, só­lo por men­cio­nar al­gu­nas, ha­cen del Al­ma­que­loi­de, un dis­co in­mor­tal y atem­po­ral.

La for­ma­ción de “la ban­da” ayu­dó mu­cho en el so­ni­do e iden­ti­dad del dis­co, con Vi­lle­gas co­mo maes­tro de ce­re­mo­nias y di­rec­tor de or­ques­ta en gui­ta­rra y vo­ces y jun­to a el Ál­va­ro “Co­ne­jo” Ar­ce y el “Pe­que” Gu­tié­rrez in­ter­ca­la­dos en el ba­jo y a su ex­com­pa­ñe­ro Ro­dol­fo Or­tiz en la ba­te­ría, for­ma­ción pre­ci­sa pa­ra dar­le al dis­co la cru­de­za re­que­ri­da, pe­ro al mis­mo tiem­po esa com­ple­ji­dad con la que fue crea­do.

El Al­ma­que­loi­de cum­ple 20 años es­te 2018 y, cons­cien­te de ello, el “Grillo” ha de­ci­di­do ren­dir­le ho­me­na­je y ce­le­brar con to­dos es­tas dos dé­ca­das del dis­co que de­fi­nió el so­ni­do e iden­ti­dad de Lle­gas, del “Grillo”, del Ro­dri­go o co­mo tu de­ci­das o pre­fie­ras lla­mar­lo.

Y la ce­le­bra­ción es y se­rá co­mo se me­re­ce es­te acon­te­ci­mien­to, el lan­za­mien­to y pre­sen­ta­ción de la edi­ción limitada de lu­jo Al­ma­que­loi­de XX Aniver­sa­rio Re­mas­te­ri­za­do, CD con 7 bo­nus tracks ( los de­mos que se hi­cie­ron pa­ra Sony Mu­sic y otras gra­ba­cio­nes). Ade­más, de una se­rie de con­cier­tos que cu­bri­rán la ma­yo­ría de las ciu­da­des de Bo­li­via. A nues­tra ciu­dad le to­ca es­cu­char y ce­le­brar el Al­ma­que­loi­de el 24 y 25 de agos­to en el tea­tro Achá, en el que po­dre­mos es­cu­char to­do el dis­co, las 11 can­cio­nes en el or­den ori­gi­nal y, por su­pues­to, mu­cho más.

El can­tan­te se pre­sen­ta­rá el 24 y 25 de agos­to en el tea­tro Achá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.