Los re­gre­sos en el ci­ne bo­li­viano

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - MAU­RI­CIO SOUSA CRES­PO Ensayista y li­te­ra­to

1 . De­cía­mos en la pri­me­ra en­tre­ga de es­te se­rie que “Vuel­ve Se­bas­tia­na” ( Jorge Ruiz, 1953) no es só­lo el prin­ci­pio de la vi­si­bi­li­dad del ci­ne bo­li­viano sino de una ob­se­sión mo­ral: la de los pe­li­gros de la mi­gra­ción del cam­po a la ciu­dad. Es a la des­crip­ción de esos pe­li­gros que Jorge San­ji­nés de­di­ca­rá su obra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

2 . En “La na­ción clan­des­ti­na” ( 1989) — aca­so el clá­si­co in­dis­cu­ti­do del ci­ne bo­li­viano del si­glo XX— no es Se­bas­tia­na sino Se­bas­tián ( Ma­ma­ni/ Mais­man) el que re­gre­sa. Y lo ha­ce más de una vez, co­mo mar­can­do con sus re­tor­nos esa desea­da cul­tu­ra­li­za­ción de la po­lí­ti­ca que dis­tin­gue es­ta eta­pa del ci­ne de San­ji­nés. En la co­mu­ni­dad ay­ma­ra, en el ay­llu, se bus­ca­rán los prin­ci­pios de otra po­lí­ti­ca.

3 . En “Vuel­ve Se­bas­tia­na” el re­gre­so im­pues­to a la pro­ta­go­nis­ta anun­cia­ba va­ga­men­te las que se­rían las im­pron­tas cul­tu­ra­les del na­cio­na­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio: ese rol más bien ce­re­mo­nial, es­tá­ti­co y em­ble­má­ti­co que la “au­ten­ti­ci­dad” con­ge­la­da de lo in­dí­ge­na ad­qui­ri­ría en los ri­tua­les es­ta­ta­les del 52. En cam­bio, en “La na­ción clan­des­ti­na” los re­gre­sos de Se­bas­tián son más bien res­pues­tas a la vio­len­cias im­pues­tas por el Es­ta­do: la his­to­ria o bio­gra­fía de Se­bas­tián es la his­to­ria o bio­gra­fía del 52. En ello, es un per­so­na­je cua­si ale­gó­ri­co.

4 . La ser­vi­dum­bre pre­via a la Re­vo­lu­ción, la Re­vo­lu­ción del 9 abril de 1952 y su pos­te­rior de­ri­va, el Pac­to Mi­li­tar-Cam­pe­sino, la dic­ta­du­ra ban­ze­ris­ta ( 1971- 1978), el re­gre­so a la de­mo­cra­cia y su de­fen­sa: 30 años de his­to­ria bo­li­via­na son alu­di­dos — y sim­pli­fi­ca­dos— co­mo si se pu­die­ran ex­pli­car en fun­ción de un pro­ce­so os­ci­lan­te en­tre las ple­ni­tu­des ru­ra­les y las alie­na­cio­nes de­gra­dan­tes de lo ur­bano. En to­do es­to, ade­más de al­gu­nas in­fluen­cias — la del en­sa­yo “Las ma­sas en no­viem­bre” ( 1983) de Re­né Za­va­le­ta Mer­ca­do, por ejem­plo— en es­ta pe­lí­cu­la de San­ji­nés la im­pron­ta del mo­vi­mien­to ka­ta­ris­ta es cla­ra.

5 .Delk atar is­mo, San ji­nésr es­ca­ta una no­ción de la prác­ti­ca po­lí­ti­ca en la que ho­ri­zon­tes de dis­tin­to al­can­ce his­tó­ri­co y cul­tu­ral se su­per­po­nen, en la sín­te­sis a ra­tos ten­sa de una his­to­ria co­lo­nial lar­ga ( que tie­ne en la re­be­lión del mi­gran­te Tu­pac Ka­ta­ri, de 1781, su mo­men­to­cen­tral) ydeu­nahis­to­ria re­cien­te — en bue­na me­di­da alie­nan­te—, la del Es­ta­do de 1952 ( con sus for­mas de su­bor­di­na­ción cor­po­ra­ti­va de lo cam­pe­sino). Lo que pa­re­ce im­por­tar aquí — tan­to al ka­ta­ris­mo co­mo a San­ji­nés— son las for­mas en que esas tem­po­ra­li­da­des ( la lar­ga y la cor­ta) se in­ter­fie­ren, se cru­zan, se ca­li­fi­can, se dis­tor­sio­nan. En con­cre­to, y en una idea que ya apa­re­ce en “Ya­war Mall­ku”, de 1969, de aquí pro­vie­ne el cues­tio­na­mien­to de San ji­né sau­na iz­quier­da po­lí­ti­ca que en el ho­ri­zon­te de la cor­ta du­ra­ción — el Es­ta­do del 52— se cree eman­ci­pa­to­ria pe­ro que, en sus prác­ti­cas con­cre­tas, he­re­da de la his­to­ria lar­ga el ra­cis­mo, el mi­to de la de­sigual­dad de los hom­bres ( con­ti­nui­dad al­go trá­gi­ca de lo co­lo­nial que Za­va­le­ta Mer­ca­do lla­mó “la pa­ra­do­ja se­ño­rial”).

Des­de las me­lan­co­lías de la de­rro­ta his­tó­ri­ca, no po­cos te­ne­mos di­fi­cul­ta­des pa­ra ads­cri­bir­nos a la ce­le­bra­ción en “In­sur­gen­tes”, pe­da­gó­gi­ca y es­ta­tal, de lo que no ve­mos sino co­mo un “de cam­bio de éli­tes”.

6 . Y, ade­más, San­ji­nés re­to­ma del ka­ta­ris­mo la pro­pues­ta de al­gu­nas tra­di­cio­nes de or­ga­ni­za­ción co­mu­ni­ta­ria co­mo po­si­bles mo­de­los de de­mo­cra­ti­za­ción so­cial y po­lí­ti­ca. En “La na­ción clan­des­ti­na”, esa for­ma es la de­mo­cra­cia di­rec­ta del ay­llu, pos­tu­la­da — más allá de su par­ti­cu­la­ri­dad cul­tu­ral ay­ma­ra y más allá de que su re­tra­to en la pe­lí­cu­la co­rres­pon­da o no a una reali­dad so­cio­ló­gi­ca ve­ri­fi­ca­ble— en tan­to ideal nor­ma­ti­vo, ge­ne­ra­li­za­ble a to­da la so­cie­dad bo­li­via­na.

7 . És­tas son al­gu­nas de las pul­sio­nes ka­ta­ris­tas que San­ji­nés bus­ca re­pre­sen­tar co­mo re­gre­sos a la co­mu­ni­dad, re­gre­sos que se su­per­po­nen y se so­bre­de­ter­mi­nan. Es por eso tam­bién que, aun­que es­co­ja un eje re­fe­ren­cial pa­ra la or­ga­ni­za­ción tem­po­ral de la pe­lí­cu­la ( la rup­tu­ra ay­ma­ra con el Es­ta­do en la lla­ma­da “cri­sis de no­viem­bre de 1979”, que es tam­bién la tem­po­ra­li­dad del úl­ti­mo re­gre­so de Se­bas­tián a su co­mu­ni­dad), pa­re­ce siem­pre más in­tere­sa­do en ex­plo­rar los modos en que esos dis­tin­tos tiem­pos — de­la me­mo­ria­lar­ga y cor­ta— se cru­zan y se ca­li­fi­can. En otras pa­la­bras: Se­bas­tián, que re­gre­sa a su pue­blo pa­ra ex­piar sus erro­res, es sin em­bar­go el re­sul­ta­do de esos erro­res, ver­sión an­di­na aca­so de una tem­po­ra­li­dad he­ge­lia­na en la que los erro­res no son sino mo­men­tos de la ver­dad. Lo cual, a su vez, nos con­du­ce — co­mo en He­gel— a la cues­tión de la re­pre­sen­ta­ción, pro­ble­ma que San­ji­nés re­suel­ve en la teo­ría y prác­ti­ca de lo que lla­mó “el plano- se­cuen­cia in­te­gral”: com­ple­jas con­ti­nui­da­des vi­sua­les que no só­lo in­te­gran es­pa­cios sino tiem­pos. Es pre­ci­sa­men­te es­ta ten­sa con­jun­ción de tiem­pos, en tan­to ar­ti­cu­la­ción de un con­te­ni­do a una for­ma, la que San­ji­nés ne­ga­rá ca­si un cuar­to de si­glo des­pués, cuan­do los he­re­de­ros in­di­rec­tos del ka­ta­ris­mo fun­den otro Es­ta­do y ese Es­ta­do fi­nan­cie su pe­lí­cu­la In­sur­gen­tes.

8 . “In­sur­gen­tes” ( 2012), el dé­ci­mo lar­go­me­tra­je de San­ji­nés, es un cos­to­so pro­gra­ma de re­gre­sos his­tó­ri­cos li­nea­les, ofre­ci­do co­mo res­pues­ta a la clá­si­ca pre­gun­ta so­bre los orí­ge­nes del pre­sen­te: ¿ có­mo lle­ga­mos aquí? O en otras pa­la­bras: ¿ cuál es la ge­nea­lo­gía de es­ta “re­vo­lu­ción que pu­so a la ca­be­za del Es­ta­do bo­li­viano a un in­dí­ge­na”? Pa­ra res­pon­der­la, San­ji­nés in­ten­ta la re­crea­ción de hi­tos o mi­tos de una me­mo­ria an­ti­es­ta­tal más bien lar­ga ( de Tu­pac Ka­ta­ri a Evo Mo­ra­les) y más bien ay­ma­ro­cén­tri­ca.

9 . Es cla­ro que la his­to­rio­gra­fía que su­gie­re la pe­lí­cu­la — en bue­na me­di­da tra- za­da por un re­la­to en off, co­mo en “Vuel­ve Se­bas­tia­na”— es­tá so­bre­de­ter­mi­na­da por los tres a prio­ris teó­ri­cos que guían su lec­tu­ra del pre­sen­te: a) que el “Pro­ce­so de cam­bio” es una re­vo­lu­ción; b) que Mo­ra­les la en­car­na; c) que es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer una con­tra­his­to­ria eman­ci­pa­to­ria de lo na­cio­nal­po­pu­lar en Bo­li­via. Pe­ro son es­tos mis­mos a prio­ris los que ha­cen de In­sur­gen­tes la pri­me­ra pe­lí­cu­la de San­ji­nés que es con­fi­gu­ra­da des­de las co­mo­di­da­des de la vic­to­ria, no des­de la dis­tan­cia crí­ti­ca. El pa­sa­do, des­de ta­les fas­tos vic­to­rio­sos, es con­vo­ca­do en tan­to ma­te­ria pri­ma de un ca­te­cis­mo de sa­cri­fi­cios y “muer­tes por no­so­tros”, el pre­cio que “tu­vi­mos que pa­gar” pa­ra lle­gar adon­de lle­ga­mos.

10 . Des­de las me­lan­co­lías de la de­rro­ta his­tó­ri­ca, no po­cos te­ne­mos di­fi­cul­ta­des pa­ra ads­cri­bir­nos a la ce­le­bra­ción en “In­sur­gen­tes”, pe­da­gó­gi­ca y es­ta­tal, de lo que no ve­mos sino co­mo un “de cam­bio de éli­tes”. Con cier­ta ve­ro­si­mi­li­tud, es le­gí­ti­mo res­pon­der a los pre­su­pues­tos de la pe­lí­cu­la di­cien­do que el “Pro­ce­so de cam­bio” no es sino una re­cons­ti­tu­ción neo­co­lo­nial ( los se­ño­res son aho­ra otros, con los mis­mos há­bi­tos), que Evo Mo­ra­les es un lí­der sin­di­cal que emu­la más a Re­né Ba­rrien­tos que a Tu­pac Ka­ta­ri y que la ge­nea­lo­gía na­cio­nal- po­pu­lar que la pe­lí­cu­la da por evi­den­te ha­ce aguas por to­dos los cos­ta­dos.

Es­ce­na de la pe­lí­cu­la “In­sur­gen­tes”, di­ri­gi­da por Jorge San­ji­nés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.