Adol­fo Cá­ce­res co­men­ta el úl­ti­mo li­bro pu­bli­ca­do por Eduar­do Mi­tre.

El es­cri­tor Adol­fo Cá­ce­res des­me­nu­za el úl­ti­mo li­bro de Eduar­do Mi­tre, pu­bli­ca­do por Plu­ral, una an­to­lo­gía con poetas his­pa­noa­me­ri­ca­nos

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - ADOL­FO CÁ­CE­RES Es­cri­tor

En “Las puer­tas del re­gre­so” ( 2017), úl­ti­mo li­bro del poe­ta Eduar­do Mi­tre, pu­bli­ca­do por Plu­ral Edi­to­res, lo im­plí­ci­to se ha­ce ex­plí­ci­to en una se­rie de poe­mas que re­fle­jan la ex­pe­rien­cia del re­torno en la pro­duc­ción de va­rios poetas his­pa­noa­me­ri­ca­nos de nues­tros días. Se­gún nos con­fie­sa su au­tor: “Su ori­gen se re­mon­ta a mi lec­tu­ra, en 1982, del li­bro de Vla­di­mir Jan­ké­lé­vitch: ‘ L’irre­ver­si­ble et la nos­tal­gie’. Una fra­se del mis­mo, que sue­na co­mo un pro­ver­bio, se me gra­bó en la me­mo­ria: ‘ El mal del exi­lio es la nos­tal­gia; el mal del re­torno, la de­cep­ción’”. Fra­se que, des­de lue­go, re­fle­ja gran par­te de la vi­da de Mi­tre; quien di­se­ñó es­te su li­bro co­mo lo hi­zo con sus cua­tro es­tu­dios an­te­rio­res — tam­bién an­to­ló­gi­cos— que co­mien­zan con “El ár­bol y la pie­dra” ( 1988), pu­bli­ca­do en Caracas, por Mon­te Ávi­la Edi­to­res; lue­go “De cua­tro cons­te­la­cio­nes” ( 1994), edi­ta­do por la Fun­da­ción BHN; “El alien­to en la ho­jas” ( 1998) y “Pa­sos y vo­ces” ( 2010), obras pu­bli­ca­das por Plu­ral Edi­to­res.

“Las puer­tas del re­gre­so” se abre a un es­pa­cio más am­plio, cen­tra­do en una te­má­ti­ca vi­ven­cial que él lla­ma: “Nos­tal­gia y re­con­ci­lia­ción en la poe­sía his­pa­noa­me­ri­ca­na”, en cu­ya pri­me­ra par­te: “En­sa­yos”, ex­po­ne la si­mien­te de una se­rie de poe­mas que ha­blan del re­torno, ex­pe­rien­cia que so­lo un poe­ta co­mo Mi­tre po­día ofre­cer­nos, ex­pli­can­do com­po­si­cio­nes de 26 poetas de nues­tra Amé­ri­ca, a par­tir del me­xi­cano Ra­món López Ve­lar­de, pa­ra cul­mi­nar con el sal­va­do­re­ño Jorge Galán; des­de lue­go que tam­bién se­lec­cio­na las com­po­si­cio­nes de cua­tro poetas bo­li­via­nos: Oc­ta­vio Cam­pe­ro Echa­zú, Jai­me Sáenz, Pe­dro Shi­mo­se y Je­sús Urzagasti; don­de in­du­da­ble­men­te Mi­tre de­be­ría es­tar, es­pe­cial­men­te con sus her­mo­sos poe­mas de “La luz del re­gre­so” ( 1990); pe­ro él ja­más se in­clui­ría y no só­lo por su pro­fun­do sen­ti­mien­to éti­co, sino por res­pe­to a los poetas que eli­gió. En la ce­le­bra­ción de los 70 años de la re­vis­ta ma­dri­le­ña Cua­der­nos His­pa­noa­me­ri­ca­nos N º 812, de fe­bre­ro de 2018, Mi­tre, jun­to a Ma­rio Vargas Llo­sa y otros ilus­tres es­cri­to­res, ex­pli­ca la gé­ne­sis de “Mi­ra­bi­lia” ( 1979), uno de sus poe­ma­rios más co­no­ci­do. Los en­sa­yos de “Las puer­tas del re­gre­so” des­ta­can la ima­gen de Uli­ses, pre­sen­te en “Odi­sea, li­bro vi­gé­si­mo ter­ce­ro”, sin­gu­lar so­ne­to de Bor­ges; en “Uli­ses”, de Eu­ge­nio Mon­te- jo, y, aun­que de ma­ne­ra im­plí­ci­ta, en “Ins­crip­ción 178”, de Raúl Zu­ri­ta. La se­gun­da par­te: “An­to­lo­gía”, se abre con “609”, poe­ma de la nor­te­ame­ri­ca­na Emily Dic­kin­son, cu­ya pre­sen­cia es jus­ti­fi­ca­da en el pró­lo­go. Mi­tre nos brin­da la ver­sión ori­gi­nal en in­glés, jun­to a la tra­duc­ción a nues­tra len­gua de Mar­ga­ri­ta Ar­da­naz.

En­sa­yos

La par­te de “En­sa­yos” cul­mi­na con un epí­lo­go que el au­tor con­si­de­ra “con­ve­nien­te”; no só­lo por­que en él des­ta­ca la fi­gu­ra ar­que­tí­pi­ca de Uli­ses, sino tam­bién la “pers­pec­ti­va crí­ti­ca” de Ol­ga Oroz­co, en su poe­ma “De­trás de aque­lla puer­ta”, don­de alu­de al “des­di­cha­do Uli­ses”, “asi­mi­lán­do­lo a la co­di­cia, a la con­quis­ta del po­der”. Lue­go, con Mar­ga­ret At­wood, cuan­do en su poe­ma “Cir­ce” le re­pro­cha al hé­roe: “¿ No es­tás can­sa­do de ma­tar / a aque­llos cu­yas muer­tes han si­do pre­di­chas / y que es­tán por ello ya muer­tos?”. Cuan­do Mi­tre se­ña­la es­tas dos “fi­gu­ras li­te­ra­rias que mo­de­lan las más­ca­ras poé­ti­cas a tra­vés de las cua­les se oyen las vo­ces im­pug­na­do­ras del hé­roe: Cir­ce, la aman­te aban­do­na­da, y Pe­né­lo­pe, la es­po­sa en­claus­tra­da a la es­pe­ra de su aven­tu­re­ro es­po­so”, se me vie­ne a la me­mo­ria la Pe­né­lo­pe de Blan­ca Wiet­hüch­ter, que en

Las puer­tas del re­gre­so. Se pre­sen­tó en nues­tra ciu­dad el 27 de julio, en el Cen­tro de Es­tu­dios Su­pe­rio­res Uni­ver­si­ta­rios ( CESU).

“Íta­ca” ( 2000), en jor­na­das de tres días y tres no­ches, nos mues­tra su an­gus­tio­sa es­pe­ra del re­torno de Uli­ses; Wiet­hüch­ter la mues­tra co­mo un sue­ño asu­mi­do por la poe­ta que co­mien­za con el si­guien­te ver­so: “Hoy, Pe­né­lo­pe, me es­toy en tu nom­bre”. Pa­ra con­ti­nuar con: “Ano­che, más an­he­lan­te que di­cho­sa, so­ñé con Uli­ses re­gre­san­do a la is­la”. Pa­ra cul­mi­nar en “Otro día” ( úl­ti­mo ca­pí­tu­lo del poe­ma), con los si­guien­tes ver­sos: “Di­me, aho­ra, Pe­né­lo­pe / ¿ Crees tú que es­toy des­pier­ta / o se­rá que na­ve­go en las aguas de otro sue­ño?”.

Des­pués de leer “Odi­sea, li­bro vi­gé­si­mo ter­ce­ro”, so­ne­to de Bor­ges; “Uli­ses”, de Eu­ge­nio Mon­te­jo, e “Ins­crip­ción 178”, de Raúl Zu­ri­ta, me pon­go a pen­sar en el triun­fal re­torno de Uli­ses que lue­go de la des­truc­ción de Tro­ya — en un via­je que du­ró 10 años— sa­lió in­dem­ne de la fu­ria de Po­sei­dón, dios de los ma­res; Uli­ses, asis­ti­do por Pa­las Ate­nea, ter­mi­na ma­tan­do a los pre­ten­dien­tes de su fiel es­po­sa Pe­né­lo­pe, con ayu­da de su hi­jo Te­lé­ma­co. En sí se tra­ta de un fi­nal fe­liz; en cam­bio, el re­torno de Aga­me­nón, que co­man­dó las fuer­zas grie­gas en la gue­rra de Tro­ya — en ver­sión de Só­fo­cles— se en­cuen­tra con el ren­cor de Cli­te­me­nes­tra, su in­fiel y do­lo­ri­da es­po­sa, que le dio un ba­ño de muer­te, por ha­ber sa- cri­fi­ca­do a su hi­ja Ifi­ge­nia, pa­ra la glo­ria de sus hues­tes.

Poetas bo­li­via­nos

En cuan­to a los poe­mas de los cua­tro poetas bo­li­via­nos, Mi­tre re­sal­ta en “Por­que van diez años” ( 1942), de Oc­ta­vio Cam­pe­ro Echa­zú, el ca­rác­ter tes­ti­mo­nial de “la ex­pe­rien­cia del re­gre­so en una voz per­so­nal con cla­ras re­so­nan­cias co­lec­ti­vas”, al ser co­mo se­ña­la Mi­tre: “una ci­fra de esa alian­za en­tre la co­pla ta­ri­je­ña o cha­pa­ca y la poe­sía”. Pe­ro hay al­go más, al­go que Ha­rold Bloom avi­zo­ra en “Anato­mía de la in­fluen­cia” ( 2011); Mi­tre, lue­go de ci­tar un ver­so de Cam­pe­ro Echa­zú, avi­zo­ra ana­lo­gías con otros poetas, al de­cir: “En esos ver­sos me­lan­có­li­ca­men­te eró­ti­cos, des­ta­co la ima­gen ‘ lar­gos ca­be­llos co­lor de tor­men­ta’, dig­na de una re­gia tra­di­ción poé­ti­ca mo­der­na so­bre el mis­mo mo­ti­vo: ‘ Y al tor­cer tus ca­be­llos apa­gas­te el in­fierno’ ( Ru­bén Da­río), ‘ La ca­be­lle­ra que se ata ha­ce el día/ La ca­be­lle­ra al desatar­se ha­ce la no­che’ ( Hui­do­bro); y una de las ca­nó­ni­cas de Bau­de­lai­re: ‘ Fuer­tes tren­zas, sed que el olea­je me arre­ba­te’”. Co­mo ve­mos, el uni­ver­so poé­ti­co de Mi­tre — co­mo crí­ti­co y crea­dor— es in­men­so; de ahí que, apar­te de Jo­sé Eduar­do Gue­rra, su an­to­lo­gía “Poetas con­tem­po­rá­neos de Bo­li­via” ( 1919) y su “Iti­ne­ra­rio es­pi­ri­tual de Bo­li­via” ( 1936), nin­gún poe­ta in­cur­sio­nó en la crí­ti­ca de la poe­sía bo­li­via­na, con la pro­fun­di­dad con que lo ha­ce aho­ra.

Con Jai­me Sáenz, Mi­tre tie­ne una sin­gu­lar vi­ven­cia, al ha­ber si­do in­vi­ta­do por es­te poe­ta a pa­sar un día y una no­che en su ca­sa, en La Paz. Mi­tre vi­vía en Cochabamba y aca­ba­ba de pu­bli­car su pri­me­ra obra: “Ele­gía a una mu­cha­cha” ( 1965), que lla­mó la aten­ción de Sáenz, que no va­ci­ló en in­vi­tar­lo. Des­de lue­go que ese en­cuen­tro fue fruc­tí­fe­ro pa­ra Mi­tre, que en­ton­ces te­nía 22 años, y Sáenz, 44. Su elec­ción del can­to XXV de “Pie­dra imán” es una mues­tra de cuán pro­fun­da­men­te Mi­tre co­no­ce la obra de Sáenz. Vea­mos el fi­nal de su aná­li­sis del poe­ma: “El de­seo ape­la a la es­cri­tu­ra co­mo a una pie­dra imán que lo atrae al pre­sen­te, y eso es lo que ha­ce Jai­me Sáenz en su gran obra poé­ti­ca y na­rra­ti­va: es­cri­bir ( re­vi­vir) la ciu­dad y los ha­bi­tan­tes de su in­fan­cia y ju­ven­tud pa­ra que vuel­van a no­so­tros por el imán de su es­cri­tu­ra y esa pie­dra imán que es la lec­tu­ra”.

De Pe­dro Shi­mo­se, Mi­tre eli­gió dos her­mo­sos poe­mas: “Es­cri­to en el la­go To­mi­chu­cua” y “Ri­be­ral­ta”, ciu­dad don­de na­ció Shi­mo­se. Po­de­mos de­cir que Mi­tre y Shi­mo­se hoy son los dos más gran­des poetas vi­vos de Bo­li­via. Ge­nui­nos y ci­me­ros enar­bo­lan dos es­pa­cios maravillosos de nues­tra he­re­dad: el oc­ci­den­te y el orien­te, el al­ti­plano y la sel­va. Am­bos sa­lie­ron exi­lia­dos. Mi­tre, lue­go del gol­pe de Gar­cía Me­za. No era po­lí­ti­co, pe­ro no po­día so­por­tar los des­ma­nes del nar­co­dic­ta­dor que ce­gó a vi­da de Mar­ce­lo Qui­ro­ga San­ta Cruz; en cam­bio, Shi­mo­se fue per­se­gui­do por Bán­zer, no so­lo por su la­bor pe­rio­dís­ti­ca, sino por ha­ber ga­na­do el Pre­mio de la Ca­sa de las Amé­ri­cas de Cu­ba, con su poe­ma­rio Quie­ro es­cri­bir, pe­ro me sa­le es­pu­ma ( 1972). Mi­tre di­ce al res­pec­to: “Poe­ta del exi­lio, Pe­dro Shi­mo­se ex­pre­sa asi­mis­mo la ex­pe­rien­cia del re­torno en va­rios mo­men­tos de su obra”.

De Je­sús Urzagasti, Mi­tre tam­bién eli­ge dos poe­mas: “Oc­tu­bre de 1960” y “El re­torno”. Por el pri­me­ro, con­si­de­ra que Urzagasti es “Poe­ta del via­je”, por cuan­to: “En esa tra­yec­to­ria cir­cu­lar re­me­mo­ra un via­je en avión que, en ri­gor, es un via­je al pa­sa­do, más pre­ci­sa­men­te a un es­pa­cio en el pa­sa­do, el cual se en­cuen­tra a 30 años de dis­tan­cia”. En cuan­to a “El re­torno”, Mi­tre di­ce: “Ex­tra­ño ca­mino el del re­gre­so: el pa­sa­do, o el de­seo de vol­ver a él, se po­ne de­lan­te del pre­sen­te y de­vie­ne el fu­tu­ro. Pe­ro ¿ qué fu­tu­ro?”. Lue­go de ci­tar un frag­men­to de ese poe­ma, Mi­tre con­si­de­ra que: “El re­torno con­du­ce a una vía de as­ce­sis, de des­pren­di­mien­to, co­mo en ‘ Vuel­ta’, de Oc­ta­vio Paz”.

Pin­tu­ra. “Rooms by the sea” de Ed­ward Hop­per, ilus­tra la por­ta­da del úl­ti­mo li­bro de Eduar­do Mi­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.