Apun­tes so­bre la nue­va en­tre­ga de la sa­ga “Mi­sión Im­po­si­ble”.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - FER­NAN­DO MO­LI­NA Pe­rio­dis­ta

La sa­ga de películas ba­sa­das en la se­rie te­le­vi­si­va “Mi­sión: Im­po­si­ble” se con­si­de­ra una de las fran­qui­cias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas más dis­tin­gui­das, po­ten­tes y ren­ta­bles que exis­ten. La nue­va en­tre­ga, “Mi­sión: Im­po­si­ble. Fa­llout”, es la sex­ta de la se­cuen­cia y la úni­ca que re­pi­te di­rec­tor, Ch­ris­top­her McQua­rrie, quien tam­bién es­tu­vo al fren­te de la an­te­rior, “Na­ción se­cre­ta”. McQua­rrie es un cons­tan­te co­la­bo­ra­dor de Tom Crui­se ( que es el man­da­más y el pro­ta­go­nis­ta de la fran­qui­cia, en el pa­pel de Et­han Hunt). McQua­rrie ha di­ri­gi­do, es­cri­to o pro­du­ci­do va­rias de las películas es­te­la­ri­za­das por Crui­se; de las bue­nas, co­mo “Ope­ra­ción Val­ki­ria” o “Al fi­lo del ma­ña­na”, y de las ma­las, co­mo “Jack Rea­cher” o “La mo­mia”. Sin em­bar­go, la re­pe­ti­ción de su nom­bre en la di­rec­ción de es­te fil­me qui­zá se de­ba a otra co­sa: al he­cho de que és­te sea una con­ti­nua­ción di­rec­ta de la pre­ce­den­te “Na­ción se­cre­ta”, con la que com­par­te vi­llano, So­lo­mon La­ne ( Sean Ha­rris), lí­der del gru­po te­rro­ris­ta el Sin­di­ca­to. Por lo de­más, cada pe­lí­cu­la ha es­ta­do a car­go de al­gún miem­bro de un des­ta­ca­dí­si­mo gru­po de di­rec­to­res de ac­ción: Brian de Pal­ma, John Woo, J. J. Abrams y Brad Bird.

Es­ta sa­ga, que ca­si siem­pre ha re­ci­bi­do el apo­yo de la crí­ti­ca y la au­dien­cia, ha­bía lle­ga­do a su pun­to más al­to con su quin­ta en­tre­ga, “Na­ción se­cre­ta”. De mo­do que fue un ali­vio pa­ra to­dos el que “Fa­llout ( Llu­via ra­dio­ac­ti­va)” no des­me­re­cie­ra a su an­te­ce­so­ra. Co­mo en ella, en es­te fil­me tam­bién abun­dan los per­so­na­jes in­tere­san­tes, en­can­ta­do­res o des­pre­cia­bles, las per­se­cu­cio­nes tre­pi­dan­tes, las pe­leas que im­por­tan y los gi­ros na­rra­ti­vos sor­pren­den­tes; un ver­ti­gi­no­so ca­rru­sel de sen­sa­cio­nes que im­pi­den que el es­pec­ta­dor se abu­rra y/ o se des­co­nec­te de una his­to­ria que bien pen­sa­da re­sul­ta­ría ab­sur­da. Ni si­quie­ra las exa­ge­ra­cio­nes más cho­can­tes res­pec­to a la ca­pa­ci­dad de los pro­ta­go­nis­tas pa­ra so­bre­vi­vir lo­gran que uno de pre­dis­pon­ga en con­tra de es­ta pe­lí­cu­la.

“Fa­llout” man­tie­ne una de las ca­rac­te­rís­ti­cas en­tra­ña­bles de la se­rie, el uso de más­ca­ras que im- piden sa­ber si un per­so­na­je es o no el que apa­re­ce an­te nues­tros ojos. En ella, en cam­bio, se echa de me­nos otra de las mar­cas dis­tin­ti­vas de la fran­qui­cia, la ne­ce­si­dad de en­trar su­brep­ti­cia­men­te a una for­ta­le­za “im­po­si­ble” de tras­pa­sar. Un de­ta­lle que se in­ten­ta sus­ti­tuir con una do­sis ex­tra ( la pe­lí­cu­la du­ra dos ho­ras y me­dia) de en­fren­ta­mien­tos ar­ma­dos en va­rias par­tes del mun­do: ciu­da­des ele­gan­tes, pue­blos ale­ja­dos y mon­ta­ñas. El me­jor de los cua­les, sin em­bar­go, su­ce­de en un lu­gar muy or­di­na­rio: un ba­ño.

Hay que de­cir que “Fa­llout” no es me­jor que “Na­ción se­cre­ta”, y no lo es por va­rios fac­to­res, en­tre ellos ése que com­par­te con es­ta pe­lí­cu­la pre­via: el vi­llano. Ocu­rre que So­lo­mon La­ne, el cual real­men­te re­sul­ta­ba in­quie­tan­te en la an­te­rior en­tre­ga, aho­ra de­vie­ne en un te­rro­ris­ta eco­ló­gi­co po­co in­tere­sa­do en to­mar el po­der, es de­cir, en un ma­lo ado­ce­na­do. Pa­ra com­pen­sar, McQua­rrie in­tro­du­ce a otro im­por­tan­te vi­llano, John Lark, el cual no ca­re­ce de atrac­ti­vo, pe­ro tam­po­co da la ta­lla del an­ti­guo La­ne.

El otro “con­tra” de la pe­lí­cu­la re­si­de en los ca­bos suel­tos que de­ja la tra­ma. Se tra­ta de la bús­que­da de tres es­fe­ras de plu­to­nio que un gru­po re­ma­nen­te del Sin­di­ca­to, los Após­to­les, ha lo­gra­do robar, pe­ro que al mis­mo tiem­po, por al­gu­na ra­zón, es­tán dis­pues- tos a can­jear por La­ne con quie­nes sean ca­pa­ces de li­be­rar a és­te de la cár­cel, sin que que­de cla­ro por qué no lo li­be­ran ellos di­rec­ta­men­te. Tam­po­co es muy con­vin­cen­te el pa­pel que se ha re­ser­va­do pa­ra la CIA, re­pre­sen­ta­da por la di­rec­to­ra Eri­ca Sloan ( An­ge­la Bas­set), la cual apa­re­ce abo­ca­da por en­ci­ma de to­das las cosas a car­gar­se a la Im­pos­si­ble Mis­sion For­ce, in­clu­si­ve al cos­to de la des­apa­ri­ción del mun­do…

Un bono ex­tra lo ofre­ce la ac­tua­ción de Va­nes­sa Kirby co­mo la “Viu­da Blan­ca”, una be­lla con­tra­ban­dis­ta de ar­mas. Su in­ter­ven­ción re­fuer­za el atrac­ti­vo elen­co fe­me­nino, en el que re­pi­ten la sue­ca Re­bec­ca Fer­gu­son, co­mo Il­sa Faust, y Mi­che­lle Mo­nag­han, co­mo la ex­mu­jer de Hunt. Kir- by des­ta­ca por su juventud y sen­sua­li­dad, y por­que al pa­re­cer en la vi­da real es­tá sien­do cor­te­ja­da por Crui­se, quien co­mo se sa­be sue­le an­dar en unas com­pli­ca­das his­to­rias de amor. En to­do ca­so, Kirby es la úni­ca de las chi­cas del fil­me que be­sa al cé­le­bre ac­tor, en una es­ce­na no muy ne­ce­sa­ria que di­ga­mos, y que da pa­ra la es­pe­cu­la­ción… Ja, ja, ja… Lo que pa­sa es que Crui­se sue­le sa­lir­se con la su­ya, tan­to den­tro co­mo fue­ra del pla­tó. Es uno de los pe­sos pe­sa­dos del “star sys­tem”, un hom­bre lleno de po­der, ca­paz de ha­cer­se to­le­rar sus ex­cen­tri­ci­da­des re­li­gio­sas y per­so­na­les por par­te de la in­dus­tria. La ex­pli­ca­ción más sim­ple de es­te as­cen­dien­te pue­de en­con­trar­se en la si­guien­te ci­fra: si la se­cuen­cia de seis películas de “Mi­sión: Im­po­si­ble” cos­tó unos 800 mi­llo­nes de dó­la­res, la mis­ma pro­du­jo na­da me­nos que 3.300 mi­llo­nes de dó­la­res de re­cau­da­cio­nes en to­do el mun­do.

El di­rec­tor

Ch­ris­top­her McQua­rrie es un pro­duc­tor, guio­nis­ta y di­rec­tor ci­ne­ma­to­grá­fi­co, na­ci­do en 1968, en Nue­va Jer­sey, en los Es­ta­dos Uni­dos.

McQua­rrie na­ció y se crió en la sección Prin­ce­ton Jun­ction de West Wind­sor Towns­hip, Nue­va Jer­sey, don­de asis­tió a la se­cun­da­ria West Wind­sor- Plains­bo­ro High School South, en la que tu­vo co­mo com­pa­ñe­ros al di­rec­tor Br­yan Sin­ger, al ac­tor Et­han Haw­ke y al mú­si­co Ja­mes Murphy.

Fi­na­li­za­do el se­cun­da­rio, en lu­gar de co­men­zar la uni­ver­si­dad, de­ci­dió tra­ba­jar co­mo pro­fe­sor asis­ten­te en la Ch­rist Church Gram­mar School en la ciu­dad de Perth, Aus­tra­lia Oc­ci­den­tal y más tar­de hi­zo au­tos­top por to­da la mi­tad oc­ci­den­tal del con­ti­nen­te.

Vol­vió a los Es­ta­dos Uni­dos un año más tar­de y co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra una agen­cia de de­tec­ti­ves en Nue­va Jer­sey du­ran­te los si­guien­tes cua­tro años. En 1992, se ins­cri­bió en el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Nue­va York y es­ta­ba por co­men­zar la aca­de­mia de Po­li­cía, cuan­do Br­yan Sin­ger, su ex om­pa­ñe­ro de es­cue­la, le ofre­ció la opor­tu­ni­dad de es­cri­bir su pri­mer guion pa­ra la pe­lí­cu­la “Pu­blic Ac­cess”, ga­na­do­ra del Gran Pre­mio del Ju­ra­do 1993, en el Fes­ti­val de Ci­ne Sun­dan­ce.

Sin­ger y McQua­rrie co­la­bo­ra­ron nue­va­men­te en la pe­lí­cu­la de 1995 “Sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les”, tra­ba­jo por el que McQua­rrie re­ci­bió, en­tre otros, el Pre­mio Ed­gar, el Pre­mio In­de­pen­dent Spi­rit, y el Bri­tish and Ame­ri­can Aca­demy Awards. McQua­rrie pa­só los si­guien­tes años di­vi­dien­do su tiem­po en­tre la re­es­cri­tu­ra de películas ( co­mo “X- Men”) pa­ra dis­tin­tos es­tu­dios y el de­sa­rro­llo de un guion so­bre la vi­da de Ale­jan­dro Magno, es­cri­ta con Pe­ter Buch­man.

“En es­te fil­me tam­bién abun­dan los per­so­na­jes in­tere­san­tes, en­can­ta­do­res o des­pre­cia­bles, las per­se­cu­cio­nes tre­pi­dan­tes, las pe­leas que im­por­tan y los gi­ros na­rra­ti­vos sor­pren­den­tes; un ver­ti­gi­no­so ca­rru­sel de sen­sa­cio­nes”

Mi­sión im­po­si­ble. Los pro­ta­go­nis­tas de la úl­ti­ma en­tre­ga de la sa­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.