Apun­tes so­bre la exi­to­sa se­rie “La ca­sa de las flo­res”.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - RODRIGO AYALA BLUSKE Ci­neas­ta y en­sa­yis­ta

“La ca­sa de las flo­res” es la nue­va se­rie de mo­da, es­tre­na­da re­cien­te­men­te en Net­flix. La pro­mo­ción que le es­tá dis­pen­san­do la mul­ti­na­cio­nal te­le­vi­si­va, amén de una ge­nui­na ca­pa­ci­dad pa­ra “en­gan­char” al pú­bli­co, nos ha­ce pen­sar que pró­xi­ma­men­te po­drá ad­qui­rir­se fá­cil­men­te por otras vías. Y se­gu­ra­men­te a es­ta pri­me­ra en­tre­ga se le agre­ga­ran va­rias otras tem­po­ra­das, en la me­di­da en que los pro­duc­to­res sean ca­pa­ces de man­te­ner el ím­pe­tu ini­cial.

Se­rie, no te­le­no­ve­la

Di­ver­sas no­tas pro­mo­cio­na­les quie­ren dar a en­ten­der que “La ca­sa de las flo­res” es un “ag­gior­na­men­to” de la te­le­no­ve­la me­xi­ca­na ( qui­zás apro­ve­chan­do de ma­ne­ra opor­tu­nis­ta que su per­so­na­je pro­ta­gó­ni­co prin­ci­pal es­ta en­car­na­do por Ve­ró­ni­ca Cas­tro). Una suer­te de re­lan­za­mien­to ge­né­ri­co en el que Net­flix se­ría la be­ne­fac­to­ra pa­ra los la­ti­nos. La afir­ma­ción no es cier­ta por­que el pro­duc­to no po­see nin­gu­na de las ca­rac­te­rís­ti­cas cen­tra­les del gé­ne­ro ( du­ra­ción, es­truc­tu­ra dra­má­ti­ca, én­fa­sis sen­ti­men­ta­les, te­mas re­cu­rren­tes, etc.). “La ca­sa de las flo­res” es una se­rie te­le­vi­si­va con­tem­po­rá­nea ( pro­duc­to en que la di­fe­ren­cia en­tre la se­rie clá­si­ca de mu­chos ca­pí­tu­los de fi­nal ce­rra­do, y la mi­ni­se­rie de po­cos ca­pí­tu­los con­ti­nuos ha des­apa­re­ci­do). Una se­rie que sí se am­bien­ta en Mé­xi­co y to­ma va­rios de los ele­men­tos que ha­cen a su idio­sin­cra­sia, pe­ro ahí en­tra­mos en un te­rreno com­ple­ta­men­te dis­tin­to.

Que­da cla­ro, en to­do ca­so, que los eje­cu­ti­vos de la trans­na­cio­nal, des­pués del enor­me éxi­to ob­te­ni­do por “Luis Mi­guel, la se­rie” ( 2018), quie­ren man­te­ner el im­pul­so con otros pro­duc­tos ge­ne­ra­dos en la tie­rra de Juá­rez.

El va­lor de “La ca­sa de las flo­res” se en­cuen­tra en la fuer­za que co­mo co­me­dia de hu­mor ne­gro des­plie­ga en sus pri­me­ros ca­pí­tu­los ( el vi­sio­na­do de los cua­les, ga­ran­ti­za en la ma­yor par­te de los ca­sos, que no quie­ras des­pe­gar­te de la pan­ta­lla). El sui­ci­dio de la aman­te de un pa­tri­cio me­xi­cano, ha­ce que con pri­sa se va­yan de­ve­lan­do los se­cre­tos os­cu­ros de una “fa­mi­lia bien”. La si­tua­ción par­te de una tra­di­ción so­cial arrai­ga­da en Mé­xi­co; la de la com­bi­na­ción de la “Ca­sa Gran­de” ( fa­mi­lia ofi­cial), con la “Ca­sa Chi­ca” ( fa­mi­lia de la aman­te). En es­te ca­so, ade­más, ca­da fa­mi­lia es­ta aso­cia­da a un ne­go­cio de na­tu­ra­le­za dis­tin­ta, pe­ro que lle­va el mis­mo nom­bre: “La ca­sa de las flo­res”, que en el pri­mer es­ta­men­to es una dis­tin­gui­da flo­re­ría de al­ta so­cie­dad, y en el se­gun­do un ca­ba­ret- pros­tí­bu­lo ani­ma­do por tra­ves­tis. De es­ta ma­ne­ra, sin mu­chos preám­bu­los, el crea­dor Ma­no­lo Ca­ro plan­tea la di­co­to­mía en que se desen­vuel­ve la so­cie­dad me­xi­ca­na.

En for­ma ex­plo­si­va, la se­rie va mos­tran­do di­ver­sos ti­pos de trans­gre­sio­nes al for­ma­to de la fa­mi­lia tra­di­cio­nal: in­fi­de­li­dad, re­la­cio­nes in­ter­ra­cia­les, ho­mo­se­xua­li­dad, bi­se­xua­li­dad, tran­se­xua­li­dad, tra­ves­tis­mo, tríos se­xua­les, ven­ta de dro­gas, su­plan­ta­ción de iden­ti­dad, frau­de fi­nan­cie­ro, pseu­do in­ces­to ( her­ma­nos de una ter­ce­ra her­ma­na), chan­ta­je, etc., etc.

Los pri­me­ros ca­pí­tu­los fun­cio­nan per­fec­ta­men­te en ba­se a la acu­mu­la­ción, de­bi­do a que los rea­li­za­do­res no se re­go­dean con nin­guno de los ele­men­tos te­má­ti­cos que in­clu­yen, sino que más bien van su­man­do uno tras otro. Sin em­bar­go, el can­san­cio lle­ga en el tra­mo fi­nal de la pro­pues­ta, cuan­do ese pri­mer com­bus­ti­ble se aca­ba y lle­ga el mo­men­to de desa­rro­llar los con­flic­tos plan­tea­dos. Ahí tam­bién apa­re­cen al-

“El va­lor de ‘ La ca­sa de las flo­res’ se en­cuen­tra en la fuer­za que co­mo co­me­dia de hu­mor ne­gro des­plie­ga en sus pri­me­ros ca­pí­tu­los”

gu­nas des­pro­li­ji­da­des na­rra­ti­vas y ar­gu­men­ta­les que mues­tran el es­fuer­zo rea­li­za­do pa­ra con­cluir las si­tua­cio­nes y ten­der hi­los pa­ra la se­gun­da tem­po­ra­da ( el hi­jo de Pau­li­na y su exes­po­sa( o) mar­chán­do­se sin des­pe­dir­se de los abue­los el mis­mo día de la gran fies­ta, etc.).

El pro­ble­ma cen­tral de “La ca­sa de las flo­res” es pre­ci­sa­men­te el ha­ber re­nun­cia­do a uno de los prin­ci­pios bá­si­cos de la es­truc­tu­ra dra­má­ti­ca clá­si­ca ( y por su­pues­to de la te­le­no­ve­la); un con­flic­to fuer­te en­car­na­do por un pro­ta­go­nis­ta y un an­ta­go­nis­ta. Da la im­pre­sión que los au­to­res se en­go­lo­si­na­ron tan­to desa­rro­llan­do la enor­me sar­ta de “des­via­cio­nes”, que ter­mi­na­ron di­lu­yen­do el con­flic­to cen­tral. Vir­gi­nia, la ma­dre, y Pau­li­na, la hi­ja ma­yor, quie­nes de­be­rían ha­ber ju­ga­do di­cho rol, se pa­re­cen de­ma­sia­do ( al igual que el res­to de los com­po­nen­tes del gru­po). Na­die es bueno y na­die es ma­lo, por lo que in­clu­so no tie­nen sen­ti­do los ro­ces in­tra­fa­mi­lia­res ( el con­trol de la flo­re­ría).

Trans­gre­so­res, pe­ro con­ser­va­do­res

La se­rie fa­mi­liar trans­gre­so­ra por an­to­no­ma­sia en nues­tros tiem­pos es “Los Sim­pson”. Pro­ba­ble­men­te uno de los se­cre­tos de su éxi­to con­sis­te en que, si bien cues­tio­na con iro­nía los di­ver­sos as­pec­tos de la vi­da es­ta­dou­ni­den­se con­tem­po­rá­nea, de­mues­tra que “la fa­mi­lia fun­cio­na” ( la so­cie­dad fun­cio­na). A pe­sar de la es­tu­pi­dez fas­cis­ti­zan­te de Ho­me­ro, la re­bel­día anár­qui­ca de Bart, la can­di­dez utó­pi­ca de Li­sa, fi­nal­men­te se im­po­ne “el bien co­mún” y por tan­to la ma­qui­na­ria si­gue an­dan­do.

“La ca­sa de las flo­res” se ubi­ca en el mis­mo te­rreno. Es trans­gre­so­ra, por­que apro­ve­chan­do la re­la­ti­va li­ber­tad que le da la pro­duc­ción pa­ra “strea­ming”, se da el lu­jo no só­lo de re­se­ñar la do­ble mo­ral de la so­cie­dad me­xi­ca­na ( pro­to­ti­po de país don­de con­vi­ven un es­ta­do y ma­fias mons­truo­sas), sino de re­tra­tar con des­par­pa­jo la co­ti­dia­ni­dad de las re­la­cio­nes se­xua­les “atí­pi­cas”. En sus ca­pí­tu­los lo que pro­ba­ble­men­te sor­pren­da más ( cho­que más, en un sen­ti­do po­si­ti­vo) es la nor­ma­li­dad con la que re­tra­ta las re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les. En el ci­ne y la te­le­vi­sión con­tem­po­rá­neos, ge­ne­ral­men­te ese ti­po de si­tua­cio­nes se su­gie­ren o se so­bre­en­tien­den, en “La ca­sa de las flo­res” son nor­ma­les y reite­ra­dos los arru­ma­cos, pi­cos, cha­pes, ex­pre­sio­nes de ca­ri­ño y fi­nal­men­te las re­la­cio­nes se­xua­les ex­plí­ci­tas en­tre per­so­na­jes mas­cu­li­nos, de una ma­ne­ra po­cas ve­ces re­tra­ta­da an­tes en la te­le­vi­sión co­mer­cial ( ca­so tam­bién atí­pi­co en la me­di­da que abun­dan los des­nu­dos par­cia­les mas­cu­li­nos y no hay ca­si nin­guno fe­me­nino).

Los me­jo­res mo­men­tos de la se­rie son aque­llos en los que iro­ni­za con la “cul­tu­ra po­pu­lar” co­mer­cial con­tem­po­rá­nea me­xi­ca­na ( tan cha­ta en su ver­tien­te “Te­le­vi­sa”, en con­tras­te con otras co­mo las de Ar­gen­ti­na o Bra­sil). En ese sen­ti­do, son de­li­cio­sos los mo­men­tos en que los per­so­na­jes uti­li­zan le­tras de las can­cio­nes de Glo­ria Tre­vi o Ale­jan­dra Guz­mán co­mo par­te de sus diá­lo­gos, o en los que las tra­ves­tis re­pre­sen­tan a las can­tan­tes icó­ni­cas. Una pe­na que es­ta ve­ta no se hu­bie­ra desa­rro­lla­do un po­co más.

“La ca­sa de las flo­res” si­gue mos­tran­do los es­fuer­zos de Netlix por con­ser­var el mer­ca­do glo­bal al fi­nan­ciar pro­duc­cio­nes na­cio­na­les, por lo me­nos en sus mer­ca­dos más im­por­tan­tes. A pe­sar de las ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­das, di­cha pro­duc­ción sig­ni­fi­ca otro so­plo de ai­re fres­co en el uni­ver­so de la te­le­vi­sión co­mer­cial. El tiem­po nos di­rá si los ca­mi­nos ele­gi­dos por la te­le­vi­so­ra mun­dial pue­den ga­nar en fe­cun­di­dad y si en es­te ca­so es­pe­cí­fi­co, los pro­duc­to­res de “La ca­sa de las flo­res” tie­nen la ca­pa­ci­dad de apro­ve­char el éxi­to lo­gra­do, abrien­do una nue­va ve­ta crea­ti­va en el au­dio­vi­sual me­xi­cano.

Gran­des per­so­na­jes. Ma­ría Jo­sé y Ele­na de la Mo­ra son al­gu­nos de los per­so­na­jes más po­pu­la­res en­tre la au­dien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.