Una crí­ti­ca a la re­cien­te Se­re­na­ta a Co­cha­bam­ba.

Los Tiempos - Lecturas - - Portada - ARIEL AN­TE­ZA­NA ESPINOZA Di­rec­tor en El Fin del Si­len­cio

Pa­ra na­die es un se­cre­to que la cul­tu­ra no es­tá ni en las agen­das ni en las po­lí­ti­cas de nues­tras “au­to­ri­da­des”, ya sean gu­ber­na­men­ta­les o mu­ni­ci­pa­les; de he­cho, se sa­be que, den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, el que des­ti­nen a un fun­cio­na­rio al área cul­tu­ral es­tá con­si­de­ra­do un cas­ti­go o ca­si una hu­mi­lla­ción.

Es­tas si­tua­cio­nes las vi­vi­mos ha­ce va­rias ges­tio­nes, sin im­por­tar el par­ti­do, fren­te, aso­cia­ción ciu­da­da­na o so­cie­dad po­lí­ti­ca ac­ci­den­tal; de­fi­ni­ti­va­men­te la cul­tu­ra no exis­te pa­ra tan­to ilus­tre des­co­no­ci­do.

Es más que evi­den­te que la cul­tu­ra pa­ra el área pú­bli­ca en Co­cha­bam­ba ha ce­rra­do fi­las en torno a las fa­mo­sas “fe­rias gas­tro­nó­mi­cas”. Co­sa que de to­das ma­ne­ras re­du­ce la cul­tu­ra co­cha­bam­bi­na a co­mer y co­mer y se­guir co­mien­do.

En cuan­to a la música, la si­tua­ción no es di­fe­ren­te, pues a lo que nos han acos­tum­bra­do las ins­ti­tu­cio­nes y sus de­par­ta­men­tos cul­tu­ra­les es ba­jo la mis­ma di­ná­mi­ca, fol­klo­re y música tro­pi­cal en to­do lo que tie­ne que ver con cul­tu­ra.

En los úl­ti­mos años, he­mos vis­to mo­rir a va­rias ac­ti­vi­da­des mu­si­ca­les, sin ma­yor ex­pli­ca­ción que aque­llas re­gi­das por pre­jui­cios tras­no­cha­dos.

Du­ran­te mu­chos años, los mú­si­cos y ges­to­res cul­tu­ra­les han te­ni­do que ba­ta­llar con las au­to­ri­da­des de­bi­do a lo re­du­ci­da de la vi­sión de es­tas úl­ti­mas, des­de la eter­na lu­cha de los ba­res, pubs, bis­trós y de­más que se de­di­can a cul­ti­var la cul­tu­ra al­ter­na­ti­va, esa cul­tu­ra de la que el mu­ni­ci­pio, por ejem­plo, se obs­ti­na en ig­no­rar y pros­cri­bir.

La enor­me can­ti­dad de ban­das de rock co­cha­bam­bi­nas es im­pre­sio­nan­te, co­mo así de im­pre­sio­nan­te es su ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia, tra­tan­do de mos­trar su tra­ba­jo a tra­vés de sus com­po­si­cio­nes, en las que se re­fle­ja una reali­dad que en­vuel­ve al mú­si­co, pue­de ser una reali­dad sen­ti­men­tal, ana­lí­ti­ca, de pen­sa­mien­to, po­lí­ti­ca o so­cial, nues­tros mú­si­cos son uno de los más fie­les re­fle­jos de nues­tra reali­dad, co­yun­tu­ral y per­ma­nen­te.

So­bre lo di­fí­cil que ya de por sí es ha­cer­se de un nom­bre y en lo po­si­ble de una ca­rre­ra, te­nien­do que en­fren­tar­se a las di­fí­ci­les con­di­cio­nes, a la ca­si clan­des­ti­ni­dad. Pe­ro ade­más de ello, y co­mo si fue­ra po­co, des­de ha­ce unos años, va cre­cien­do otra “ame­na­za” a la ca­pa­ci­dad com­po­si­ti­va, crea­ti­va, y al ta­len­to de crear, esa bes­tia ne­gra lla­ma­da “tri­bu­to”, que es na­da más que un gru­po que en la co­mo­di­dad de la imi­ta­ción se ha­ce de un nom­bre y ca­rre­ra, ba­jo el ar­gu­men­to de que

“La enor­me can­ti­dad de ban­das de rock co­cha­bam­bi­nas es im­pre­sio­nan­te, co­mo así de im­pre­sio­nan­te es su ca­pa­ci­dad de su­per­vi­ven­cia”

un mú­si­co tam­bién es un in­tér­pre­te y fren­te a una reali­dad ca­da día más tris­te, que es la, ca­da vez me­nor ca­pa­ci­dad del pú­bli­co de bus­car al­go nue­vo y con pro­pues­ta, su­man­do el he­cho de que los ne­go­cios que vi­ven de la no­che con su re­du­ci­da po­si­bi­li­dad de tra­ba­jo ne­ce­si­tan ge­ne­rar “di­ne­ro rá­pi­do” no arries­gan su re­cau­da­ción dia­ria con un gru­po o mú­si­co nue­vo y con pro­pues­ta, pues na­da me­jor que can­cio­nes de gru­pos sú­per co­no­ci­dos e in­ter­na­cio­na­les y ba­jo el dis­cur­so de “cuan­do los va­mos a ver aquí” re­cu­rren al fa- ci­lis­mo de man­dar­se tri­bu­tos a So­da Ste­reo, Korn, AC/ DC, Ae­ros­mith, Bon Jo­vi o lo que se les pue­da ocu­rrir. Una tris­te reali­dad que pa­re­ce no te­ner fin. Ade­más, es­tá apo­ya­do por quie­nes tie­nen la obli­ga­ción de apo­yar y ges­tio­nar la cul­tu­ra en nues­tra ciu­dad es cuan­do creo que ya he­mos to­ca­do fon­do y pa­re­ce ser irre­ver­si­ble. Con es­to me re­fie­ro al ver­gon­zo­so ca­pí­tu­lo de la úl­ti­ma se­re­na­ta a nues­tra que­ri­da ciu­dad, y sí, La Se­re­na­ta a Co­cha­bam­ba or­ga­ni­za­da por la mu­ni­ci­pa­li­dad con­tó en su es­ce­na­rio con el tri­bu­to a Pink Floyd…

Aún sin po­der creer­lo lo di­go, un tri­bu­to en una se­re­na­ta or­ga­ni­za­da por el de­par­ta­men­to de Cul­tu­ra del mu­ni­ci­pio, va­mos a ser lo más ama­bles po­si­bles y de­du­cir que se que­ría la pre­sen­cia del rock en la se­re­na­ta, pues la mu­ni­ci­pa­li­dad te­nía a más de 120 ban­das co­cha­bam­bi­nas a dis­po­si­ción, ade­más con com­po­si­cio­nes pro­pias.

No sé si fue quien ven­dió el show, que lo­gró con­ven­cer a unas au­to­ri­da­des sin ma­yor ca­ri­ño o iden­ti­fi­ca­ción con su tie­rra y sus ar­tis­tas, que aca­so pen­sa­ron que, co­mo na­die ha­ce rock ni com­po­ne su pro­pia música en Co­cha­bam­ba, la me­jor idea que se les po­día ocu­rrir fue traer un tri­bu­to y des­de La Paz. ¡ Ojo!, el he­cho de que vi­nie­ran de otro de­par­ta­men­to no es un te­ma re­le­van­te, es más, qué lin­do e in­creí­ble po­dría ser que trai­gan a mu­chas ban­das de di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos de Bo­li­via a can­tar­le a Co­cha­bam­ba, pe­ro, por fa­vor, a can­tar­le sus can­cio­nes,

su pro­pues­ta.

Crí­ti­cas. El gé­ne­ro del rock es uno de los más pos­ter­ga­dos por las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.